sábado, 15 de septiembre de 2012


El mundo Natural se mueve en ritmos, secuencias, y ciclos – el paso de las estaciones, el movimiento de las
Estrellas, la subida y el flujo de las mareas.
Las estaciones no se empujan las unas a las otras; ni las nubes avanzan al viento a través de los cielos.
Todas las cosas suceden en su momento adecuado – subiendo, cayendo, subiendo, como las olas de los
mares, en la rueda del tiempo.
En cada corazón del invierno yace una primavera templada, y detrás del velo de cada noche espera una puesta
sonriente

Kahlil Gibran
Para respondernos con sinceridad...

Nuestra Señora de los Dolores
¿Habrá dolor más intenso
que tu dolor dolorido?
¿Habrá, Señora, un gemido
más soledoso y más denso
que el que te enluta, hondo y tenso,
de morada y negra toca?
¡Oh turba que pasáis loca,
hijas de Jerusalén,
mirad la bondad sin bien:
mojad con hiel vuestra boca!
¿No son más blandas las piedras
y más compasivo el cielo
que mi corazón sin duelo,
cuando tú, como las hiedras
junto a la cruz, no te arredras
de ahogarte en esos oleajes
de hiel? Obscuros celajes
envolvían el Calvario,
y tú eras, Madre, el sudario
de aquel diluvio de ultrajes.
Dame ese llanto bendito
para llorar mis pecados;
dame esos clavos clavados,
esa corona, ese grito,
ese puñal, ese escrito
y esa cruz para loarte,
para urgirte y consolarte,
Oh Virgen de los Dolores,
para ir sembrando de flores
tu viacrucis parte a parte. Amén.
Himno de Laudes

María, Madre de los Dolores, ruega por nosotros a tu amado Hijo Jesús.

viernes, 14 de septiembre de 2012



Un conferencista hablaba sobre el manejo de la tensión. Levantó un vaso con agua y preguntó al auditorio:
- ¿Cuánto creen ustedes que pesa este vaso con agua?
Las respuestas variaron entre veinte y quinientos gramos.
Entonces el conferencista comentó: 
- No importa el peso absoluto. Depende de cuánto tiempo voy a sostenerlo. Si lo sostengo por un minuto, no pesa nada. Si lo sostengo durante una hora, tendré un dolor en mi brazo. Si lo sostengo durante un día completo, tendrán que llamar una ambulancia. Y es exactamente el mismo peso, pero cuanto más tiempo paso sosteniéndolo, más pesado se va volviendo.
Y concluyó: 
- Si cargamos nuestros pesos todo el tiempo, más pronto o más tarde, ya no seremos capaces de continuar, la carga se irá volviendo cada vez más pesada. Lo que tienes que hacer es dejar el vaso en algún lugar y descansar un poco antes de sostenerlo nuevamente. Tienes que dejar la carga de lado periódicamente, ¡De la forma que sea! Es reconfortante y te vuelve capaz de continuar. Entonces, antes de que vuelvas esta noche a tu casa, deja afuera el peso, en un rincón. No lo Cargues hasta tu casa. Mañana podrás recogerlo otra vez, al salir ( si es que lo necesitas)


 El Líbano recibió hoy a Benedicto XVI en su vigésimo cuarto viaje internacional. Anoche, en Beirut, en preparación a la visita del Pontífice a Líbano, tuvo lugar una vigilia de oración. En el evento participaron cristianos y musulmanes. Cuatro procesiones de jóvenes partieron de cuatro puntos de Beirut para llegar hasta el llamado “Jardín de María”, en el área de la plaza del Museo, llevando velas y banderas del país. 
En su estancia en Líbano, el Papa pernoctará en la Nunciatura apostólica en Harissa, localidad situada a 20 kilómetros de Beirut y donde se encuentra el Santuario de "Nuestra Señora del Líbano."
El Líbano posee la mayor población de cristianos en Medio Oriente: el 45% de sus 4 millones de habitantes.
Las autoridades locales dispusieron severas medidas de seguridad por la visita, que se limitará a la parte central del Líbano y al norte del país, donde vive la mayoría de los cristianos. 
La visita a Líbano no será sólo un mensaje de paz para la minoría cristiana de ese país, sino a toda la región, y a todos los credos y razas.

