sábado, 17 de marzo de 2012

«El no creer condena»

 
 No podemos negar que el infierno y la condena eterna, han sido dos de los grandes pilares que durante mucho tiempo has surcado nuestros libros de catecismo y las predicaciones en nuestras iglesias.
La condena y el infierno han torturado las conciencias de muchos cristianos durante generaciones y generaciones. Esta concepción enferma de la fe construyó un dios sádico que observaba  impávido nuestras actitudes siempre dispuesto a castigar las malas acciones.
Pero el desarrollo de la humanidad nos ha revelado una gran verdad: y es que, la  mirada que el ser humano tiene sobre Dios es reflejo de la concepción que logra tener de sí mismo. Según la comprensión que tiene de sí mismo, construye una imagen de Dios que muchas veces no responde a la realidad divina.
Cuanto más inútiles nos enseñaron a reconocernos por alcanzar nuestras metas más sádico ha sido el dios que supimos construir. Cuanto más capaces nos hemos reconocido de conseguir lo que deseábamos más inútil vemos la necesidad de creer en Dios.
Esta mirada tan polarizante de nuestra fe debe alcanzar la madurez y aprender a convivir con Dios. El hombre de hoy debe animarse a creer en Dios y también en sí mismo.
Martín Descalzo en uno de sus libros “Razones desde la otra orilla” dice: 
Yo estoy convencido de que los hombres no servimos para nada, para casi nada. Cuanto más avanza mi vida, más descubro que pobres somos y como todas las cosas verdaderamente importantes se nos escapan. En realidad es Dios quien lo hace todo, quien puede hacerlo todo...Tal vez nosotros ya haríamos bastante con no enturbiar demasiado el mundo.
Por eso, cada vez me propongo metas menores. Ya no sueño con cambiar el mundo, y a veces me parece hasta bastante con cambiar un tiesto de sitio. Y, sin embargo, otras veces pienso que, pequeñas y todo, esas casillas que logramos hacer podrían llegar a ser bastante importantes. Y entonces, en los momentos de desaliento, me acuerdo de una oración de cristianos brasileños que una vez escuché y que no he olvidado del todo. Pero reconstruida ahora para mi, podría decir algo parecido a esto:
- Si, ya sé que Sólo Dios puede dar la vida; pero tú puedes ayudarle a transmitirla.
- Sólo Dios puede dar la Fe; pero tú puedes dar tu testimonio.
- Sólo Dios es el autor de toda esperanza; pero tú puedes ayudar a tu amigo a encontrarla.
- Sólo Dios es el camino; pero tú eres el dedo que señala cómo se va a Él.
- Sólo Dios puede dar el amor; pero tú puedes enseñar a otros cómo se ama.
- Dios es el único que tiene fuerza, la crea, la da; pero nosotros podemos animar al desanimado.
- Sólo Dios puede hacer que se conserve o prolongue una vida; pero tú puedes hacer que esté llena a vacía.
- Sólo Dios puede hacer lo imposible; Sólo tú puedes hacer lo posible.
- Sólo Dios puede hacer un sol que caliente a todos los hombres; Sólo tú puedes hacer una silla en la que se siente un viejo cansado.
- Sólo Dios es capaz de fabricar el milagro de la carne de un niño; pero tú puedes hacerle sonreír.
- Sólo Dios hace que bajo el sol crezcan los trigales; pero tú puedes triturar ese grano y repartir ese pan.
- Sólo Dios puede impedir las guerras; pero tú puedes no pelear con tu mujer o tu hermano.
- Sólo a Dios se le ocurrió el invento del fuego; pero tú puedes prestar una caja de cerillas.
- Sólo Dios da la verdadera y completa libertad; pero nosotros podríamos, al menos, pintar de azul las rejas y poner unas flores frescas en la ventana de la prisi6n.
- Sólo Dios podría devolverle la vida del esposo a la joven viuda; tú puedes sentarte en silencio a su lado para que se sienta menos sola.
- Sólo Dios puede devolverle las fuerzas a un anciano; tú puedes demostrarle que no está solo y que sus opiniones te siguen interesando.
- Sólo Dios puede inventar una pureza como la de la Virgen; pero tú puedes conseguir que alguien, que ya las habría olvidado, vuelva a rezar los tres Ave Marías.
- Sólo Dios puede salvar el mundo porque Sólo Él salva; pero tú puedes hacer un poco más pequeñita la injusticia de la que tiene que salvarnos.
- Sólo Dios puede hacer que le toque la lotería a ese pobre mendigo que tanto la necesita; pero tú puedes irle conservando esa esperanza con una pequeña sonrisa y un «mañana será».
-En realidad, ya yes que Dios se basta a sí mismo; pero parece que prefiere seguir contando contigo, con tus nadas, con tus casi-nadas...
Dice el evangelio de Juan «El que cree en Él, no es condenado, el que no cree, ya  está condenado, porque no ha creído en el Nombre del Hijo único de Dios»… que de otra manera sería así: El que cree, en lo que Dios es capaz de hacer en él, no se pierde, no se extravía, pero el que no cree en lo que Dios es capaz de hacer por mediación suya, ya ha perdido…hasta la esperanza…
Pidamos a Dios la gracia de confiar en lo que Él puede hacer por intermedio nuestro. Así sea.

