sábado, 8 de diciembre de 2012

María, Madre de Jesús,
ayúdame a aceptar a Jesús como luz
en mi vida.
Tú ves que hay en mí tinieblas
Que yo mismo no conozco.
Haz que no se resistan a la luz de Jesús
sino que se abran a El.
En el examen de conciencia,
en la confesión,
en la dirección espiritual,
en la meditación
y en la escucha de la palabra de Jesús.

María, tú que permitiste a Jesús
Iluminar tu vida,
Ayúdame a que en todo momento
de mi vida, yo haga que Jesús
ilumine mi conciencia.

Haz que yo pueda conocerlo como amigo,
como ¡Mi Salvador y Redentor!

Dame María esta gracia
y dánosla a todos nosotros,
haz que me deje iluminar por Jesús.

Te ruego Madre, que me hagas reconocer
los grandes dones
que se me han dado
y de los que soy responsable,
para que todos mis compañeros puedan crecer
en la verdad y en el amor,
puedan conocer a Jesús, como lo conozco yo.
Amén.
Carlo María Martini

En los peligros, en las angustias, en las dudas, piensa en María, invoca a María. No se aparte María de tu boca, no se aparte de tu corazón; y para conseguir su ayuda intercesora no te apartes tú de los ejemplos de su virtud. No te descaminarás si la sigues, no desesperarás si la ruegas, no te perderás si en ella piensas.
Si ella te tiene de su mano, no caerás; si te protege, nada tendrás que temer; no te fatigarás sí es tu guía; llegarás felizmente al puerto si Ella te ampara
San Bernardo

«Entró en su casa y la saludó»


INMACULADA CONCEPCIÓN DE LA  VIRGEN  MARÍA


«El ángel Gabriel fue enviado por Dios a una ciudad de Galilea, llamada Nazaret, a una virgen que estaba comprometida con un hombre perteneciente a la familia de David, llamado José. El nombre de la virgen era María. El ángel entró en su casa y la saludó, diciendo: “¡Alégrate!, llena de gracia, el Señor está contigo”. Al oír estas palabras, ella quedó desconcertada y se preguntaba qué podía significar ese saludo. Pero el ángel le dijo: “No temas, María, porque Dios te ha favorecido. Concebirás y darás a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús; él será grande y será llamado Hijo del Altísimo. El Señor Dios le dará el trono de David, su padre, reinará sobre la casa de Jacob para siempre y su reino no tendrá fin”. María dijo al Ángel: “¿Cómo puede ser eso, si yo no tengo relación con ningún hombre?”. El ángel le respondió: “El Espíritu Santo descenderá sobre ti y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra. Por eso el niño será Santo y será llamado Hijo de Dios. También tu parienta Isabel concibió un hijo a pesar de su vejez, y la que era considerada estéril, ya se encuentra en su sexto mes, porque no hay nada imposible para Dios”. María dijo entonces: “Yo soy la servidora del Señor, que se haga en mí según tu Palabra”. Y el ángel se alejó.»
Lc 1, 26-38