El pagano que hay en mí
Superado el miedo tras la muerte de Jesús, sus discípulos comienzan a actuar. Leemos en el libro de los Hechos de los Apóstoles: “Los apóstoles realizaban muchos signos y prodigios en medio del pueblo. Entonces, el sumo sacerdote y todos los de su partido, es decir, el grupo de los saduceos, llenos de rabia prendieron a los apóstoles y los metieron en la cárcel pública. Pero el ángel del Señor abrió por la noche la puerta de la cárcel, los sacó y les dijo: – Id, y anunciad al pueblo en el templo todo lo referente a este estilo de vida. Dóciles a este mandato, entraron de madrugada en el templo y se pusieron a enseñar”. (Hch 5, 12a.17-21a)
Parece que desde el principio los apóstoles tenían claro que su misión no consistía en predicar una doctrina o conseguir adeptos para una nueva “secta”, sino en anunciar y proponer con su palabras, su actuar y su testimonio un “estilo de vida”, una manera de encarar la vida, tal como habían aprendido del Señor Jesús.
Pero desde los inicios se les plantea un problema: ¿quiénes son los destinatarios de ese anuncio? ¿Los judíos? ¿Los gentiles? ¿Los judíos y los gentiles? ¿Los gentiles tenían que hacerse judíos para ser cristianos? El problema duró años. Para los judíos el mundo se dividía entre “ellos” (los únicos elegidos por Dios) y los “gentiles” lo de “fuera” del pueblo que no tenían acceso a Dios y a su salvación. Superar esta mentalidad en la primitiva Iglesia y considerar a los gentiles coherederos del Reino fue un proceso largo y conflictivo.
Cuando el cristianismo se convierte en la religión del imperio y las personas son cristianas por “imperativo legal” se da un paso atrás. Poco a poco vamos volviendo al esquema de los judíos y los gentiles. Ahora los elegidos y salvados somos nosotros, los que pertenecemos a la Iglesia, poseemos la salvación y la verdad, no necesitamos ser evangelizados porque la fe la recibimos junto con la leche materna. La misión va destinada a los de afuera, a los no-cristianos, a los paganos, a los otros. Hay que convertirlos para que entren en el redil de la Iglesia y no se condenen ya que “fuera de la Iglesia no hay salvación”. Parecía clarísimo quién evangeliza y quién es evangelizado.
Dice Tony de Mello que las ovejas y los cabritos del juicio final no se refiere a dos clases de personas, sino a dos realidades dentro de cada persona. Se salvará, pues, lo bueno que hay en cada uno, y se perderá, anulándose, lo malo. Es algo que ya había afirmado San Ambrosio de Milán en el siglo IV: “la misma persona se salva en parte y se condena en parte”.
La frontera entre adentro y afuera no es geográfica, de grupo, de cultura ni siquiera religiosa. La frontera pasa por el corazón de cada persona: hay una parte de mí que actúa según el estilo de vida de Jesús y hay otra parte de mí que actúa de acuerdo a otro estilo de vida que poco tiene que ver con el Evangelio. Esa parte es “el pagano que hay en mí” y que necesita ser evangelizado. Lo mismo pasa en todo pueblo o cultura y en el seno de la Iglesia: hay aspectos de la Iglesia de la Iglesia que estarían con las ovejas y otros que tendrían su lugar con los cabritos.
Pablo VI escribía en 1975: “Evangelizadora, la Iglesia comienza por evangelizarse a sí misma. Comunidad de creyentes, comunidad de esperanza vivida y comunicada, comunidad de amor fraterno, tiene necesidad de escuchar sin cesar lo que debe creer, las razones para esperar, el mandamiento nuevo del amor.” (E.N. 15)
En definitiva todos somos evangelizadores y evangelizados. Todos tenemos, como personas e instituciones, un pie dentro y un pie fuera de ese estilo de vida que es el cristianismo.

