lunes, 20 de noviembre de 2017

Misericordia



Día 20

Con Jesús por la mañana. “Dice una expresión que se emplea mucho en la liturgia católica: Danos entrañas de misericordia ante toda miseria humana…Esto nos habla de la capacidad de conmovernos, estremecernos, inquietarnos ante lo que ocurre a nuestro alrededor, o incluso ante lo que vemos lejos. Tener entrañas de misericordia es la capacidad de darnos cuenta de esa conexión primera…con los otros… ser sensible para vibrar y comprender sus historias, lamentar sus dramas y compadecer sus lágrimas” (José M. Rodríguez Olaizola). ¿Qué te dicen a ti estas palabras? Acércate a alguien que sufra y necesite tu amor. Ofrece el día por la intención del Papa.

Con Jesús por la tarde. "Jesús se detuvo, y mandó que se lo trajeran y, cuando se acercó, le preguntó: ¿Qué quieres que haga por ti? Él dijo: ¡Señor, que vea! Jesús le dijo: Ve. Tu fe te ha salvado. Y al instante recobró la vista, y le seguía glorificando a Dios" (Lc 18, 40-43). ¿Qué quieres que Jesús haga por ti? Pídeselo con confianza. Renueva el propósito de la mañana mientras al ritmo de tu respiración repites: "Jesús, ten compasión de mi".

Con Jesús por la noche. Descubre la novedad. Cada día es una oportunidad para que descubras las novedades en las que Dios se te hace presente. Pasa por el corazón lo que viviste, personas, acontecimientos, lugares ¿Qué novedades descubres? ¿Cómo las has vivido, las recibiste o las has resistido y rechazado? ¿Descubres a Dios presente en ellas? ¿Qué aprendiste? Agradece a Dios.  

domingo, 19 de noviembre de 2017

Mansedumbre



Día 19

Con Jesús por la mañana. "Y ¿cuál es la actitud más profunda que debemos tener para dialogar y no pelear? La mansedumbre. La capacidad de encontrar a las personas, de encontrar a las culturas con paz. La capacidad de hacer preguntas inteligentes: '¿Por qué tú piensas así? ¿Por qué esta cultura es así?'. Escuchar a los otros, y luego hablar. Primero escuchar, luego hablar. Esto es mansedumbre" (Papa Francisco). ¿Permites expresarse a los demás o interrumpes? ¿Prejuzgas o estás abierto a escuchar? Actúa con modestia, no atropelles, ni apabulles, haz lugar a tu hermano. Ofrece este día por la intención del Papa.

Con Jesús por la tarde. "El que recibió un talento dijo: Señor, sé que eres un hombre duro, que cosechas donde no sembraste y recoges donde no esparciste. Por eso tuve miedo, y enterré tu talento. Su señor le respondió: Siervo malo y perezoso, si cosecho donde no sembré y recojo donde no esparcí; debías haber entregado mi dinero a los banqueros, y habría cobrado lo mío con intereses" (Mt. 25, 24-27). ¿Brindas tu saber, tu tiempo, tu cariño a tus hermanos que lo necesiten? Mientras renuevas el propósito del día, repite en tu interior: "Padre, que comprenda que mis talentos se multiplican dándolos".

Con Jesús por la noche. Revive tu historia. Al cerrar la semana repasa la historia vivida en ella. ¿ha habido novedades que te han ayudado a crecer? ¿Qué acontecimiento te ha llenado de gozo? ¿Qué sentimientos recuerdas con más fuerza? ¿Qué palabras aún te resuenan? ¿Recuerdas alguna imagen que quede grabada en el corazón? ¿Qué encuentros te han llenado de alegría? Agradece a Dios lo vivido y disponte a iniciar una nueva semana. 

sábado, 18 de noviembre de 2017

Valor



Día 18

Con Jesús por la mañana. “Para conseguir la paz, se necesita valor, mucho más que para hacer la guerra. Se necesita valor para decir sí al encuentro y no al enfrentamiento; sí al diálogo y no a la violencia; sí a la negociación y no a la hostilidad; sí al respeto de los pactos y no a las provocaciones; sí a la sinceridad y no al doblez. Para todo esto se necesita valor, una gran fuerza de ánimo” (Papa Francisco). ¿A qué te invitan estas palabras? Habla con respeto y no respondas a las ofensas. Ofrece este día por la intención del Papa.

