sábado, 24 de septiembre de 2016

Un alma agradecida




Sábado 24

Con Jesús por la mañana. Agradecer es de almas delicadas. La gratuidad es el cimiento para disfrutar de las cosas y las personas sin sentirnos con derecho a exigir que cumplan con nuestros caprichos sino más bien, con disposición a recibir lo que pueden darnos. Recibe el amor que se te da, y el modo en el que tus hermanos te aman. Agradece sin exigencias, disfruta de cada encuentro, de cada gesto y de cada momento que compartas con los demás. No exijas, recibe gratuitamente el regalo de los demás en tu vida. Ofrece lo que el día te regale por las intenciones del Papa. ¿Con qué sentimientos empiezas el día?

Con Jesús durante el día. «Y todos se maravillaron de la grandeza de Dios» (Lc 9, 43). Seguramente hay personas a las que estás agradecido por su cercanía y amistad. ¡Agradéceles! Hazles saber que su cercanía te hace bien.

Con Jesús por la noche. Dar gracias. ¿Qué quieres agradecer a Jesús hoy? ¿Por qué lugares estuviste?  ¿Qué fue lo mejor del día? ¿Qué te hubiera gustado que fuera distinto?

viernes, 23 de septiembre de 2016

Dios camina con nosotros




Viernes 23

San Pío de Pietrelcina

Con Jesús por la mañana. «¿Cómo camino yo en mi historia? ¿Dejo que Dios camine conmigo? ¿Dejo que Dios camine conmigo o quiero caminar solo? ¿Dejo que Él me acaricie, me ayude, me perdone, me lleve adelante para llegar al encuentro con Jesucristo?’. Este será el fin de nuestro camino: encontrarnos con el Señor. Esta pregunta nos hará bien hoy: ‘¿Dejo que Dios tenga paciencia conmigo?’» (Papa Francisco). Ofrece el caminar de hoy por las intenciones del Papa. Habla con Jesús que camina a tu lado, ábrele espacio para que te acompañe en lo que vivas hoy.

Con Jesús durante el día. «Jesús les preguntó: Y ustedes, ¿quién dicen que soy yo? Respondió Pedro: Tú eres el Mesías de Dios» (Lc 9, 20). Deja que resuenen en ti estas preguntas: ¿Quién cree la gente que soy? Y yo, ¿quién digo que soy?

Con Jesús por la noche. Reconocer a las personas. ¿Con quiénes estuviste hoy? ¿Recuerdas algún encuentro personal en concreto? ¿Qué te dejaron esos encuentros? ¿Dijiste algo que no debías o actuaste mal con alguien?

jueves, 22 de septiembre de 2016

No te apresures a juzgar




Jueves 22

Con Jesús por la mañana. Al iniciar el día prepárate para que algunas cosas nos salgan
como las has planeado. Tal vez no se cumplan tus expectativas, ni las personas harán lo que esperas. Tendrás dificultades aun cuando hayas tomado todos los recaudos para evitarlos. Sólo por hoy anímate a ser observador de esos momentos que no te gustan tanto, como si vieras pasar delante de ti como el agua de un río. No juzgues, si está bien o si está mal, si es desagradable o no, no te apresures a actuar.  Deja fluir esos momentos como el agua turbia y barrosa hasta que aclare. Ofrece tu día por las intenciones del Papa. ¿Cómo te dispones a empezar tu día?

Con Jesús durante el día. «Herodes se enteró de todo lo sucedido y estaba desconcertado» (Lc 9, 7). Mira, escucha, deja fluir la realidad. No te apresures a contestar, a juzgar y hablar. Has lugar a que las cosas acontezcan, aunque no te gusten.

Con Jesús por la noche. Repasa y agradece el día. ¿Con qué pensamientos y sentimientos comenzaste el día? ¿Surgió algún pensamiento o sentimiento que te acompañó todo el día? ¿Qué fue lo mejor del día? ¿Qué fue lo desagradable de hoy?

miércoles, 21 de septiembre de 2016

Amar a todos





Miércoles 21

San Mateo apóstol

Con Jesús por la mañana. «Amar al otro como a ti mismo significa sencillamente amarle como deseamos que el otro nos ame. No se puede encerrar el amor en fórmulas precisas. Jesús nunca lo hace. El amor pide imaginación y creatividad. Sólo así se entiende la invitación de Jesús: trata a los demás como quieres que ellos te traten; tu propia experiencia podrá ser el mejor punto de partida para imaginarnos cómo tienes que tratar a una persona concreta. Ponte en la situación del otro: ¿qué querrías para ti? Es fácil que así empieces a ver con más claridad cómo tienes que actuar con él» (J. A. Pagola) Ofrece lo que vivas hoy por las intenciones del Papa. ¿Cuál es la medida del amor que das a otros? ¿Qué entregas a tu hermano?