Bernardo Baldeón

Evangelio de hoy

Jesús puso esta comparación a sus discípulos: ¿Acaso puede un ciego servir de guía a otro ciego? ¿No caerán los dos en algún hoyo? 
Ningún discípulo es más que su maestro: cuando termine sus estudios llegará a ser como su maestro.
¿Por qué te pones a mirar la astilla que tiene tu hermano en el ojo, y no te fijas en el tronco que tienes en el tuyo? 
Y si no te das cuenta del tronco que tienes en tu propio ojo, ¿cómo te atreves a decir a tu hermano: “Hermano, déjame sacarte la astilla que tienes en el ojo”? 
¡Hipócrita!, saca primero el tronco de tu propio ojo, y así podrás ver bien para sacar la astilla que tiene tu hermano en el suyo.
Lc 6, 39-42

jueves, 13 de septiembre de 2012


Con este pensamiento: que no hay dolor estéril, que nada sucede por casualidad y que las enseñanzas nos llegan tanto por las alegrías como también a través del dolor nos despedimos Dios mediante hasta mañana.
Todo en nuestras vidas tiene un propósito porque Dios no juega a los dados con nuestras vidas. Aún los tragos amargos nos regalan enseñanzas...
Ayúdanos Señor a aceptar tus designios, aun cuando no los comprendamos...

Tomar en serio a Jesús
El episodio de Cesarea de Filipo ocupa un lugar central en el evangelio de Marcos. Después de un tiempo de convivir con él, Jesús hace a sus discípulos una pregunta decisiva: "¿Quién decís que soy yo?". En nombre de todos, Pedro le contesta sin dudar: "Tú eres el Mesías". Por fin parece que todo está claro. Jesús es el Mesías enviado por Dios y los discípulos lo siguen para colaborar con él.
  Jesús sabe que no es así. Todavía les falta aprender algo muy importante. Es fácil confesar a Jesús con palabras, pero todavía no saben lo que significa seguirlo de cerca compartiendo su proyecto y su destino. Marcos dice que Jesús "empezó a instruirlos". No es una enseñanza más, sino algo fundamental que los discípulos tendrán que ir asimilando poco a poco.
 Desde el principio les habla "con toda claridad". No les quiere ocultar nada. Tienen que saber que el sufrimiento lo acompañará siempre en su tarea de abrir caminos al reino de Dios. Al final, será condenado por los dirigentes religiosos y morirá ejecutado violentamente. Sólo al resucitar se verá que Dios está con él.
 Pedro se rebela ante lo que está oyendo. Su reacción es increíble. Toma a Jesús consigo y se lo lleva aparte para "increparlo". Había sido el primero en confesarlo como Mesías. Ahora es el primero en rechazarlo. Quiere hacer comprender a Jesús que lo que está diciendo es absurdo. No está dispuesto a que siga ese camino. Jesús ha de cambiar esa manera de pensar.
 Jesús reacciona con una dureza desconocida. De pronto ve en Pedro los rasgos de Satanás, el tentador del desierto que busca apartar a las personas de la voluntad de Dios. Se vuelve de cara a los discípulos e increpa literalmente a Pedro con estas palabras: "Ponte detrás de mí, Satanás": vuelve a ocupar tu puesto de discípulo. Deja de tentarme. "Tú piensas como los hombres, no como Dios".
 Luego llama a la gente y a sus discípulos para que escuchen bien sus palabras. Las repetirá en diversas ocasiones. No las han de olvidar jamás. "El que quiera venirse conmigo, que se niegue a sí mismo, que cargue con su cruz y que me siga".
 Seguir a Jesús no es obligatorio. Es una decisión libre de cada uno. Pero hemos de tomar en serio a Jesús. No bastan confesiones fáciles. Si queremos seguirlo en su tarea apasionante de hacer un mundo más humano, digno y dichoso, hemos de estar dispuestos a dos cosas. Primero, renunciar a proyectos o planes que se oponen al reino de Dios. Segundo, aceptar los sufrimientos que nos pueden llegar por seguir a Jesús e identificarnos con su causa.
 José Antonio Pagola

La tarea fundamental de la vida matrimonial consiste en mantener alta y viva la llama del amor.

Largo es el camino de la enseñanza por medio de teorías; breve y eficaz por medio de los ejemplos 
Séneca
Qué opinas de esta frase?