P. Javier  Rojas sj





Señor, déjame ir contigo
sólo quiero caminar
detrás, pisar donde pisas
mezclarme entre tus amigos.
Recorrer esas aldeas
que habitan los olvidados
los que no recuerda nadie
ver como los recuperas.
Quiero escuchar tu palabra
simple y preñada de Dios
que aunque a muchos incomode
a tanta gente nos sana.
Quiero sentarme a tu mesa
comer del pan compartido
que con tus manos repartes
a todos los que se acercan.
Y un día tocar tu manto
como esa pobre mujer
suave, sin que tú lo notes
arrancarte algún milagro.
Esa que todos marginan
se atreve a abrazar tus pies
y derrama su perfume
porque en ti se ve querida.
Que de tanto ir junto a ti
pueda conocerte más,
tú seas mi único amor
y te siga hasta morir.
Javi Montes, sj
"El verdadero conocimiento de Jesús se tiene cuando alguien se identifica con la esperanza del Reino y lo lleva a transformar su realidad desde los valores de Jesús..."
Aguirre Monasterio
Un centenar de expertos y educadores jesuitas de todo el mundo se han reunido, del 5 al 8 de marzo en la Universidad Regis, (Denver, Colorado) para discutir el futuro de Jesuits Commons -Higher Education at the Margins- Je-Hem ("Educación Superior Marginal"). Se trata de una nueva iniciativa de Educación Superior a Distancia dirigida a los refugiados que el JRS (Servicio Jesuitas a Refugiados) lanzó hace dos años en colaboración con 13 instituciones educativas de la Compañía de Jesús entre las que se cuenta Regis University. Inspirado por una experiencia de la Universidad Católica de Australia para los refugiados de Birmania, el proyecto Je-Hem ofrece cursos superiores a distancia a través del ordenador e internet. Los cursos ofrecidos hasta ahora han enlistado refugiados en tres campos situados en Kenia (Kakuma), Malawi (Dzaleka) y Siria ((Alepo).

viernes, 16 de marzo de 2012


Algunos libros de vidas de santos han omitido las debilidades de sus protagonistas, probablemente porque temían que nos escandalizáramos al saber que fueron hombres y mujeres como nosotros. 
Pero precisamente es bueno comprobar que los que están en los altares no son de cera, ni de yeso, ni de plástico, sino, como todos los mortales, de carne y hueso, sufren dolores y tienen sus agobios; son personas comunes que tienen que tomar medicamentos o duermen mal o se distraen en la oración.
Muchos libros han puesto a los canonizados tan distantes de nosotros, que lo único que podemos hacer es admirarlos. Los colocan tan lejos, tan arriba, tan cubiertos de ropajes incómodos y ostentosos, tan desligados de todo lo nuestro, que no hay forma de imitarlos. Estas biografías nos convencen que la santidad no es para nosotros.
Pero las verdaderas biografías de los héroes cristianos son como nuestras vidas: ellos luchaban y ganaban, luchaban y perdían y entonces volvían a la lucha.
En la vida de las almas santas hay algunas veces cosas extraordinarias, acontecimientos sobrenaturales, intervenciones claras de Dios. Pero no son éstas las que los llevaron a ser santos, pues las acciones no eran de ellos, sino de Dios. Lo que los hizo santos fue la generosidad en la correspondencia al amor de Dios en su vida ordinaria, en todos los días, los meses, los años en los que no hubo cosas extraordinarias.
Es bueno saber que santa Teresita del Niño Jesús tenía una terquedad invencible desde niña; que san Alfonso María de Ligorio tenía un genio endemoniado; que san Agustín fue un gran pecador antes de su conversión y que santa Teresa de Jesús confesó nunca haber podido rezar un rosario completo sin distraerse.
Es admirable ver a los santos: hombres muy hombres y mujeres muy mujeres, con grandes virtudes, acciones heroicas y fallos garrafales.
La santidad no consiste en subirse a una columna con una palma en la mano y un crucifijo en el pecho. Los santos no son inactivos, siempre se mueven haciendo cosas tan simples como preocuparse por la enfermedad de un hermano, dar de comer al perro, cumplir con su trabajo y hacer con alegría los encargos que les piden.
Estos son los santos de hoy, los que van en el metro, rezan a la Virgen, trabajan en el campo, escriben a máquina, descansan el fin de semana y vuelven todos los lunes al mismo trabajo, preocupándose sólo de hacer extraordinariamente bien aquello que les ha tocado hacer.
 Jesús Urteaga Loidi
Nuestra vida se convierte en un lío porque tomamos por realidad lo que no son más que programaciones que no nos sirven de nada y nos agarramos a ellas porque no sabemos descubrir otra cosa. En el fondo, tenemos una enorme inseguridad y, para sentirnos mejor, vamos a consultar a los que creemos que saben más que nosotros, creyendo que ellos nos van a solucionar los problemas. Pero los problemas, que sólo existen en nuestra imaginación, sólo “despertando” los solucionaremos.
ANTHOHY DE MELLO SJ.
Según el Evangelio el “ser uno mismo” significa cavar hasta que uno encuentre ese don insustituible que está escondido en cada ser humano. A través de ese don único, que no se parece en nada al don del otro, el ser humano se realiza en Dios. 
R. Schutz
El amor a Dios está íntimamente unido al amor al prójimo. Y el amor al prójimo unido al amor a Dios...

