sábado, 18 de agosto de 2012


¿Qué es Magis, esta "lengua" que hablan muchos cristianos?
No es un "plus" en el tener, 
sino una exageración en el ser.
No compite compulsivamente para ser la mejor estrella, 
sino que gana estrellas hasta crear un firmamento
No es insatisfacción del que siempre tiene sed: 
Magis es deseo de Algo que no se consume.
No es un superlativo a alcanzar, 
sino un comparativo a ascender.
No se produce, 
sino que se recibe, se anda y se actúa...
Magis, esa "santa audacia" en palabras de Arrupe,
Ignacio lo definió así: "Alcanza la excelencia y compártela".
¿Hablas Magis?


Fuente: Espiritualidad ignaciana

Podemos hacer del Padre Hurtado una estampita, un cuadro para colgar, un ídolo... alguien que está en nuestros muros para recordarle cada 18 de agosto. Ahí no molesta, no pregunta, no incomoda, no toca la vida... no compromete.
Pido para que la memoria del Padre Hurtado nos golpee el corazón... no para hacer lo que él hizo, sino para que nos atrevamos a mirar nuestras calles y preguntarnos qué voy a hacer yo para que nuestro mundo sea más justo y alegre.
Nemo Castelli sj

Pensamiento de sábado:
Los semejantes se atraen. Limítate a ser quien eres: Sereno, Transparente y Brillante. Cuando irradiamos lo que somos, cuando solo hacemos lo que deseamos hacer, esto aparta automáticamente a quienes nada tienen que aprender de nosotros, y atrae a quienes sí tienen algo que aprender y también algo que enseñarnos…
Richard Bach


Señor, son tantos los que sufren
En el mundo de hoy
Y tan pocos los que saben
Olvidar su dolor

Yo quiero ser Luz
Que refleje tu lampara
Y levadura buena
Que te esponje las almas

Te doy gracias Señor
Porque has resucitado
Y mataste en mi alma
La angustia del pecado

Si me pides la vida
Quiero darla contento
Si no quieres que muera
Quiero vivir sonriendo

Quiero reír,
Quiero soñar,
Quiero darles a todos
La alegría de AMAR!
San Alberto Hurtado
“La única derrota es alejarse de Cristo.”
San Alberto Hurtado

viernes, 17 de agosto de 2012


Comencemos por practicar la justicia, pues mientras no se ha cumplido la justicia no se puede pensar en caridad.
San Alberto Hurtado.

Oración a San Alberto Hurtado


San Alberto Hurtado:
Amigo de los niños y de los pobres,
de los enfermos y desamparados.
Tú conociste el dolor y la enfermedad,
Tú supiste del desprecio y la persecución.
A ti queremos suplicarte
que des sentido a nuestros sufrimientos.
Ayúdanos a asociar nuestra pasión a la
Pasión salvadora de nuestro Señor Jesucristo.
“Si sufrimos pacientemente con Él,
también reinaremos con Él”.
Danos fortaleza y esperanza
para conocer el triunfo de la Resurrección.
Ayúdanos a sufrir
junto a todos los sufrientes de este mundo.
Y que un día el Padre Hurtado
pueda ser para nosotros el camino de santidad.
María, Virgen de la Paz y del Consuelo,
Señora de los Tristes y Solitarios,
ruega por todos nosotros.

Amén

Dar explicaciones de porqué hacemos o dejamos de hacer ciertas cosas, para algunos puede ser suficiente para comprendernos de verdad...En cambio para otras personas tan sólo son excusas...
Nadie mejor que Dios, conoce nuestro corazón, nuestras intenciones, y el porqué de nuestras acciones ante las diversas circunstancias...
Nunca podremos contentar a todos. Esto es imposible. Sólo debemos tratar de contentar a Dios y estar conforme con nosotros mismos y con lo que hemos discernido a la luz del Espíritu...
@Ale Vallina.

jueves, 16 de agosto de 2012


“Nadie hace más que aquél, que no hace más que una sola cosa.”.
Ignacio de Loyola
Esta afirmación de Ignacio se parece a aquella que nos dice “que el que mucho abarca poco aprieta”.
Te has preguntado cuál es tu actitud en la vida? Tomas más responsabilidades de las que te puedes ocupar realmente?
Eres consciente de tus límites? Tratas de hacer bien lo que tienes por delante. O  te embarcas en cuanta actividad te ofrecen sin medir las consecuencias? Crees que es mejor poco, pero bueno; que mucho y a medias? 
Que despierta en ti la afirmación de San Ignacio?