La realización humana y la verdadera satisfacción no pueden medirse por los momentos de regocijo, diversión y la ausencia de tensión en la vida.... Una vida significativa sólo puede ser el resultado de la experiencia del amor, y esto implica un compromiso y dedicación con otra persona.
John Powell, SJ
En este preciso instante millones de personas se están abrazando en el mundo entero...


Evangelio de hoy.

Jesús dijo a sus discípulos: Amen a sus enemigos, hagan bien a quienes los odian, bendigan a quienes los maldicen, oren por quienes los 
insultan.

Si alguien te pega en una mejilla, ofrécele también la otra; y si alguien te quita la capa, déjale que se lleve también tu camisa. 
A cualquiera que te pida algo, dáselo, y al que te quite lo que es tuyo, no se lo reclames. 
Hagan ustedes con los demás como quieren que los demás hagan con ustedes.
Si ustedes aman solamente a quienes los aman a ustedes, ¿qué hacen de extraordinario? Hasta los pecadores se portan así. 
Y si hacen bien solamente a quienes les hacen bien a ustedes, ¿qué tiene eso de extraordinario? También los pecadores se portan así. 
Y si dan prestado sólo a aquellos de quienes piensan recibir algo, ¿qué hacen de extraordinario? También los pecadores se prestan unos a otros, esperando recibir unos de otros. 
Ustedes deben amar a sus enemigos, y hacer bien, y dar prestado sin esperar nada a cambio. Así será grande su recompensa, y ustedes serán hijos del Dios Altísimo, que es también bondadoso con los desagradecidos y los malos. Sean ustedes compasivos, como también su Padre es compasivo.
No juzguen a otros, y Dios no los juzgará a ustedes. No condenen a otros, y Dios no los condenará a ustedes. Perdonen, y Dios los perdonará. 
Den a otros, y Dios les dará a ustedes. Les dará en su bolsa una medida buena, apretada, sacudida y repleta. Con la misma medida con que ustedes den a otros, Dios les devolverá a ustedes.
Lc 6, 27-38

Cuando las Abuelas hablan la Tierra sana
Cuando las Abuelas oran la sabiduría se revela 
Cuando las Abuelas cantan la Tierra se renueva
Y cuando las abuelas ríen... la Tierra danza con ellas.

miércoles, 12 de septiembre de 2012



Decir tu nombre, María,
es decir que la Pobreza
compra los ojos de Dios.
Decir tu nombre, María,
es decir que la Promesa
sabe a leche de mujer.
Decir tu nombre, María,
es decir que nuestra carne
viste el silencio del Verbo.
Decir tu nombre, María,
es decir que el Reino viene
caminando con la Historia.
Decir tu nombre, María,
es decir junto a la Cruz
y en las llamas del Espíritu.
Decir tu nombre, María,
es decir que todo nombre
puede estar lleno de Gracia.
Decir tu nombre, María,
es decir que toda muerte
puede ser también Su Pascua.
Decir tu nombre, María,
es decirte Toda Suya,
Causa de Nuestra Alegría.
Pedro Casaldáliga

Las grandes paradojas del perdón:
Fácil, pero a menudo inaccesible. Disponible, pero con frecuencia olvidado. Liberador para el otro y aún más para uno mismo. En todos los labios y, sin embargo, mal comprendido. Congénito al corazón humano y, no obstante, ilusorio. Vital para los humanos, pero a menudo temido. Otorgado al alma y, sin embargo, amenazador. Misterioso y, no obstante, cotidiano. Tan divino y, sin embargo, tan humano...

martes, 11 de septiembre de 2012


Nos despedimos por hoy con esta antigua oración egipcia: 
"Que Dios se interponga entre tú y el mal en todos los lugares por los que camines..."
Bendecidas noches para todos.