Con Jesús por la tarde. "El Señor añadió: y Dios, ¿No hará justicia a sus elegidos si claman a él día y noche? ¿Los hará esperar? Les digo que inmediatamente les hará justicia. Sólo que, cuando llegue el Hijo del Hombre, ¿encontrará esa fe en la tierra?" (Lc 18, 6-8). ¿Eres perseverante ante las dificultades? ¿Te desanimas o intentas nuevas alternativas? ¿Pides a Dios lo que necesitas para seguir adelante? Mientras renuevas el propósito de la mañana repite con el corazón: "Padre, aumenta mi perseverancia en la oración".

Con Jesús por la noche. Trae a las personas. Trae a la memoria a las personas que has encontrado hoy. ¿Quiénes son? ¿Cómo han sido esos encuentros? ¿Cómo ha sido tu acogida y tu despedida? Reconoces que las personas son regalos que Dios te acerca cada día. ¿Qué te han hecho sentir? ¿Qué has podido hacer por los demás? ¿Hay alguien que necesite una disculpa? Agradece el don de la vida en ti y en tus hermanos. 

viernes, 17 de noviembre de 2017

Unión



Día 17

Con Jesús por la mañana. “Tira los muros que nos dividen. Corta las alambradas que excluyen. Acalla los ruidos que nos aíslan. Rompe las barreras que nos separan. Enciende la mirada que ignora al prójimo su historia, su drama, su fulgor. Silencia la palabra que prejuzga, que anula, que encizaña, que mata” (José M. Rodríguez Olaizola sj). ¿Por dónde podrías empezar tú a construir unión en tus ambientes? Calla la ofensa, sonríe ante el desprecio, acércate a quien se distancia, da una mano al que te la niega y ofrécelo a Dios por los cristianos de Asia, uniéndote en oración con el Papa.

Con Jesús por la tarde. "Aquel día, si uno está en la azotea y tiene sus cosas en la casa, no baje a buscarlas; lo mismo, si uno está en el campo, no vuelva atrás. Acuérdense de la mujer de Lot. Quien trate de conservar la vida la perderá, pero quien la pierda la conservará" (Lc 17, 31-33). Camina hacia adelante, sin quedar amarrado a nada, ni a nadie. Las pérdidas, las dificultades, los tropiezos son oportunidades para crecer que quedarán atrás, tú sigue. ¿Qué cosas te atan al pasado y te impiden avanzar? Repite en tu corazón: “Señor que camine contigo”.

Con Jesús por la noche. Recupera imágenes. Tómate un tiempo y mira tu día. ¿Qué imágenes recuerdas de lo vivido hoy? Apúntate algunos datos significativos de esas imágenes. ¿Por qué destacas esos detalles? ¿Qué te dicen? ¿Qué belleza descubres en esas imágenes? ¿De qué has disfrutado hoy? ¿De qué te arrepientes? Agradece a Dios y pide ayuda para empezar tu día mañana.

jueves, 16 de noviembre de 2017

Verdad



Día 16

Con Jesús por la mañana. “La libertad de buscar y decir la verdad es un elemento esencial de la comunicación humana, no sólo en relación con los hechos y la información, sino también y especialmente sobre la naturaleza y destino de la persona humana, respecto a la sociedad y el bien común, respecto a nuestra relación con Dios" (Juan Pablo II). ¿Eres veraz en tu comunicación o adornas las cosas para quedar bien? Manifiesta tu parecer con respeto y amabilidad. No confrontes. Ofrece lo que te traiga esta jornada por la intención del Papa por los cristianos de Asia.

Con Jesús por la tarde. "Los fariseos le preguntaron cuándo iba a llegar el reino de Dios y Él les respondió: -La llegada del reino de Dios no está sujeta a cálculos; ni dirán: míralo aquí, míralo allí. Pues está entre ustedes" (Lc 17, 20-21). ¿Qué cosas pequeñas te hablan de Dios en tu día? Apúntalas. ¿Eres señal del Reino para los demás? Pide en tu corazón: "Jesús que mis actitudes ayuden a construir tu Reino". Actualiza el propósito de la mañana.

