domingo, 4 de diciembre de 2016

El camino a Dios




Domingo 4

Con Jesús por la mañana. ¿Estás en el camino de Dios? Este es el cuestionamiento de Juan Bautista. Hay “una voz que grita en el desierto”, ¿La escuchas? La voz de Dios está dentro de ti, en tu desierto interior donde no llega el bullicio. La oración es el lugar donde oímos la voz de Dios. Necesitamos aprender a callar. A lo más íntimo de tu existencia llegas cuando haces silencio, lejos de la agitación y del miedo. ¡Mira tu corazón necesitado de quietud! ¿Cómo te sientes en medio de los apuros diarios? Ofrece tu día por las intenciones del Papa. Dedica un momento en día para esta a solas con Jesús. Puedes acercarte a una Iglesia y rezar un momento.

Con Jesús durante el día. «En aquel tiempo se presentó Juan el Bautista en el desierto de Judea… Éste es a quien había anunciado el profeta Isaías, diciendo: Una voz grita en el desierto: Preparen el camino al Señor, enderecen sus senderos» (Mt 3,1 3). ¿Descubres a Dios presente en tu vida? En silencio, cierra los ojos y déjate mirar por Él. Repite al ritmo de la respiración «Quiero preparar tu camino, Señor, enderezar tus senderos…» mientras continúas poniendo en práctica el propósito del día.

Con Jesús por la noche. Repasa tu semana. Jesús te acompañó toda la semana, estuvo contigo y permanece en ti. Repasa la semana día por día, para reconocer a Dios en todas las cosas. ¿Qué sentimiento predominó? ¿En qué momentos te has sentido pleno? ¿Qué te hubiera gustado que fuera diferente?  

sábado, 3 de diciembre de 2016

Encender la propia vida



Sábado 3

San Francisco Javier

Con Jesús por la mañana. Ignacio de Loyola en una oportunidad preguntó a aquel joven Navarro. «Javier, ¿de qué le servirá al hombre ganar el mundo entero, si pierde su alma?» (Mt 16, 26). Y agregó: «Piénsalo bien, pues el mundo es un maestro que promete pero que no cumple su palabra. Y aunque cumpliera sus promesas contigo, nunca podrá contentar tu corazón. Y aun suponiendo que lo contente, ¿cuánto tiempo durará tu felicidad? En cualquier caso, ¿podrá durar más que tu vida? Y en la muerte, ¿qué te llevarás a la eternidad? ¿De qué le servirá al hombre ganar el mundo entero, si pierde su alma?». Ofrece tu día por las intenciones del mes. ¿Quién soy? ¿Hacia dónde voy? Deja de encarnar vidas, proyectos y sueños ajenos para asumir hoy tu propia vida.  

Con Jesús durante el día. «Y de camino proclamen que el reino de los cielos está cerca. Sanen enfermos, resuciten a los muertos, limpien a los leprosos, expulsen a los demonios. Gratuitamente han recibido, gratuitamente deben dar» (Mt 10, 7-8). ¿Tienes tiempo para los demás? ¿Para ti? Que tu vida sea signo de esperanza y de amor para los demás. Repite al ritmo de la respiración «Señor, quiero dar gratuitamente lo que he recibido…» mientras continúas poniendo en práctica el propósito del día.

Con Jesús por la noche. Agradece y entrega el día. Busca un lugar tranquilo, respira hondo y hazte consiente que estás en presencia de Jesús. Da gracias por el día vivido. ¿Cómo te sientes en este momento? ¿Qué hecho quedó resonando en ti? Tómate un momento. ¿Qué quieres entregar a Jesús?  

viernes, 2 de diciembre de 2016

Por los niños



Viernes 2

Con Jesús por la mañana. En este primer viernes el Papa nos invita a rezar «que en ninguna parte del mundo existan niños soldados.»  Niños inocentes, vulnerables, débiles e indefensos que son obligados a luchar una guerra que ni siquiera comprenden. No podemos ser indiferentes a la incitación a la violencia que reciben los niños todos los días por la televisión o los juegos electrónicos. No podemos dejar que el corazón y la mente de nuestros niños terminen por creer que matar es un juego y que el mayor premio es haber matado a todos. ¿Cuidas el corazón y la mente de los niños? ¿Dejaremos que la guerra nos robe su inocencia?  Aleja a los niños de la violencia, en especial de esa que llega a ellos por medio de los juegos “inocentes “y que no lo son.

Con Jesús durante el día. «Al entrar en casa, se le acercaron los ciegos y Jesús les dijo: ¿Creen que puedo hacerlo? contestaron: Sí Señor. Él les tocó los ojos diciendo: Que suceda como ustedes han creído. Entonces se les abrieron los ojos» (Mt 9, 28-30). ¿Crees en un Dios con un amor dispuesto a dar la vida por ti y por cada hermano tuyo? Ten un gesto de cariño reparador con un hermano. Repite al ritmo de la respiración «Señor, aumenta mi fe en tu poder…» mientras continúas poniendo en práctica el propósito del día.

