lunes, 16 de octubre de 2017

Nuestra misión



Día 16

Con Jesús por la mañana. “La misión de acuerdo a cada carisma particular es la que nos recuerda que fuimos invitados a ser levadura de esta masa concreta. La misión es ponernos con Jesús en medio de su pueblo. No como voluntaristas de la fe, sino como hombres y mujeres que somos continuamente perdonados, ungidos en el bautismo para compartir esa unción y el consuelo de Dios con los demás” (Papa Francisco). Eres apóstol llamado a ser Buena Noticia para los demás. Pon alegría en tus tareas y en los encuentros con tus hermanos. Ofrece lo que vivas por la intención del Papa.

Con Jesús por la tarde. “La multitud se aglomeraba y él se puso a decirles: Esta generación es malvada: reclama una señal, y no se le concederá más señal que la de Jonás” (Lc 11, 29). Descubre los detalles de amor con que el Señor embellece tu día, una sonrisa, un abrazo, una mirada. La vida de fe está hecha de signos sencillos. Con mucho amor di a Jesús: “Enséñame Señor a verte en las cosas simples de cada día”, mientras actualizas el propósito para este día.

Con Jesús por la noche. Explorar tu interioridad. Agradece el día que termina. ¿Qué sentimientos estuvieron presentes durante el día? ¿Qué temores tienes? ¿Cuáles son las situaciones que te hacen feliz? ¿Cuidas de aquello que te hace feliz?

domingo, 15 de octubre de 2017

Amen la dureza la vida



Día 15

Con Jesús por la mañana. “Hemos conocido ambientes magníficos de juventud trabajadora, que no sólo soporta y conoce la dura seriedad de la vida, con sus inevitables fatigas, sus compromisos y sus privaciones, sino que ama esta seriedad, cree un deshonor faltar a sus exigencias, las llena de pensamientos precisos y humanos, les imprime, como puede, un designio personal, les infunde un alma religiosa que la sostiene, ennoblece y santifica” (Pablo VI). Agradece por los jóvenes que entregan su vida con alegría en el trabajo cotidiano y únete en oración por la intención de este mes. Haz click y comparte en las redes.

Con Jesús por la tarde. “Jesús tomó la palabra y habló en parábolas: La boda está preparada, pero los invitados no se la merecían. Vayan ahora a los cruces de los caminos, y a todos los que encuentren invítenlos a la boda” (Mt 22, 8-9). ¿Valoras el profundo amor que Dios te tiene? ¿Demuestras con gestos y palabras a tus hermanos que ellos son también amados de Dios? Repite al ritmo de tu respiración: “Señor, ayúdame a no ser indiferente a tu invitación”. Renueva el propósito de este día.

Con Jesús por la noche. Serénate. ¿Cómo ha sido tu fin de semana? ¿Qué momentos te han enriquecido? ¿Has actuado mal con alguna persona? ¿Cómo te dispones a comenzar tu semana? Cierra los ojos, respira hondo y busca la quietud interior para encontrarte con Dios.

sábado, 14 de octubre de 2017

Luz encarnada



Día 14
  
Con Jesús por la mañana. “La luz se ha convertido en una persona que nosotros podemos ver, tocar, oír, besar. Todo su ser está iluminado desde dentro, y cada uno de sus gestos trasluce la vida de Dios que ha bajado hasta nosotros” (B. González Buelta sj). Jesús es la luz, que se hace presente en el que sufre y en aquellos que ayudan a aliviar el dolor de sus hermanos. Lleva los gestos de Jesús a tus hermanos, abraza y alivia a quien sufre cerca de ti. Ofrece lo que vivas por la intención del mes.

Con Jesús por la tarde. “Él replicó: ¡Dichosos, más bien, los que escuchan la Palabra de Dios y la cumplen!” (Lc 11, 28). El seguimiento del mensaje de Jesús nos une como hijos de un mismo Padre. ¿Es tu vida tierra fértil para acoger la Buena Noticia? Deja resonar en tu corazón el piropo de Jesús: “Feliz de ti hijo mío porque escuchas mi Palabra y la pones en práctica”, mientras continúas poniendo en práctica el propósito del día.

Con Jesús por la noche. Ser más consciente. ¿Crees que vas creciendo interiormente? ¿Sientes que aumenta tu esperanza, tu amor y caridad? ¿Qué te llena la vida de plenitud? Entrega esta noche a tu Padre del cielo tus preocupaciones.

viernes, 13 de octubre de 2017

Construir el bien común



Día 13
  
Con Jesús por la mañana. “Es imperioso que los gobernantes y los poderes financieros levanten la mirada y amplíen sus perspectivas, que procuren que haya trabajo digno, educación y cuidado de la salud para todos los ciudadanos” (Papa Francisco). Únete en oración a miles de hermanos en la Red “Por el mundo del trabajo, para que a todos les sean asegurados el respeto y la protección de sus derechos y se dé a los desempleados la oportunidad de contribuir a la construcción del bien común”. Haz click y comparte en las redes.