El Señor, nuestro Dios, es el único Señor, y amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda tu mente y con todas tus fuerzas. El segundo es: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. No existe otro mandamiento mayor que éstos. Mt12,29-31

jueves, 15 de marzo de 2012

"Lo esencial no es actuar, sino dejarnos conducir por Dios para hacer su voluntad"
Guy de Billy.
Misionero jesuita en el Chad y Camerún 
"Pocos comprenden bien lo que Dios haría de ellos si le dejaran hacer..."
Palabras atribuidas a San Ignacio de Loyola. 
Las curaciones de Jesús no son solo actos unilaterales, Jesús incluye a quien va a ser curado. El enfermo a curar no es un elemento pasivo, sino activo de la curación. Nuestras heridas y dolencias no son erradicadas de golpe como si se nos borrara la memoria, se trata de un proceso a veces doloroso en el que nos curamos de aquellas cosas que nos hacen daño. Y Jesús nos acompaña en ese proceso…
P. Víctor Hugo Miranda, SJ

“Se leer y releer los acontecimientos de mi vida para descubrir en ellos lo que el Señor quiere decirme?”
Ser hombres de luz
es no evadirnos
de nuestra realidad
Es construir
nuestra historia
con los demás.
(Mons. E. Angelelli)

En este jueves que comienza le pedimos a María, Madre de Jesús y nuestra que nos siga acompañando en este camino cuaresmal.
Nos consagramos a Ella diciéndole:


Oh, Señora mía, oh Madre mía,
yo me ofrezco todo a Ti,
y en prueba de mi filial afecto
te consagro en este día:
mis ojos, mis oídos, mi lengua, mi corazón,
en una palabra todo mi ser.
Ya que soy todo tuyo, oh Madre de bondad,
guárdame, defiéndeme, utilízame,
como instrumento y posesión tuya.
Amén.

miércoles, 14 de marzo de 2012

Terminamos el día, orando por las vocaciones sacerdotales...
Cuaresma de la alegría
¿Cuaresma y alegría? Parece pura contradicción. Y sin embargo la cuaresma es el camino que nos conduce a la Pascua, la gran fiesta cristiana, la fiesta de la alegría por excelencia. No es un tiempo de tristeza, sino de alegría. Vivir la Cuaresma en negativo sería casi blasfemo. No mortificaciones, sino vivificaciones; penitencias para la conversión; no culpa, sino gracia. Los sacrificios son para la generosidad. Las mortificaciones nos llevan a una vida mejor.
La Cuaresma es un tiempo gozoso, no es privación, sino enriquecimiento. No es negatividad, sino creatividad. Es un esfuerzo por renovar, construir y conquistar. Ayuda a crecer, a rejuvenecerse, a desarrollar las mejores cualidades, a estar más contentos con nosotros mismos. El compromiso hacia fuera no tardará en llegar. La conversión puede exigir a veces una terapia liberadora. Hay que renunciar a todo lo caducado, a todo lo que en nosotros se ha pasado de fecha.
Convirtámonos a la vida y a la felicidad. Cuando sentimos la vida interior, cuando nos centramos en el amor, cuando captamos y compartimos la vida de los demás, cuando nos abrimos al misterio de la vida, entonces experimentamos la libertad y el gozo de existir. Nos convertimos, no en poseedores, sino en adoradores; no en coleccionistas de arte, sino en artistas; no en repetidores, sino en creadores. El que 'es' siente, vibra, crea, crece, ama, vive. (…)
Mons. Manuel Sánchez Monge, Obispo de Mondoñedo- Ferrol
La puerta para entrar en el "Castillo Interior" es la ORACIÓN
Santa Teresa de Jesús
Señor perdona mis faltas y enojos, Indigna soy de tu Amor, y sin embargo sólo en él encuentro cobijo y calma. Todo me viene de Ti, y es por tu gracia que estoy en la vida. Quiero servirte, pero de a ratos soy cómoda y me quedo en espacios seguros.  Deseo dar vida a la misión que me encomiendas  y cumplir tu  Palabra. No permitas que esquive tu mirada ni la de mis hermanos necesitados. Sacúdeme si es necesario, despiértame de mi letargo y llámame cada día a servirte. No aceptes un no por respuesta. No quiero ser tibia. Mi corazón te necesita. Anida en mi alma, Señor…
@Ale Vallina