Me cuesta decidirme?
En qué terrenos sobre todo?
A qué se debe?
Pueden los ejercicios espirituales ayudarme a tomar buenas decisiones?

Acéptate como eres.  Lo que no  reconocemos ni aceptamos no lo podemos transformar...
Señor, ayúdanos a aceptarnos tal como Tú nos aceptas.

Del Evangelio de hoy
 Pedro preguntó a Jesús: Señor, ¿cuántas veces deberé perdonar a mi hermano, si me hace algo malo? ¿Hasta siete?
Jesús le contestó: No te digo hasta siete veces, sino hasta setenta veces siete.
Mt 18, 21-35.

El Evangelio de hoy nos pone frente a frente con la realidad de que perdonar no es un proceso fácil. De hecho, el propio Jesús, nos dice que debemos perdonar "siempre" ( expresión: setenta veces siete).
Perdonar es siempre un proceso, a veces lento. En ocasiones, no tanto. Pero sobre todo es una GRACIA que nos otorga el Señor.
Perdonar es siempre "liberador". Lo digo por propia experiencia. Cuando llega el perdón a nuestra vida, un velo comienza a correrse, y vemos con ojos "nuevos" lo que antes nos causaba irritación...
En general, a quienes tenemos que perdonar es a aquellos que realmente nos importan. El que me toca un bocinazo por la calle, o el mozo del restaurante que me trae la comida helada, o aquél conocido que no me saluda no me hieren al punto de necesitar perdonarlos...Son situaciones intrascendentes en mi vida...
A los que sí necesitamos perdonar son a nuestros padres, al esposo/a, al amigo/a del que experimentamos una traición, a un hijo/a, a aquellas personas que nos han dañado profundamente. Y también perdonarnos a nosotros mismos...
Es una innegable realidad:  el perdón nos libera de pesadas mochilas...La vida cambia para bien, y aunque no olvidemos la agresión ya no nos afecta en nada...
Insisto en que es una GRACIA. Y como toda gracia hay que pedirla y nos la concede Dios. 
@Ale Vallina

miércoles, 15 de agosto de 2012


Tenemos la certeza de que todo está en los planes de Dios (aún aquellas cosas que no entendemos), por eso renovamos nuestra esperanza en el Señor, que nunca nos defrauda...
Él hace posible lo imposible.

Sentir y experimentar el propio valor, no es una realidad que se consigue simulando o aparentando lo que uno no es. No se conquista a fuerza de “fanfarronear” lo que se tiene o se puede tener, no es así como uno llega a sentirse seguro de sí mismo. El ser humano no adquiere confianza en sí mismo buscando sobresalir ante los demás exagerando alguna capacidad o virtud…
La conciencia del propio valor, viene de lo alto, de arriba, de Dios.  Es teniendo la certeza y la vivencia de sentirme amado por Alguien, a quien jamás podré igualar y que no necesita de mis logros para amarme, como adquiero la sana conciencia de ser valioso. Así, además puedo amar y valorar a los demás…
P. Javier Rojas sj


La Madre de Dios, nuestra Virgen María, terminado el curso de su vida en la tierra fue llevada en cuerpo y alma a los cielos. Así lo quiso Dios.
María, la llena de gracia, la mujer del sí al Señor, nos recuerda que la última palabra en nuestra historia siempre la tiene Dios…
@Ale Vallina.