¿Qué tiene de particular esta mujer? ¿Qué hay en ella que cautivó al Dios eterno? Muchos podrán decir, ¡es la madre de Dios por eso es especial!. Pero en realidad, María fue especial mucho antes de concebir a Jesús.
María fue una mujer de su tiempo. Era consciente de la realidad de su pueblo y como muchos, rezaba y pedía por la situación social y política de su nación.
Esta mujer sencilla rogaba e imploraba la manifestación y presencia de Dios. Su pueblo necesitaba de su auxilio y protección porque se encontraban abandonados a merced mezquinos intereses políticos.
Cuando escuchamos el salmo 97 que dice; “El Señor manifestó su victoria, reveló su justicia a los ojos de la naciones: se acordó de su amor y su fidelidad en favor del pueblo Israel”, no nos resulta difícil pensar que ésta oración estuviera en los labios de María. En pocas palabras la plegaría era una sola;…te necesitamos Señor, ven Dios nuestro…
Pero, ¿no rezaban los sacerdotes del templo y ofrecían sacrificios en el templo ¿Qué tiene de particular la oración de María? ¿Por qué habría de escuchar Dios a una mujer? ¿No es lógico pensar que Dios se hubiese dirigido a los sacerdotes del templo que eran los encargados de ofrecer sacrificio por el pueblo?
Cuando vemos la dureza de los juicios de los sacerdotes, escribas y fariseos entendemos muchas cosas. No es inverosímil pensar que desearan que Dios viniera a destruir a quienes dominaban y oprimían al pueblo de elegido.
La oración de María era diferente. Ella pedía que Dios se manifestara, pero sin lugar a dudas que daba más margen a que se cumpliera la voluntad de Dios. Y esto hace la diferencia en una oración. Rezar y pedir es desear que se manifiesta la voluntad de Dios,  no que se cumpla al “pie de la letra” lo que le pido. Rezar, a ejemplo de María, es querer que Dios, que es el Señor de la Historia, conduzca los destinos de una nación dentro de su  voluntad salvífica. Cada vez que rezamos, cuando lo hacemos en el Espíritu de Dios, nos abandonamos a su Voluntad. Rezar no es pedir que Dios escuche mi voluntad, sino todo lo contrario. Rezar es pedir que se cumpla Su voluntad en la situación que estoy viviendo.  
A ejemplo de María deberíamos prestar más atención al modo “particular” que tenemos de rezar. En ocasiones es más parecida a las de escribas y fariseos. Es una oración mezquina y egoísta. Estamos más preocupados de que Dios responda a nuestros pedidos,  en algunos casos caprichosos, antes que buscar que se haga su voluntad
Al leer en el evangelio de Lc que “…El ángel entró en su casa y la saludó, diciendo: “¡Alégrate!, llena de gracia, el Señor está contigo”. Podemos vislumbrar la alegría de Dios. El Dios eterno encontró en ella una colaboradora para el plan de salvación. En el corazón y el vientre de aquella mujer Dios podía confiar. Verdaderamente Dios esta con ella, y ella es toda de Dios, porque el deseo de Dios es el de ella también.
María pide, reza, y espera que Dios se hiciera presente…pero no como lo deseaban los sacerdotes, fariseos y escribas,  sino a la manera de Dios.
Dios se haría hombre para liberar a su pueblo. María, concebirá y dará a luz un hijo y le pondrá por nombre Jesús. Éste es el plan de Dios, que su hijo se haga hombre y sea uno de nosotros, viva con nosotros, como nosotros. No habrá carroza, sino pesebre, no tendrá espada, sino las manos vacías, no tendrá ejercito, sino pastores.  
María, no sólo es ejemplo de mujer, madre y servidora de Dios, sino también es modelo de oración y de relación con Dios.
¿Cuántas veces nosotros pedimos e imploramos algo? ¿Cuántas veces prometemos hacer grandes cosas por Dios si nos concede lo que le pedimos? Pero… ¿qué pasa cuando no responde am “mis pedidos”?  Nos quedamos defraudados porque no escucha….¿Por qué Dios no me escucha?
María es un modelo de oración. Cuando rezamos y pedimos algo debemos preguntarnos si estamos dispuestos a renunciar a que Dios responde según los propios criterios. ¿Estamos verdaderamente abiertos a la Voluntad de Dios?
La confianza en Dios es un elemento esencial en nuestra fe.
La respuesta de María, fue  “Yo soy la servidora del Señor, que se haga en mí según tu voluntad”.
En este día en que celebramos la fiesta de la Inmaculada Concepción,  pidamos a Dios un corazón más limpio y dócil, para saber acoger con fe y esperanza el plan de Dios en nuestras vidas. Cuando asumimos la voluntad de Dios en nuestra vida, se gesta vida nueva en nosotros.