Con Jesús durante el día. «Cuando se iba de allí vio Jesús a un hombre llamado Mateo sentado junto a la mesa de recaudación de los impuestos. Le dice: -Sígueme. Él se levantó y lo siguió.» (Mt 9, 9). ¿Cómo te gustaría ser tratado por los demás? Trata bien a los demás, con educación y respeto.

Con Jesús por la noche. Califica tu día. ¿Con qué palabra calificarías el día que termina? ¿Qué sucedió en este día para que lo califiques de esa manera? ¿Cómo te sientes en este momento? Agradece el día. La actitud con la que cierres el día de hoy definirá tu mañana. ¿Hay alguien a quién tengas que pedir perdón?

martes, 20 de septiembre de 2016

Mira y admira




Martes 20

Con Jesús por la mañana. El día comienza para ti. Sal al encuentro de todo lo que hoy la vida te ofrece. Mira lo que pasa delante de ti. Detente a contemplar la naturaleza, las construcciones de tu ciudad, las personas que pasan. Mira el rostro de tus compañeros de trabajo, sus gestos, sus acciones. Admírate de que puedes captar con tus sentidos, tanta multiplicidad de cosas, personas, acontecimientos. Mira colores, formas, espesuras, texturas diferentes, todo está puesto por Dios para llamar tu atención, y recordarte que te ama. Entonces sal y disfruta, admira y agradece lo que te encuentres hoy. Ofrece tu día y todo lo que encuentres por las intenciones del Papa. Haz silencio interior, reposa la vista y mira el regalo de la creación.

Con Jesús durante el día. «Mi madre y mis hermanos son los que escuchan la Palabra de Dios y la cumplen» (Lc 8, 21). Continúa tu día admirando lo que ves, lo que tus sentidos captan. Agradece a Dios estar vivo.

Con Jesús por la noche. Haz memoria del día. ¿Cómo estuvo tu día? ¿Con qué ánimo despertaste hoy? ¿Sucedió algo que te cambió el ánimo? ¿Cómo te encuentras ahora al terminar el día? ¿Existe alguien a quien pedir perdón?

lunes, 19 de septiembre de 2016

Amar al pobre




Lunes 19

Con Jesús por la mañana. «Un aspecto fundamental para promover a los pobres está en el modo en que los vemos. Para buscar efectivamente su bien, dijo el Pontífice, lo primero es tener una verdadera preocupación por su persona, valorarlos en su bondad propia. Pero, una valoración real exige estar dispuestos a aprender de ellos. Los pobres tienen mucho que enseñarnos en humanidad, en bondad, en sacrificio» (Radio Vaticana, 12 julio 2015) ¿Qué significa para ti la pobreza? ¿Con qué ojos miras a los pobres, son objeto de tu ayuda o son tus hermanos a quien amar?

Con Jesús durante el día. «Nadie enciende una lámpara y la cubre con una vasija o la mete debajo de la cama, sino que la coloca en el candelero para aquellos que entran vean la luz» (Lc 8, 16). Ayudar a quien menos tiene es abrazarlo en amor, interesarme por su vida, no sólo darle cosas. Acércate a una persona necesitada, bríndale contención y afecto, dialoga con ella.

Con Jesús por la noche. Agradece el día.  Da gracias por los pequeños y grandes momentos que te llenaron de alegría y felicidad. Ahora pregúntate, ¿Cuál fue el momento del día en el que te sentiste pleno? ¿Cuál fue el momento en el que no te sentiste libre?

domingo, 18 de septiembre de 2016

A los ricos les digo




Domingo 18

Con Jesús por la mañana. «La lógica de Jesús es aplastante y su frase bien conocida, “Un empleado no puede estar al servicio de dos señores porque odiará a uno y amará al otro o apreciará a uno y despreciará al otro. No pueden estar al servicio de Dios y del dinero” (Lc 16. 13). El que toma en serio a Jesús sabe que no puede organizar su vida desde el proyecto egoísta de poseer siempre más y más. A quien vive dominado por el interés económico, aunque viva una vida piadosa y recta, le falta algo esencial para ser cristiano: romper la servidumbre del poseer» (J. A. Pagola). Ofrece lo que te toque vivir hoy, por las intenciones del Papa. ¿Te consideras una persona libre de ataduras? ¿Qué cosas te esclavizan? 

Con Jesús durante el día. «No pueden estar al servicio de Dios y del dinero» (Lc 16. 13). Jesús no critica a quienes tienen dinero, sino a los que viven para el dinero, centrados en ellos mismos sin atender al que tiene a su lado. ¿El afán por el dinero te hace olvidar a quiénes tienes cerca de ti?

Con Jesús por la noche. Repasa tu fin de semana. ¿Qué fue lo más significativo de estos días? ¿Qué cosa te dejo el corazón encendido de felicidad? ¿Qué hubieras deseado que no ocurriera? ¿Alguien necesita que le pidas perdón?

Blogroll