martes, 14 de agosto de 2012

Ignacio nos instó a orar con los cinco sentidos: la vista, el tacto, el oído, el gusto y el olfato. La oración que sólo utiliza la razón no es suficiente para afectar nuestra voluntad. Necesitamos generar experiencias dentro de la oración que realmente afecten los sentidos, para impulsarnos a ordenar nuestros afectos desordenados. San Ignacio nos dice que “no el mucho saber harta y satisface el alma, sino el sentir y gustar de las cosas internamente”. Eso tenemos que hacer: contemplar a ese Dios que se hace presente en la naturaleza, en la creación, en el universo, en los otros seres humanos y en mi persona…

No intentes ser perfecto porque no lo lograrás. La perfección solamente le pertenece a Dios...Los humanos cometemos errores todos los días, e intentamos aprender de ellos.
Además de insano para la propia salud, las personas que tienen como meta la perfección en todos los actos de su vida suelen ser muy rígidas en sus concepciones y exigen consciente o inconscientemente la perfección en los demás...
Así que dejemos la perfección a Quien corresponda e intentemos ser "moldeables" por Aquél que todo lo sabe. De la mano del "Perfecto" nuestros errores diarios pueden ser modificados por Su amor y por nuestra confianza en  que ello es posible.
Dejemos a Dios ser Dios!!!
@Ale Vallina.


Evangelio de hoy

En aquella misma ocasión los discípulos se acercaron a Jesús y le preguntaron: ¿Quién es el más importante en el Reino de los cielos?
Jesús llamó entonces a un niño, lo puso en medio de ellos y dijo: Les aseguro que si ustedes no cambian y se vuelven como niños, no entrarán en el Reino de los cielos. 
El más importante en el Reino de los cielos es el que se humilla y se vuelve como este niño. Y el que recibe en mi nombre a un niño como éste, me recibe a mí.
No desprecien a ninguno de estos pequeños. Pues les digo que en el cielo los ángeles de ellos están mirando siempre el rostro de mi Padre celestial.
¿Qué les parece? Si un hombre tiene cien ovejas y se le extravía una de ellas, ¿acaso no dejará las otras noventa y nueve en el monte, para ir a buscar la oveja extraviada?
Y si logra encontrarla, de seguro se alegrará más por esa oveja que por las noventa y nueve que no se extraviaron.
Así también, el Padre de ustedes que está en el cielo no quiere que se pierda ninguno de estos pequeños.

MATEO 18, 1-5. 10. 12-14.

lunes, 13 de agosto de 2012


Sean Santos...
El santo encuentra mil formas, aun revolucionarias,
para llegar a tiempo allá donde la necesidad es urgente;
el santo es audaz, ingenioso y moderno;
el santo no espera a que vengan de lo alto
las disposiciones y las innovaciones;
el santo supera los obstáculos y, si es necesario,
quema las viejas estructuras superándolas;
pero siempre con el amor de Dios y en absoluta fidelidad a la Iglesia
a la que servimos humildemente porque la amamos apasionadamente.
Pedro Arrupe sj

Salvar el alma es conocer el tesoro que oculto llevábamos en nosotros: la vida de la Trinidad, “vendremos a él, y haremos morada en él” (Jn 14,23).  Salvar el alma es por consiguientes la felicidad.  El deseo de ser felices es en nosotros tan connatural como la respiración.  Aquí no encontramos sino granitos de felicidad; allá, en el cielo, la felicidad sin sombras ni atenuaciones ¡La bienaventuranza eterna! ¡La vida eterna! ¡El cielo! Tres bellísimas expresiones del pueblo cristiano con las cuales hace profesión de su destino eterno: “Creo en la vida eterna”.
San Alberto Hurtado

Los cristianos estamos obligados a utilizar los mejores medios de comunicación a nuestro alcance en cada época para difundir el Evangelio de Cristo.
Juan Pablo II


Con un amigo podemos permanecer en silencio y saber que Dios está allí, con los dos.
Henri Nouwen

