sábado, 19 de mayo de 2012


 Hemos de volver al Evangelio como nuevo comienzo. Ya no sirve cualquier programa o estrategia pastoral. Dentro de unos años, escuchar juntos el Evangelio de Jesús no será una actividad más entre otras, sino la matriz desde la que comenzará la regeneración de la fe cristiana en las pequeñas comunidades dispersas en medio de una sociedad secularizada.

José Antonio Pagola
Del Evangelio de hoy.

Pidan y recibirán, y tendrán una alegría que será perfecta. 
Jn 16,23b-28.

viernes, 18 de mayo de 2012

Nuestro mundo roto, pero digno de ser amado...

La oración es el reconocimiento de nuestros límites y de nuestra dependencia: venimos de Dios, somos de Dios y retornamos a Dios. Por tanto, no podemos menos que abandonarnos a El, nuestro Creador y Señor, con plena y total confianza.
Juan Pablo II
Qué poco ruido hacen los verdaderos milagros! Qué sencillos son los acontecimientos esenciales! 
Antoine de Saint-Exupery
Los ojos son las ventanas del alma...
Cuál será tu mirada hoy? Acaso compasiva? O rencorosa? Tal vez amigable o enojada?
Y si nos decidimos este viernes a mirar a todo el que se nos cruce por el camino con una mirada de amor? Aún a aquellos que no nos resultan del todo simpáticos?
Qué les parece? Y si hacemos la prueba?
Que nuestra mirada hoy sea como la tuya, Señor. Amén.

@Ale 

jueves, 17 de mayo de 2012


Bondadoso Dios: Toca nuestros ojos , para que podamos ver con claridad; toca nuestros oídos para que podamos escuchar atentamente; toca nuestra boca, para que podamos llevar con alegría Tu Mensaje; toca nuestras manos, para que podamos darnos con disposición toca nuestra vida , para que seamos instrumentos del Espíritu Santo, toca nuestro corazón para que te sirvamos y nos permita sentir Tu amor. Amén”.
Traducido y adaptado. P. Gerardo Hands.
Que quienes te buscamos Señor sepamos discernir, 
para reconocer los sueños que tienes para nosotros, 
para nuestra vida...

Tu primer prójimo es tu familia...


La familia es una pequeña iglesia doméstica que representa a toda la Iglesia extendida por el mundo.
Concilio Vaticano II, LG


Dentro de poco, ya no me verán, y poco después, me volverán a ver". 
Entonces algunos de sus discípulos comentaban entre sí: "¿Qué significa esto que nos dice: 'Dentro de poco ya no me verán, y poco después, me volverán a ver'?. ¿Y que significa: 'Yo me voy al Padre'?".
Decían: "¿Qué es este poco de tiempo? No entendemos lo que quiere decir".
Jesús se dio cuenta de que deseaban interrogarlo y les dijo: "Ustedes se preguntan entre sí qué significan mis palabras: 'Dentro de poco, ya no me verán, y poco después, me volverán a ver'.
Les aseguro que ustedes van a llorar y se van a lamentar; el mundo, en cambio, se alegrará. Ustedes estarán tristes, pero esa tristeza se convertirá en gozo.
Jn 16,16-20.

miércoles, 16 de mayo de 2012

Cuanto más das más recibes
cuanto más enseñas más aprendes
cuanto más sueñas más creas
cuanto más te conoces más te quieres
cuanto más te quieres más los quieres
cuanto más meditas más sientes
cuanto más vives menos envejeces.

