viernes, 15 de diciembre de 2017

La promesa cumplida



Día 15

Con Jesús por la mañana. El designio de salvación de Dios se cumple también en la fragilidad de los cuerpos ya no jóvenes; sino débiles. Así, del vientre estéril de Sara y del cuerpo centenario de Abraham nace el Pueblo elegido. Y del vientre estéril de Isabel y de un viejo cargado de años, Zacarías, nace Juan el Bautista, precursor de Cristo. Incluso cuando la vida se hace más débil, el anciano tiene motivo para sentirse instrumento de la historia de la salvación (cfr. Papa Francisco). ¡Renueva el sentido de vida! Emprende ese sueño latente y ofrécelo por la intención del Papa.

Con Jesús por la tarde. “Pero la sabiduría se conoce por sus obras” (Mt 11,19). El encuentro con Jesús lo cambia todo para siempre. Jesús es una opción radical y definitiva que abarca todas las dimensiones de la persona y la totalidad de la vida. Tus actitudes definen la opción por el Reino. ¿Fortaleces la decisión de seguir a Jesús con actitudes evangélicas? ¿Te identificas con las actitudes de Jesús? Repite al ritmo de tu respiración: “Señor que mis actitudes hablen de Ti”.

Con Jesús por la noche. Serénate y trata de ser más consciente. ¿Crees que vas creciendo interiormente? ¿Sientes que aumenta tu esperanza, tu amor y caridad? ¿Qué te llena la vida de plenitud? Entrega esta noche a tu Padre del cielo tus preocupaciones.

jueves, 14 de diciembre de 2017

Maestros de sabiduría



Día 14

Con Jesús por la mañana. La tercera edad es, además, la edad de la sencillez, de la contemplación. Van del sentido de responsabilidad a la amistad, a la no-búsqueda del poder, a la prudencia en los juicios, a la paciencia, a la sabiduría; de la interioridad, al respeto de la Creación, a la edificación de la paz. Las sociedades humanas serán mejores si saben aprovechar los carismas de la vejez (cfr. Papa Francisco). ¿Qué podrías aprender de estos “giros” de la vejez? Elige uno y concreta un propósito para crecer en él. Ofrece lo de hoy por la intención del Papa.

Con Jesús por la tarde. “Les aseguro, de los nacidos de mujer no ha surgido aún alguien mayor que Juan el Bautista. Y sin embargo, el último en el reino de los cielos es mayor que él” (Mt 11, 11). El Bautista ha disminuido para que Jesús crezca, su misión fue abrir el sendero para el Señor. ¿Sabes ocupar tu lugar y compartir con otros? ¿Eres tú el centro o permites el crecimiento de los demás? Pide a Jesús: “Dame a conocer la humildad de Juan el Bautista para que Tú crezcas y yo disminuya”.

Con Jesús por la noche. Recoge tu día. Busca un momento de sosiego interior. ¿Qué viviste hoy? ¿Cómo fueron los encuentros? ¿De qué estás agradecido? ¿De qué deseas pedir perdón? ¿Qué te propones para mañana? 

miércoles, 13 de diciembre de 2017

Esperanzados



Día 13

Con Jesús por la mañana. “El hombre está sumido en el tiempo: en él nace, vive y muere. Al nacer se fija una fecha, la primera de su vida, y con su muerte otra, la última…No obstante, aunque la existencia de cada uno de nosotros es limitada y frágil, nos consuela el pensamiento de que, por el alma espiritual, sobrevivimos incluso a la muerte” (San Juan Pablo II). ¿Crees en la muerte como paso al encuentro con el Padre? Vive las renuncias de hoy como pequeñas muertes donde encontrarte con Dios. ¡No te lamentes, descubre la oportunidad y ofrece por la intención del mes!

Con Jesús por la tarde. “Vengan a mí, todos los que están cansados y agobiados, y yo los aliviaré. Carguen con mi yugo y aprendan de mí, que soy tolerante y humilde de corazón, y encontrarán descanso para su vida. Porque mi yugo es suave y mi carga ligera” (Mt 11, 28 – 30). Pon en el Corazón de Jesús todo aquello que te agobie y te quite paz para que Él lo suavice. Repite sostenidamente: mi alma descansa en ti Señor.

Con Jesús por la noche. Vuelve a la calma. Detente un momento, deja que Dios te encuentre. ¿Con qué sentimientos iniciaste el día? ¿Cómo continuó? ¿Cómo te sientes ahora? ¿Hubo algo que te hubiera gustado que fuera diferente? Recoge el momento de mayor plenitud del día, reposa en él y disponte a iniciar una nueva jornada.

martes, 12 de diciembre de 2017

Consuelo anticipado



Día 12

Nuestra Señora de Guadalupe.

Con Jesús por la mañana. “¡Cuántos encuentran comprensión y consuelo en las personas ancianas, solas o enfermas, pero capaces de infundir ánimo mediante el consejo afectuoso, la oración silenciosa, el testimonio del sufrimiento acogido con paciente abandono! Precisamente cuando las energías disminuyen y se reducen las capacidades operativas, estos hermanos y hermanas nuestros son más valiosos en el designio misterioso de la Providencia" (San Juan Pablo II). ¿Te acercas a los mayores de tu familia? Comparte un momento de charla con alguno de ellos, escúchalo, interésate por su vida. Ofrece lo de hoy por la intención del mes.