Después de la muerte no hay otro 'después'. Palabras como después o antes pertenecen a nuestra vida mortal, a nuestra vida en el tiempo y espacio.
La muerte nos libera de los límites de la cronología y nos lleva al 'tiempo' de Dios, que es atemporal. Las especulaciones sobre la vida después de la muerte, por lo tanto, no son más que eso: especulaciones.
Después de la muerte no hay 'primero' ni 'más tarde', ni hay 'aquí ' o 'allá', ni 'pasado', o 'presente', o 'futuro'. Dios es todo en todos.
El fin de los tiempos, la resurrección de los cuerpos, y la nueva venida gloriosa de Jesús no están separados en el tiempo para aquellos que ya no están en el tiempo.
Para nosotros, que todavía vivimos en el tiempo, es importante que no actuemos como si la nueva vida en Cristo fuera algo que podemos abarcar o explicar. El corazón y la mente de Dios son mayores que los nuestros. Todo lo que se nos pide es confianza.
Henri Nouwen.

domingo, 12 de agosto de 2012


Hoy partió a la casa del Padre, mi querido amigo el padre Alberto Luis Aguirre SJ. El Padre Alberto representó para mí la persona que me acompañó espiritualmente por más de 25 años, un buen amigo, un consejero sensible y cariñoso y un ejemplo de vida. Sacerdote hasta la médula, preocupado por los pobres, por el cumplimiento de los derechos humanos, por la igualdad social, supe compartir con él charlas interminables sobre política, religión, música, y su gran pasión: la historia. Las evoco ahora en mi memoria y me emociona saber cuánto aprendí de él.
Fue el cura que celebró mi casamiento, bautizó a mis tres hijos y bendijo mi hogar cuando pudimos con mi esposo tener nuestra casa propia. Fue compañero respetuoso de mis procesos personales y espirituales. Recuerdo que el primer invitado a cenar a mi casa, cuando recién me casé fue él. Sencillo, humilde, con esa mirada preciosa de amables ojos celestes, solía cantarnos tangos de Gardel o canciones de Mercedes Sosa después de almorzar, cuando el solcito de la siesta invitaba a una amigable sobremesa. 
Me prestó tantos libros durante años… Después los comentábamos con avidez, alegres del compartir…Sabía de cine, de música y era un lector excepcional. Daba gusto conversar con él.
Sus homilías eran de una profundidad y de un compromiso con Jesús inigualables. Aún conservo unas escritas de su puño y letra que me regaló hace como 15 años.
El año pasado había cumplido 60 años en la Compañía de Jesús. De ese momento es la foto que les comparto. Había tenido durante los últimos 10 o 12 años serios problemas de salud, y contaba con muchas operaciones en su haber. A pesar de su edad, 86 años, se había entusiasmado con las nuevas tecnologías informáticas, y eso nos permitía de vez en cuando chatear o mandarnos mail. Pero lo que más le gustaba era que lo fueran a visitar….siempre recibía con alegría a sus amigos.
Cuando se le preguntó una vez quién era Jesús para él y cómo había experimentado en su vida el Reino, contestó: “Jesús es para mí la cercanía de Dios entre los hombres. Lo veo (sin poder verlo de otro modo) indisolublemente ligado al anuncio y realización de su Reino. De este modo lo siento vivo en mi existencia, especialmente en la misión.”( Misión Digital, año 2011)
Había sido muy amigo y confesor de Monseñor Angelelli y de padre Jorge Contreras. A este último tuve la bendición de conocerlo de la mano del propio padre Alberto…Todos fueron sacerdotes como él: coherentes, sencillos y muy preocupados por los humildes. Alejado de la Iglesia opulenta, deseaba, y así lo hizo, servir a los demás, desde la sencillez…
Sé que voy a extrañarlo mucho, y siento un vacío muy doloroso desde que supe hace una horas que había partido…pero le estoy profundamente agradecida a Dios por haberlo puesto en mi camino y por haberme convertido en su hija en el espíritu.
Mis chicos aún conservan una virgencita pequeñita, de plástico fosforescente, que brilla en la oscuridad que él les había regalado. Esa imagen los acompaña desde hace años en su habitación…Ahora ese brillo será más especial aun.
Gracias Alberto por tu amistad y cariño sinceros, por ser el amigo-sacerdote que todos quisieran tener… Ahora descansas con el Padre y sé que desde allí nos cuidarás y pedirás por todos los que te conocimos y amamos. Gracias Alberto querido por tanto!!!
@Ale Vallina.