NO ENCAJAR EN EL MUNDO
Son así: diferentes. Insisten en hallar un sentido que vaya más allá de la mecanicidad en que tantos se mueven día a día; vivencian la compasión como algo natural, y buscan dónde ejercer el natural acto de servir; aman la belleza, los vínculos con hondura, el silencio fecundo; de modo sencillo o más vehemente, tienen urgencia por dejar una huella en la vida, por mejorar el mundo, aunque sea en su entorno más cercano. Intentan a diario poner en práctica sus mejores valores, con coraje y sensitividad, aun equivocándose.
Entonces… claro: no es inusual que personas así se sientan raras. Y podría decirse que lo son: pero preciosamente raras, como esas perlas o piedras de sutiles colores, difíciles de hallar. El problema es cuando este “sentirse raras” se traduce anímicamente como si fuera “ser defectuosas”. Y es que a veces ser diferente genera rechazos, burlas o discriminaciones, como las que padeciera Juan Salvador Gaviota por querer explorar el cielo para perfeccionar su vuelo, en vez volar para meramente subsistir. Entonces sufren, y se preguntan: “Por qué no puedo ser como los demás?”. Veamos por qué…
La mayoría de los seres humanos a medida que crecen y van interactuando con el mundo se desconectan de su propia esencia, su núcleo más íntimo, su verdadera identidad. Adquieren, en cambio, una identidad condicionada por el entorno, masificada, modelada por mandatos ajenos. En cambio, estas otras personas “raras” experimentan una enorme necesidad de ser fieles a lo más interno de sí. Y esto suele tener una consecuencia (sobre todo en la primera mitad de la vida): la de no encajar en el mundo. Como decía Herman Hesse, “tienen una dimensión de más”: la conciencia de que la vida es un camino, y de que en él encontramos las condiciones que nuestra interioridad necesita para ir siendo cada vez más completos, ayudando a otros para que lo sean. A lo largo de tantos años de ser terapeuta y docente investigué con constancia a personas que vivencian ese “no encajar en el mundo”. Así, vi que era necesario ponerle un nombre a ese sentir, y le llamé inadecuación esencial: una falta de pertenencia a las reglas del mundo, con la sensación dual de experimentar el gozo de sentirse en contacto con lo profundo, y a la vez percibirse como “fallado” por no ser “como los demás”.
Si la persona trabaja sobre sí, puede llegar a comprender que “no encajar” en la gran bandada significa que hay otra bandada: la de los que no encajan por los mismos motivos. Entonces, lo importante será no aislarse: abrirse al encuentro de quienes cultivan similares valores, y tomar conciencia de que no se está solo. Thoreau lo dijo así: “Si alguien no marcha a igual paso que sus compañeros, puede que eso se deba a que escuche un tambor diferente. Que camine al ritmo de la música que oye, aunque sea lenta y remota...”. Siguiendo esa música hallamos nuestro lugar en el mundo, nuestro sentido de existir; dejamos de percibirnos como defectuosos para, en cambio, celebrar nuestra singularidad y acompañar a otros a dignificar la propia. Nos vamos convirtiendo en agentes de cambio, marchando junto a los que escuchan un ritmo similar al nuestro. Somos muchos los que estamos en el mismo camino. Allí es donde sí encajamos los que sentimos “no encajar en el mundo”. Y es que estamos construyendo otro mundo! Para ese mundo nuevo, se requiere tu mano de obra. Porque, como en un Gran Concierto, las notas que ejecutes desde tu partitura son irremplazables: todos nos necesitamos de todos para que la más bella música sea cada vez menos remota...
Virgina Gawel. 
Cada persona tiene sus dones y sus talentos. Desear que todos hagan lo mismo, que todos piensen igual, que tengan los mismos gustos, tiempos y deseos es de “autoritarios”. Y esto vale tanto para una familia, una empresa, como para tu parroquia. 
No atropelles y no serás atropellado. Deja que sea Dios el que dirija y no pretendas que todos actúen como tu. Despierta...Lo entiendes?
María Bulls


Sin la oración, yo no podría llevar a cabo mi trabajo, aunque fuera tan sólo media hora. Yo saco mi fuerza de Dios por medio de la oración.
Madre Teresa de Calcuta

martes, 15 de mayo de 2012


Sin verdadera humildad, ni se crece en el espíritu, ni se aprovecha a los prójimos, ni se agrada a Dios.
San Francisco Javier