Con Jesús por la noche. Haz memoria del día. Tu vida diaria tiene un comienzo, un proceso y un final. Es importante recordar cómo iniciaste el día y cómo estás terminando. ¿Con qué sentimientos y pensamientos iniciaste el día? ¿Qué te afectó durante el día? ¿Cómo describirías los que sientes “aquí y ahora”? 

jueves, 1 de diciembre de 2016

Roca firme



Jueves 1

Con Jesús por la mañana. Lo primero que hay que cuidar en la comunidad cristiana es “escuchar” y “poner en práctica” las palabras que vienen de Jesús. Es la manera de construir una comunidad de seguidores y un mundo mejor. Cuántas comunidades están construidas en una religión de mandatos y tareas que olvidan la verdad del Evangelio, la fraternidad, el amor y la misericordia. Comunidades que no promueven la libertad y la participación como hermanos en Jesús sino, en las que unos pocos se hacen dueños sin estar dispuestos a ceder ni un ápice del poder que cultivan, defendiendo “la propia baldosa de la sacristía”. Ofrece tu día a Jesús y reza por las intenciones del Papa para este mes. Trata de ser comprensivo y misericordioso hoy con los demás.

Con Jesús durante el día. «Así pues quien escucha estas palabras mías y las pone en práctica se parece a un hombre prudente que construyó su casa sobre roca» (Mt 7, 24). ¿Sobre qué estás construyendo tu vida? ¿Dónde pones tu confianza? Repite al ritmo de tu respiración: «Señor, concédeme construir sobre tu Palabra».

Con Jesús por la noche. Da gracias y pide luz. Dios estuvo hoy contigo, la riqueza y la sabiduría interior crecerán, si reconoces el paso de Dios por los acontecimientos que vives. Agradece las vivencias, experiencias, encuentros, lugares, personas de hoy. Pide luz. ¿Alguien necesita que le pidas perdón? ¿Hay necesidad de enmendar algo?


miércoles, 30 de noviembre de 2016

Unidad




Miércoles 30 

San Andrés Apóstol 

Jesús por la mañana: “Nuestro corazón desea “algo más”, que no es simplemente un conocer más o tener más, sino que es sobre todo un ser más. No se puede reducir el desarrollo al mero crecimiento económico, obtenido con frecuencia sin tener en cuenta a las personas más débiles e indefensas. El mundo sólo puede mejorar si la atención primaria está dirigida a la persona, si la promoción de la persona es integral, en todas sus dimensiones, incluida la espiritual; si no se abandona a nadie, comprendidos los pobres, los enfermos, los presos, los necesitados, los forasteros (cf. Mt 25,31-46); si somos capaces de pasar de una cultura del rechazo a una cultura del encuentro y de la acogida”. (Papa Francisco) ¿Qué desea tu corazón? ¿Qué puedes hacer para construir la unidad? Ofrece tu día por las intenciones del Papa para este mes.  

Con Jesús durante el día: “Jesús los llamó y les dijo: Síganme y yo los haré pescadores de hombres” (Mt 4, 19) Jesús nos invita cada día, cada hora, cada minuto a seguirle a hacer suya nuestra vida y ser santos como El. 

Con Jesús por la noche: Da gracias y pide luz. ¿Haz colaborado a la reconciliación entre los que se encuentran distanciados? Jesús te invita a construir la unidad, a confiar en él y pide luz para captar su desafío de ser pescador de hombres con él.  

martes, 29 de noviembre de 2016

Solidaridad



Martes 29

Con Jesús por la mañana: “Todos queremos la paz. Pero, viendo este drama de la guerra, viendo estas heridas, viendo tanta gente que ha dejado su patria, que se ha visto obligada a marcharse, me pregunto: ¿quién vende armas a esta gente para hacer la guerra? He aquí la raíz del mal. El odio y codicia del dinero en la fabricación y en la venta de las armas”. (Papa Francisco) Pensemos, y desde nuestro corazón digamos también una palabra para esta pobre gente criminal, para que se convierta. ¿Cómo vences la indiferencia ante quien sufre? ¿Qué te pide a ti el Señor ante esta situación?

Con Jesús durante el día: “Yo te alabo, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque has ocultado estas cosas de los sabios y prudentes se los ha dado a conocer a sencillos. Sí Padre, así te ha parecido bien” (Lc.10, 21) ¿Es tu corazón sencillo? ¿Alabas al Padre por la profundidad de sus hijos? ¿Prefieres a los pequeños?

Con Jesús en la noche: Agradece el día. ¿A quiénes tuve en cuenta hoy y le ofrecí mi ayuda? ¿Alguien pasó desapercibido para mí? ¿Qué actitud me gustaría tener frente a los que necesitan?


lunes, 28 de noviembre de 2016

Servicio



Lunes 28

Con Jesús por la mañana: "Muchas organizaciones están haciendo mucho por los refugiados; me alegra particularmente la obra eficaz de los numerosos grupos católicos, que ofrecen ayuda generosa a tantas personas necesitadas sin discriminación alguna. Deseo expresar vivo reconocimiento a las autoridades turcas por el gran esfuerzo realizado en la asistencia a los desplazados, especialmente los refugiados sirios e iraquíes, y por el compromiso real de intentar satisfacer sus exigencias. Espero también que no falte el apoyo necesario de la comunidad internacional." (Papa Francisco) Ofrece tu día por las intenciones del Papa para este mes..

Con Jesús por la tarde: ¨Señor, no soy digno de que entres en mi casa di una palabra y mi sirviente sanará” (Mt 8, 8) Muchas veces nos sentimos impuros para acercarnos a la fuente de amor, misericordia y vida eterna que es Jesús, sin embargo, Él se dona a nosotros en la Eucaristía. Escucho la palabra que tiene Jesús para sanarme de mi mezquindad.

Con Jesús por la noche: Haz memoria de las vivencias de hoy. ¿Cuál es la palabra que Jesús dice para sanar mi corazón? Recojo en mi corazón y agradezco por el día vivido.

Blogroll