martes, 13 de marzo de 2012

Todo lo que hagas dejará una huella en los demás... 
SE TE HABÍA OLVIDADO??


Cuánto amor hay en el cielo para ti.
Deseo recordarte que siempre habrá
una fuente abierta y la abundante lluvia
te hará mantener en tu pensamiento
lo importante que eres para Dios,
lo intenso que te ama y lo fuerte
que te abraza para jamás dejarte.
Eres el latir del corazón de Cristo Jesús.
Eres la razón de su llegada al mundo.
Eres la sonrisa que acaricia sus labios
desde ahora y para siempre.
¡Créelo!, es cierto, sino mira al calvario...
Siempre que tiendas a juzgarte, haz un alto
en tus pensamientos y alaba a Dios por lo que
sí te dio para que adornes todo lugar en el cual estés.
Mantén presente que Dios maneja tu dolor
en una forma perfecta, como sólo
un Padre Santo puede hacer.




Repite con calma esta letanía:
En las horas de duda... dame luz
En las horas de cansancio... dame fuerza
En las horas de miedo... dame valor
En las horas de dolor... dame paz
En las horas de rendición... dame coraje
‎"No tengan miedo. Mírenlo a El. El Amor es más fuerte....."
Juan Pablo II

¡Miserable! Me suplicaste, y te perdoné la deuda. ¿No debías también tú tener compasión de tu compañero, como yo me compadecí de tí? 
Mt 18, 33
Qué sientes al leer este párrafo del Evangelio de hoy?

lunes, 12 de marzo de 2012

Creo en el Espíritu Santo.
Creo que él puede desmontar mis prejuicios.
Creo que él puede cambiar mis hábitos.
Creo que él puede superar mi falta de interés.
Creo que él me puede dar fantasía para amar.
Creo que él me puede poner sobre aviso frente al mal.
Creo que él me puede dar valentía para hacer lo que es bueno.
Creo que él me puede inspirar amor a la palabra de Dios.
Creo que él me puede dar un hermano, una hermana que me acompañan en mi caminar.
Creo que él puede penetrar y transformar todo mi ser.
K.   Rahner.

Señor te pido que mi oración me acerque a los hermanos. Especialmente a aquellos que me disgustan o me resultan antipáticos. Quiero poder mirarlos con los ojos de Amor con los que Tú los miras. Auxilia mi corazón temeroso para poder brindarme con generosidad a todos lo que pones en mi camino. Y por favor camina siempre a mi lado porque yo sin Ti me pierdo...
@Ale
El Problema no es
si te buscas o no más problemas
El problema no es
ser capaz de volver a empezar
El problema no es
vivir demostrando
a uno que te exige
y anda mendigando
El problema no es
repetir el ayer
como fórmula para salvarse.
El problema no es jugar a darse
El problema no es de ocasión
El problema Señor
sigue siendo sembrar amor.

El problema no es
de quien vino y se fue o viceversa
El problema no es
de los niños que ostentan papás
El problema no es
de quien saca cuenta y recuenta
y a su bolsillo
suma lo que resta
El problema no es de la moda mundial
ni de que haya tan mala memoria
El problema no queda en la gloria
ni en que falten tesón y sudor
El problema Señor
sigue siendo sembrar amor.

El problema no es
despeñarse en abismos de
ensueño
porque hoy no llegó
al futuro sangrado de ayer
El problema no es
que el tiempo sentencie extravío
cuando hay juventudes
soñando desvíos
El problema no es
darle un hacha al dolor
y hacer leña con todo y la palma
El problema vital es el alma
El problema es de resurrección
El problema Señor
será siempre
sembrar amor.

                        (Silvio Rodríguez).



domingo, 11 de marzo de 2012

Padre camina por mi casa y llévate todas mis preocupaciones, lo que me angustia, lo que me quita la paz, lo que me aleja de Ti.

Blogroll