Pasé muchos años huyendo. De mis miedos, de mis fantasmas, de mis turbaciones. Pero un día comprendí que este mundo es de todos, pero quienes lo disfrutan de verdad son  los valientes.  
Y me decidí a enfrentar a los dragones…
Desde ese día las manos se me llenaron de flores y me crecieron alas en la espalda!!!
@Ale

Decir tu nombre, María, 
es decir que la Pobreza 
compra los ojos de Dios.
Decir tu nombre, María, 
es decir que la Promesa 
sabe a leche de mujer.
Decir tu nombre, María, 
es decir que nuestra carne 
viste el silencio del Verbo.
Decir tu nombre, María, 
es decir que el Reino viene 
caminando con la Historia.
Decir tu nombre, María, 
es decir junto a la Cruz 
y en las llamas del Espíritu.
Decir tu nombre, María, 
es decir que todo nombre 
puede estar lleno de Gracia.
Decir tu nombre, María,
es decir que toda suerte
puede ser también Su Pascua.
Decir tu nombre, María, 
es decirte toda Suya, 
Causa de Nuestra Alegría
Pedro M. Casaldáliga

Evangelio de hoy.

Ahora me voy al que me envió, y ninguno de ustedes me pregunta: '¿A dónde vas?'. 
Pero al decirles esto, ustedes se han entristecido. 
Sin embargo, les digo la verdad: les conviene que yo me vaya, porque si no me voy, el Paráclito no vendrá a ustedes. Pero si me voy, se lo enviaré.
Y cuando él venga, probará al mundo dónde está el pecado, dónde está la justicia y cuál es el juicio.
El pecado está en no haber creído en mí.
La justicia, en que yo me voy al Padre y ustedes ya no me verán.
Y el juicio, en que el Príncipe de este mundo ya ha sido condenado.
Juan 16,5-11.

lunes, 14 de mayo de 2012



Sean Santos. El santo encuentra mil formas, aun revolucionarias, para llegar a tiempo allá donde la necesidad es urgente; el santo es audaz, ingenioso y moderno; el santo no espera a que vengan de lo alto las disposiciones y las innovaciones; el santo supera los obstáculos y, si es necesario, quema las viejas estructuras superándolas; pero siempre con el amor de Dios y en absoluta fidelidad a la Iglesia a la que servimos humildemente porque la amamos apasionadamente.
Pedro Arrupe sj. “Sacerdotes para la Iglesia y para los hombres”

El Santo de la eterna sonrisa nos recuerda que el dolor también es parte de la vida, y que nos ayuda a crecer...

Hay quienes quieren desarrollarse pero sin dolor. No han comprendido aun lo que es crecer...Quieren desarrollarse por el canto, por el estudio, por el placer y no por el hambre, la angustia, el fracaso y el duro esfuerzo de cada día, ni por la impotencia aceptada, que nos enseña a unirnos al poder de Dios. El dolor es bienhechor, por que me enseña mis limitaciones, me purifica, me hace extenderme en la cruz de Cristo, me obliga a volverme Dios... 

San Alberto Hurtado
Cuidemos a los niños. Cuidemos a nuestros hijos, a nuestros nietos y sobrinos. Hagámonos responsables de la niñez abandonada. Colaboremos en alguna institución que se ocupe de la niñez enferma y desamparada. 
Los niños son vulnerables, necesitan de adultos responsables y amorosos que los cuiden.
Todos podemos hacer algo por ellos. En tu familia, en tu barrio, parroquia, colegio, centro de salud, en la calle...
Son el futuro. No los abandonemos.
@Ale.

domingo, 13 de mayo de 2012

«Permanecer en el amor»