Con Jesús por la tarde. “María dijo: Mi alma canta la grandeza del Señor, mi espíritu se estremece de gozo en Dios mi salvador. Porque se ha fijado en la humildad de su servidora y en adelante me llamarán feliz todas las generaciones” (Lc 1, 46-48). ¿Qué cosas grandes ha hecho Dios en tu historia de vida? ¿Por qué alabarías al Señor tu Dios? Escribe tu propia Alabanza a Dios y recítala en tu corazón como lo hizo María.

Con Jesús por la noche. Descubre el paso de Dios. Dios te acompañó hoy. ¿En qué situaciones descubres Su presencia? ¿Qué te llenó de alegría? ¿Qué te causó tristeza? ¿Dónde has tenido puesto tu corazón? No se puede sentir plenitud interior si no sabemos hacia dónde va nuestra vida. Retiene lo positivo y lanza lo negativo. 

lunes, 11 de diciembre de 2017

Mi carga



Día 11

Con Jesús por la mañana. “Si en la juventud no has hecho acopio, ¿cómo vas a encontrar en tu vejez? ¡Qué bien sienta el juicio a las canas, a los ancianos el tener consejo! ¡Qué bien parece la sabiduría en los viejos, la reflexión y el consejo en los ilustres! Corona de los viejos es la mucha experiencia, su orgullo es el temor del Señor” (Ecle 25, 3). ¿Qué estás  acopiando en tu vida? ¿Te sientes pleno? Revisa tu carga, y ajusta tus criterios de acopio. Únete en oración por la intención del Papa para este mes.

Con Jesús por la tarde. “Pero para que sepan que el Hijo del Hombre tiene autoridad en la tierra para perdonar pecados –dijo al paralítico, yo te digo: levántate, carga con tu camilla y vuelve a tu casa" (Lc 5,24). “Levántate” es un pedido que Jesús te hace a ti. ¿Qué cosas te impiden andar en este tiempo? “Cárgalas” cual camilla y camina hacia adelante, te acompañarán, pero tú las llevarás a ellas. Repite al ritmo de tu respiración: ¡oh Señor, en mi dolor tu alivio, en mi debilidad tu fuerza!

Con Jesús por la noche. Explora tu interioridad. Agradece el día que termina. ¿Qué sentimientos estuvieron presentes durante el día? ¿Qué temores tienes? ¿Cuáles son las situaciones que te hicieron feliz? ¿Cómo has cuidado de aquello que te hizo feliz?

domingo, 10 de diciembre de 2017

Juventud acumulada



Día 10

Con Jesús por la mañana. Linda vivió 106 años. En su cumpleaños 101 confió a su amiga: «Ya tengo 101 años, pero ¿sabes que soy fuerte? Físicamente estoy algo impedida, pero espiritualmente hago todo, no dejo que las cosas físicas me abrumen. No es que no viva la vejez, sólo no le hago caso: ella sigue por su camino, y yo la dejo. El único modo de vivirla bien es vivirla en Dios». ¿Vives como don y tarea la etapa que te toca transitar o te lamentas? Deja la queja y recibe el día ofreciéndolo por la intención del Papa.

Con Jesús por la tarde. “Y predicaba así: Detrás de mí viene uno con más autoridad que yo, y yo no soy digno de agacharme para soltarle la correa de sus sandalias” (Mc 1,7). Tu vida abre camino a los que vienen detrás de ti. ¿Qué dejas a los que te sucederán? ¿Qué has sembrado? Agradece al Señor el don de la vida y la posibilidad de servir con ella a los demás. Repite al ritmo de tu respiración: “Señor, que mi vida te anuncie”, mientras actualizas el propósito del día.

Con Jesús por la noche. Pon un nombre a tu semana. Tómate un tiempo tranquilo y mira tu semana. Recorre cada día. ¿Qué momentos han sido los más significativos para ti? ¿Por qué? ¿En qué momentos has sentido paz? ¿En cuáles no? Si puedes reconocer estas variaciones tendrás mayor claridad para cuidar la paz de tu corazón. ¿Cómo llamarías a tu semana? Disponte a iniciar una nueva semana con buen ánimo. 

sábado, 9 de diciembre de 2017

Volver a la memoria



Día 9

Con Jesús por la mañana. “La ausencia de memoria histórica es un serio defecto de nuestra sociedad. Es la mentalidad inmadura del ‘ya fue’. Conocer y poder tomar posición frente a los acontecimientos pasados es la única posibilidad de construir un futuro con sentido, las narraciones de los ancianos hacen mucho bien a los niños y jóvenes, ya que los conecta con la historia vivida tanto de la familia, como del barrio y del país” (Papa Francisco). ¿Recuerdas las historias de tu familia contadas por los mayores? Agradécelas y cuéntalas a los más jóvenes. Ofrece el día por la intención del Papa.

Con Jesús por la tarde. “Al ver tanta gente, sintió compasión de ellos, porque estaban cansados y abatidos, como ovejas que no tienen pastor” (Mt 9,36). ¿Qué situaciones despiertan tu compasión? ¿Cómo actúas? La misericordia es la viga maestra de nuestra fe. ¡Practícala con tus hermanos! Repite al ritmo de tu respiración: “Señor ensancha mi corazón para que quepan más hermanos”.

Con Jesús por la noche. Reconoce y aprende. ¿Qué experiencias te enriquecen como persona? ¿Qué situaciones te alejan de los demás, de Dios y de ti mismo? ¿Qué has aprendido hoy? Recuerda: la mejor inversión que podemos hacer es vivir en la verdad porque eso nos hace realmente libres. 

Blogroll