El Cardenal Oscar-Andrés Rodríguez Maradiaga, Arzobispo de Tegucigalpa (Honduras) y Presidente de Cáritas internacional, considera, en una entrevista concedida a la TV , entre otras cuestiones, que [ los eclesiásticos] "hemos dejado de hablar el lenguaje del mundo actual. Cada vez menos gente nos entiende".
También menciona en ese mismo reportaje: : "Cristo no es una pieza en un museo" y dice "No habrá nueva evangelización sin nuevos evangelizadores"
Dice además que "No podemos seguir haciendo "más de lo mismo", sino renovar el corazón misionero y no esperar que las personas vengan a nuestras parroquias, sino salir a buscar las ovejas. Hay nuevos areópagos y patios de los gentiles que esperan la Palabra de Dios. "
Respecto de la forma de comunicar la Buena Nueva dice: "El problema está muchas veces en el lenguaje. A veces pienso que en nuestras parroquias necesitaríamos ayuda de "foniatras espirituales". Vivimos en un mundo nuevo, lo que significa un territorio por explorar. Podemos tener miedo al riesgo y a la aventura. Nos parece que en el siglo XXI ya no hay nada que explorar. Pero...la humanidad sigue cambiando, no es estática. La gente cambia. Se siguen formulando nuevas maneras de ser en el mundo."

Cuidado con los miedos...
Les encanta robar nuestros sueños...
Los podemos vencer enfrentándolos...
Si no lo hacemos, nos torturan y acaban...
Solo luchando contra los miedos podemos derrotarlos...
@Ale.

Evangelio de hoy
Dejémonos tocar por Jesús...

Por aquellos días, Jesús se fue a un cerro a orar, y pasó toda la noche orando a Dios.
Cuando se hizo de día, llamó a sus discípulos, y escogió a doce de ellos, a quienes llamó apóstoles. 
Éstos fueron: Simón, a quien puso también el nombre de Pedro; Andrés, hermano de Simón; Santiago, Juan, Felipe, Bartolomé, Mateo, Tomás, Santiago, hijo de Alfeo; Simón, al que llamaban el celote, Judas, hijo de Santiago, y Judas Iscariote, que fue quien traicionó a Jesús.
Jesús bajó del cerro con ellos y se detuvo en un llano. Se habían juntado allí muchos de sus seguidores y mucha gente de toda la región de Judea, de Jerusalén y de la costa de Tiro y Sidón. 
Habían llegado para oír a Jesús y para que los curara de sus enfermedades. Los que sufrían a causa de espíritus impuros, también quedaban sanos. 
Así que toda la gente quería tocar a Jesús, porque los sanaba a todos con el poder que de Él salía.

LUCAS 6, 12-19.

lunes, 10 de septiembre de 2012


La oración no deberá ser piadosa, sino, ante todo, sincera. Rezar significa abrir todas las cámaras de mi cuerpo y de mi alma, de mi consciente y de mi inconsciente y dejar entrar a Dios, para que Dios habite la casa entera de mi vida y la ilumine.
Anselm Grün
Importante para enseñarles desde pequeños...

A mí dame un hombre lleno de esperanzas y siempre lo preferiré a otro que duerme en sus laureles. Dadme un hombre con pasión y con fuego y no me des otro que tiene una despensa llena de virtudes enlatadas.
Conozco comunidades religiosas que son como un gran armario en el que han coleccionado miles de mortificaciones, paquetes de actos de virtud, barriles de méritos, pero en el que tal vez ya nadie ama. Viven de los restos de su amor; no hay flores en sus rosales, pero tienen frascos y frascos de perfume embotellado de rosas.
Conozco gentes que tienen el alma como un museo, colgados sus títulos por las paredes, colocados sus viejos recuerdos sobre pedestales como hermosas estatuas, y nos invitan a pasear por su pasado como por las frías y empolvadas salas de un museo. Pero no corren niños por los jardines de sus calles, no hay en ellos fuentes, mucho menos fuego. Su ciencia -detenida- es una campana rajada. Su bondad es una preciosa silla isabelina en la que no puedes ya sentarte -por hermosa que sea- porque tiene estropeados sus muelles y rajado su damasco.
Me gusta la gente-fuego, la que se muere con sus llamas braceando; la que nos ofrece cada día el panecillo cocido anoche, no esa hogaza historiadísima y endurecida que tal vez hace años se preparó para un emperador.
 José Luis Martín Descalzo 