En aquel tiempo, Jesús habló así a sus discípulos: «Como el Padre me amó, yo también os he amado a vosotros; permaneced en mi amor. Si guardáis mis mandamientos, permaneceréis en mi amor, como yo he guardado los mandamientos de mi Padre, y permanezco en su amor. Os he dicho esto, para que mi gozo esté en vosotros, y vuestro gozo sea colmado.» Este es el mandamiento mío: que os améis los unos a los otros como yo os he amado. Nadie tiene mayor amor que el que da su vida por sus amigos. Vosotros sois mis amigos, si hacéis lo que yo os mando. No os llamo ya siervos, porque el siervo no sabe lo que hace su amo; a vosotros os he llamado amigos, porque todo lo que he oído a mi Padre os lo he dado a conocer. No me habéis elegido vosotros a mí, sino que yo os he elegido a vosotros, y os he destinado para que vayáis y deis fruto, y que vuestro fruto permanezca; de modo que todo lo que pidáis al Padre en mi nombre os lo conceda. Lo que os mando es que os améis los unos a los otros».
Jn 15, 9-17

¿Cómo permanecer en el amor de Dios? ¿En qué consiste el gozo de Dios? ¿Es posible amar como Él nos amó?
Es evidente que cultivar el amor incluye gestos, palabras y actitudes. Nadie puede decir que ama verdaderamente y descuida aquellas expresiones que son manifestación de ese amor. Pero también es cierto, que podemos quedar encerrados en la formalidad de los gestos o fórmulas y «vaciar de contenido mi Te quiero» como dice una canción.
 Debemos estar muy atentos para no ser presa del engaño de quedar atrapados en las formulas o frases hechas, que mantienen la fachada de amor pero por dentro van dejando un vacío enorme…
La gran tentación que tiene el cristiano actual ante los cambios y las incertidumbre que reina en todos los ámbitos, aún en el seno de la iglesia, es la de “asegurar” su fe detrás de las formulas y practicas religiosas. La fe en Dios y el amor al prójimo no se mide solamente por los actos externos.
 Las prácticas religiosas están en función de la relación íntima con Dios. Pero cuando se vacían del contenido esencial que es el amor, para recubrirse de la “seguridad” que le otorgan las prácticas externas poco a poco se convierten en un yugo para el creyente.
“Permanecer en su amor” no significa “quedarse atrapado” detrás del formalismo religioso, sino nutrir la vida de evangelio...
¿Cómo puedo conocer si permanezco en el amor del evangelio?
Tal vez la repuesta podemos encontrarla en las palabras de Jesús que nos dice «No me habéis elegido vosotros a mí, sino que yo os he elegido a vosotros».
¿Qué nos quiere decir con ello? Que Dios nos ha elegido. SU AMOR nos ha elegido. No son nuestros méritos lo que hace que Dios vuelva sus ojos hacia nosotros, sino su amor gratuito. «Él nos amó primero» y desde esta realidad nuestras practicas religiosas no deben convertirse en una búsqueda egocéntrica de reconocimiento ante Dios, sino en expresión de agradecimiento a ese amor…
No debemos ir a misa con el objetivo de cumplir con el precepto, sino con el deseo de encontrarnos con Dios en la eucaristía.
Es Él quien nos invita a su mesa. Y el hecho de participar de la cena del Señor es un gesto de amor y no de obligación.
Yo lamento mucho cuando las personas se confiesan de no haber cumplido con el precepto de ir a misa, porque ello denota que hay mas conciencia de haber roto la ley que de haber rechazado la invitación de Dios a sentarse a su mesa…
«Permanecer en el amor», no significa repetir fórmulas externas sino renovar constantemente el sentido de lo que expresamos.

 P. Javier  Rojas sj


El trece de mayo
la Virgen María
bajó de los cielos
a Cova de Iría.
A tres pastorcitos
la Madre de Dios
descubre el misterio
de su Corazón.
Vestida de blanco
más bella que el sol,
la Reina del cielo
así apareció.
Del cielo ha bajado
la Madre de Dios,
El Santo Rosario
rezar nos mandó.
El Santo Rosario
constantes rezad,
y la paz al mundo
el Señor dará.
Haced penitencia
haced oración,
por los pecadores
que imploran perdón.

Blogroll