Con Jesús por la tarde. “Él leyendo sus pensamientos les dijo: -El que no está conmigo está contra mí. El que no recoge conmigo desparrama (Lc 11, 23)”. Jesús te invita a seguirlo en libertad en tus ámbitos cotidianos. ¿Pones atención a las manifestaciones de Dios en tu vida? ¿Sigues la bandera de Jesús o la del mal espíritu? Di a Jesús: “Señor quiero seguirte”, mientras continúas orando en medio de tus ocupaciones por la intención del mes.

Con Jesús por la noche. Vivir en la verdad. ¿Qué experiencias te enriquecen como persona? ¿Qué situaciones te alejan de los demás, de Dios y de ti mismo? ¿Qué has aprendido hoy? Recuerda: la mejor inversión que podemos hacer es vivir en la verdad porque eso nos hace realmente libres.

jueves, 12 de octubre de 2017

Navegar



Día 12
  
Con Jesús por la mañana. “Navegar es una opción preferencial por los pobres, no sabemos adónde nos puede llevar. No somos dueños del mar, de sus corrientes y de sus olas, de sus tormentas y de sus calmas, pero sí podemos aprender a navegar en comunidad, de día y de noche, con las velas recogidas y con las velas desplegadas” (B. González Buelta sj). Navega en tu realidad. Eres peregrino y tus decisiones hacen la ruta. Revisa tus decisiones de este tiempo ¿A dónde te llevan? ¿Tomas compromisos con tus hermanos necesitados? Ofrece tu día por la intención del Papa para este mes.

Con Jesús por la tarde. “Y yo les digo: Pidan y se les dará, busquen y encontrarán, llamen y se les abrirá, porque quien pide recibe, quien busca encuentra, a quien llama se le abre” (Lc 11, 5-13). ¿Cómo actúas ante los fracasos? ¿Persistes en el desánimo? Valoras la perseverancia en el trabajo, en la vida de oración, en el apostolado más allá de los frutos inmediatos. Repite al ritmo de tu respiración: “Dame fortaleza para continuar caminando en tu nombre”.

Con Jesús por la noche. ¿Qué viviste hoy? ¿Qué sentimiento identificas al terminar el día? ¿De qué estás agradecido hoy? ¿Qué situaciones te han entristecido hoy? ¿Qué te hubieras gustado que fuera diferente?

miércoles, 11 de octubre de 2017

¿Por qué oro?



Día 11
  
Con Jesús por la mañana. “Porque creo en un Dios que nos ama con amor eterno y desea que seamos sus socios y amigos. Oro, en otras palabras, porque Dios me ha hecho para eso” (William A. Barry sj). Orar es relacionarse con Dios, conversar con Él. Admirar la naturaleza, abrazar con ternura, sonreír, agradecer, trabajar con alegría, disfrutar la belleza. La vida puede ser oración. ¡Habla con Dios de lo que vives, y estarás haciendo oración! Ofrece tu día por la intención del Papa.

Con Jesús por la tarde. “Jesús les contestó: Cuando oren, digan: Padre, santificado sea tu nombre, venga tu reino” (Lc 11, 2). Dios es tu Padre y te ama como a su hijo ¿Te sientes en esa confianza de hijo predilecto? ¿Persistes en las angustias y preocupaciones o puedes soltarte en manos de Dios? Repite al ritmo de tu respiración: “Señor, ayúdame a vivir como tu hijo amado” mientras continúas poniendo en práctica el propósito del día.

Con Jesús por la noche. Recuerda a las personas y agradece. Trae a la memoria las personas con las que has compartido hoy. ¿Qué te han dejado? ¿Cómo ha sido ese encuentro? ¿Qué les agradeces? Aún las situaciones difíciles nos dejan enseñanzas.

martes, 10 de octubre de 2017

Solos, sin un Salvador amoroso



Día 10

Con Jesús por la mañana. “La vida se convierte en una carga insoportable cuando perdemos el contacto con la presencia de un Salvador amoroso y no vemos más que el hambre que hay que aliviar, la injusticia que hay que corregir… las soledades que hay que remediar. Problemas críticos todos ellos y que los cristianos tienen que tratar de resolver” (Henri Nouwen). ¿Qué haces tú por los que necesitan tu ayuda? Hoy, da de comer a un hambriento, acompaña al que está solo, viste al desnudo, visita un enfermo, escucha al que sufre y ofrece el gesto por la intención del Papa.

Con Jesús por la tarde. “El Señor le respondió: Marta, Marta, te preocupas y te inquietas por muchas cosas, cuando una sola es necesaria. María escogió la mejor parte y no se la quitarán” (Lc 10, 41-42). Trabaja con esmero, pero sin ansiedades. Tómate un tiempo para descansar y aquietar el corazón. Repite al ritmo de tu respiración: “Señor, enséñame a descansar contigo”, mientras continúas poniendo en práctica el propósito del día.

Con Jesús por la noche. Detente. Tómate un momento y sé consciente de lo que has vivido hoy. ¿Qué te llena de alegría? ¿Qué te hace perder la paz? ¿Dónde tienes puesto tu corazón? No se puede sentir plenitud interior si no sabemos hacia dónde va nuestra vida.

Blogroll