Me sorprende profundamente encontrar gente que en el ámbito de la iglesia, veladamente o no, se manifiesta casi perteneciente a una elite de elegidos del Señor, casi santos, los seguidores “perfectos” de Jesús, los que abren y cierran las puertas del Reino…Subidos a pedestales fabricados por ellos mismos se consideran más cerca del Señor que los otros hermanos. Y apuntan con el dedo a los que hacen las cosas mal, juzgan si el compromiso de los demás es el correcto de acuerdo a sus criterios, y así desdeñan los que según ellos no son buenos cristianos. Se olvidan del Jesús que vino a atender a los enfermos, no a los sanos. Y del Jesús que sale al encuentro de la oveja perdida, una y mil veces…por amor…
Es que acaso no reconocen que todos somos pecadores, y que el que está libre de pecados, sólo él, puede tirar la primera piedra? O sea: nadie.
Todos vamos al Señor, como podemos y con lo que tenemos en nuestros corazones. Para Dios no hay hijos y entenados…Y el crecer en el Espíritu es un camino de lucha interna, muchas veces empinado, pero maravillosamente lleno de “ gracia divina”. Gracia que Dios reparte a manos llenas…
Jesús no vino para unos pocos. Llegó para todos. Y nadie puede ni debe subirse a ningún pedestal para dar directivas…Las directivas ya nos las dio el mismo Jesús. Y a Él es al que queremos seguir…Sólo somos peregrinos, en ocasiones dormidos. En otras, despiertos…
Sólo el Señor ve en lo secreto y profundo de nuestros corazones…Sólo el Señor puede decir: “este sí, este no”. Pero ese no es su criterio. Jesús es incluyente…En el corazón de Cristo cabemos todos…
@ Ale Vallina.

domingo, 9 de septiembre de 2012


CUANDO SIENTAS QUE DIOS NO PUEDE SERVIRSE DE TÍ, RECUERDA:
Noé era un borracho.
Abraham demasiado viejo.
Isaac un soñador.
Jacob un mentiroso.
José un maltratado.
Moisés era tartamudo.
Gedeón tenía miedo.
Rahab era una prostituta.
Jeremías era demasiado joven.
David tuvo una relación amorosa que le llevó al asesinato.
Isaías predicaba en el desierto.
Jonás huyó de Dios.
 Noemí era viuda.
Job se arruinó.
Juan Bautista comía insectos.
Pedro negó a Jesús.
Los discípulos se durmieron mientras rezaban.
Marta estaba preocupada por cosas.
La mujer samaritana estaba divorciada más de una vez.
Zaqueo era demasiado bajo.
Pablo era un fanático.
  y,
 Lázaro estaba muerto.

Dios puede servirse de ti en todo tu potencial. Además, tú no eres el mensaje; sólo eres el mensajero.
Dios puede servirse de nosotros/as en todo nuestro potencial. Además, nosotros/as no somos el mensaje; sólo somos los/as mensajeros.
Teresa Romo, rscj


Tener devoción a cualquier santo no cuesta nada, son tan tranquilos, su vida es bonita. Pero un pobre es tan molesto...Tenerles devoción cariñosa, confieso que es difícil.
San Alberto Hurtado
Qué siento cuando leo esta frase del Padre Hurtado?
Qué hago yo por los que menos tienen?


Dame Señor, tu mano guiadora.
Dime dónde la luz del sol se esconde.
Donde la vida verdadera.
Dónde la verdadera muerte redentora.
Que estoy ciego, Señor, 
que quiero ahora saber.
Anda Señor, anda, responde
de una vez para siempre. Dime dónde 
se halla tu luz que dicen cegadora.
Dame, Señor, tu mano. Dame el viento
que arrastra a Ti a os hombres desvalidos.
O dime dónde está, para buscarlo.
Que estoy ciego, Señor. Que ya no siento
la luz sobre mis ojos ateridos
y ya no tengo Dios para adorarlo.

López Gorge, J.

El perdón lleva a suspender todo juicio sobre el ofensor y a descubrir el verdadero Yo, que es creador y un destello de divinidad
JOAN BORYSENKO

Blogroll