Con Jesús por la noche. Rememora palabras. Trae a tu memoria las conversaciones que hoy mantuviste. ¿Qué palabras o frases escuchadas te resuenan? ¿Por qué te resuenan? ¿Qué has dicho hoy que sea significativo para ti? ¿Por qué es significativo? ¿Qué conversaciones de hoy te han dejado en paz y cuáles no? Apunta la diferencia  en cada una y haz un propósito para crecer en adelante. Agradece el día.   

miércoles, 15 de noviembre de 2017

Corazón de carne



Día 15

Con Jesús por la mañana. “Es mejor que el corazón sea de carne y no de piedra…El corazón, entendido...como ese núcleo más hondo donde está lo esencial de cada uno. Que incluye lo que sentimos, pero también lo que creemos y lo que sabemos. Lo que nos importa y preocupa. Lo que nos inquieta y nos emociona… Lo importante, lo esencial de nuestro corazón, es que sea capaz de amar, comprender y dejarse amar” (José M. Rodríguez Olaizola). ¿Qué llevas en el corazón? Apunta lo que descubras y agradece a Dios por ello. Ofrece este día por la intención del Papa.

Con Jesús por la tarde. "Uno de ellos, viéndose curado, se volvió glorificando a Dios en alta voz; y postrándose rostro en tierra a los pies de Jesús, le daba gracias; y éste era un samaritano" (Lc 17, 15-16). ¿Eres agradecido por lo que recibes a diario de Dios y los hermanos? ¿Manifiestas tu agradecimiento? Continúa agradeciendo por lo que llevas en el corazón y dile a Jesús: “Toma Señor y Recibe todo lo que soy y todo lo que tengo porque de ti lo he recibido”.

Con Jesús por la noche. Recuerda los sentimientos. Mira cómo te has sentido a lo largo del día. ¿Con qué sentimientos iniciaste el día? ¿Hubo algún cambio en ellos, en razón de qué? ¿Con qué sentimientos cierras el día? Los sentimientos mueven conductas y actitudes ¿con qué sentimientos se relacionan tus actitudes de hoy? Pide perdón por aquello que te hubiera gustado que fuera diferente. 

martes, 14 de noviembre de 2017

Bendecir



Día 14

Con Jesús por la mañana. “Bendecir es respetar profundamente a las personas. Compartir con ellas las dudas, hablar de lo que nos afecta, ser sinceros desde el respeto profundo. Intentar comprendernos. Estar más dispuestos a intentar salvar la proposición del prójimo que a ponerle a escurrir. Intentar si fuera necesario, respetar sus miedos, comprender sus motivos, asomarnos a sus heridas. Bendecir es tener palabras transparentes que nos ayuden a tender puentes” (José M. Rodríguez Olaizola sj). Escucha sin interrumpir. Esfuérzate por entender las motivaciones de quien piensa diferente a ti. Ofrece lo que te traiga este día por la intención del Papa.

Con Jesús por la tarde. “¿Tendrá aquel señor que agradecer al sirviente que haya hecho lo mandado? Así también ustedes: cuando hayan hecho todo lo mandado, digan: Somos simples sirvientes, solamente hemos cumplido nuestro deber" (Lc 17, 9-10). Haz un alto en el día: cuando realizas tus tareas cotidianas ¿Tiendes a convertirlas en heroicas? ¿Qué sientes cuando tus tareas pasan desapercibidas? ¿Buscas o reclamas el agradecimiento? Repite en tu interior: "Señor, concédeme un corazón libre para amar". Continúa con el propósito del día. 

Con Jesús por la noche. Repasa los acontecimientos. Trae a la memoria los acontecimientos vividos desde las primeras horas del día. NO juzgues sólo mira con detenimiento como en una película. Reflexiona, ¿En qué acontecimiento reconoces a Dios presente? ¿En qué momento diste lo mejor de ti? ¿Qué te propones para mañana? Pide ayuda a Dios.   

Blogroll