Evangelio de hoy

Los judíos murmuraban de él, porque había dicho: "Yo soy el pan bajado del cielo". 
Y decían: "¿Acaso este no es Jesús, el hijo de José? Nosotros conocemos a su padre y a su madre. ¿Cómo puede decir ahora: 'Yo he bajado del cielo'?" 
Jesús tomó la palabra y les dijo: "No murmuren entre ustedes. 
Nadie puede venir a mí, si no lo atrae el Padre que me envió; y yo lo resucitaré en el último día. 
Está escrito en el libro de los Profetas: Todos serán instruidos por Dios. Todo el que oyó al Padre y recibe su enseñanza, viene a mí. 
Nadie ha visto nunca al Padre, sino el que viene de Dios: sólo él ha visto al Padre. 
Les aseguro que el que cree, tiene Vida eterna. 
Yo soy el pan de Vida. 
Sus padres, en el desierto, comieron el maná y murieron. 
Pero este es el pan que desciende del cielo, para que aquel que lo coma no muera. 
Yo soy el pan vivo bajado del cielo. El que coma de este pan vivirá eternamente, y el pan que yo daré es mi carne para la Vida del mundo". 
Juan 6,41-51

Que sean niños los niños.
Que sean niños, y no clientes de las compañías de celulares, o vendedores de rosas en los bares, o estrellas descartables de la televisión.
Niños, no limpiavidrios en los semáforos, o botín de padres enfrentados o repartidores de estampitas en los subtes.
Que no sean niños soldados, los niños. Que sean niños los niños, simplemente. Que no sean foto de un portal pornográfico. Que no sean los habitantes de un reformatorio.
Que no sean costureros en talleres ilegales de ningún lugar del mundo.
Que sean niños los niños, y no un target.
Que no sean los que pagan las culpas. Los que reciben los golpes. Los bombardeados por publicidad. Que sean niños los niños. Todo lo aniñados que quieran. Todo lo infantiles que quieran. Todo lo ingenuos que quieran. Que hagan libremente sus niñerías.
Que se dediquen a ser niños y no a otra cosa.
Que no sean los que no juegan, los acosados por las preocupaciones, los tapados de actividades.
Que sean niños los niños y se los deje preguntar sin levantar la mano, formar filas torcidas, llevar alguna vez la Bandera no por ser mejor alumno, sino por ser buen compañero.
Que sean niños los niños y no los incentivados con desmesura a consumir todo lo que saca el mercado.
Que sean niños, y no los que aspiran pegamento en una esquina o fuman paco en la otra, tan de nadie, tan desprotegidos.
Niños, no nombres que tienen que rogar por recibir el apellido paterno o la cuota de alimentos.
Que sean niños los niños.
Y que los niños sean lo intocable, que sea la gran coincidencia en cualquier discusión ideológica; que por ellos se desvelen los economistas de todas las corrientes, los dirigentes de todos los partidos, los periodistas de todos los medios, los vecinos de todas las cuadras, los asistentes sociales de todas las municipalidades, los maestros de todas las escuelas.
Que sean niños los niños, y no el juguete de los abusadores.
Que sean niños, no "el repetidor" o "el conflictivo" o "el que nunca trae los deberes".
Niños, y no los que empujan el carro con cartones.
Que sean niños los niños, simplemente.
Que ejerzan en paz el oficio de recién llegados.
Que se los llame a trabajar con la imaginación o con lápices de colores.
Que se los deje ser niños, todo lo niños que quieran.
Y que los niños sean lo importante, que por ellos lleguen a un acuerdo los que nunca se ponen de acuerdo; que por ellos se dirijan la palabra los que no se hablan, que por ellos hagan algo los que nunca hicieron nada.
Que sean niños los niños y que no dejen de joder con la pelota.
Que sean niños en su día. Que lo sean todos los días del año. Que sean felices los niños, por ser niños. Inocentes de todo lo heredado.
Por Mex Urtizberea
FELIZ DÍA DEL NIÑO!!!

Blogroll