P. Javier Rojas sj

viernes, 7 de diciembre de 2012

Si tienes gozo lo posees todo; aprende, pues, a permanecer alegre y satisfecho...

Es la sociedad de consumo la que nos impulsa a gastar desmedidamente en estas fiestas. No te hagas eco de propagandas e imperativos de: “compra esto o aquello para tener una feliz Navidad o un próspero año nuevo”.
 Si eres adulto en la fe sabes que lo único que necesitas para tener una feliz Navidad es que tu corazón-pesebre se abra al Misterio del Dios Encarnado…
Y que para que el nuevo año sea muy bueno debes acrecentar la esperanza, dar y darte sin medidas, y perseguir tus sueños…
@Ale Vallina.
No hay verdadera Navidad si no hay justicia y equidad, por que el que nace es el "Justo entre los justos".
En esta Navidad, en lugar de regalos, muchas veces inútiles o superfluos, decídete a ayudar a un pobre, de cualquier tipo de pobreza...Y que este 25 de diciembre sea el inicio de una ayuda constante durante todo el año para los que menos tienen..
No hay Navidad sin justicia...
@Ale Vallina.

jueves, 6 de diciembre de 2012


Si deseas felicidad, da felicidad a los que te rodean. Que tu mirada, tus palabras, tus gestos sean signos de aprecio por los demás.
P. Javier Rojas sj

Sé suave. No dejes que el mundo te endurezca. No permitas que el dolor te haga odiar. No dejes que la amargura robe tu dulzura. Siéntete orgulloso de que aunque el resto del mundo puede estar en desacuerdo, aún crees que estás en un lugar hermoso.

En el vientre de María hay Luz. Se enciende el mundo con llamas de Amor.
Ya viene. Ya llega el Emanuel. A enseñar, a salvar, a regalarnos un Reino de abundancia.
En el vientre de María hay Luz. La “Promesa” tiene fecha: 25 de diciembre.
@Ale Vallina

El Adviento, en este Año Santo de la Fe, debe ser especialmente intenso para preparar la Santa Navidad. Una de las verdades fundamentales del cristianismo es el hecho de que Dios se hizo Hombre. ¿Cómo podemos llevar esta noticia a una sociedad descreída? No estaría de más el incentivar la representación de autos de navidad, belenes vivientes, veladas musicales combinando textos y villancicos...No olvidemos que, la fe, no la podemos reducir al ámbito privado. Eso no sería Navidad. Eso sería opacidad del Misterio que celebramos.
P. Javier Leoz

miércoles, 5 de diciembre de 2012

El agua tiende a correr hacia abajo y también lo hace el amor, siendo ésta su fuerza de gravitación.
Lo que procede de arriba no necesita de altura, necesita profundidad, quiere la experiencia del abismo. Lo que procede de arriba, es ya puro y seguro, sólo puede manifestarse descendiendo.
Lo que procede de abajo, tiende naturalmente hacia la altura, El instinto le empuja a la luz…
El hombre quiere subir y la Palabra quiere descender. Es de este modo que ambos se encuentran, a medio camino, en el centro, en la gruta de Belén.

Hans U. von Balthasar

ADVIENTO: Tiempo para aprender a estar con Dios en silencio...
Tiempo para acallar la mente y escuchar la Presencia.
Tiempo para estar con Dios, siempre presente, y siempre a la espera.
Tiempo para poner atención al Misterio que nos habita, nos sostiene y nos constituye.           
Tiempo para acercarnos a nuestra interioridad, aceptarnos y acogernos amorosamente.

Si logras eliminar esta molesta zona errónea de tu vida [ la compulsión  de aprobación] lo demás te parecerá fácil, porque has sido condicionado a necesitar la aprobación de los demás desde que respiraste por primera vez en esta Tierra. Tendrás que practicar mucho para lograrlo pero bien vale la pena cualquier esfuerzo que pongas en ello. La inmunidad ante la desesperación de enfrentarnos con la desaprobación de los demás es como un billete que nos garantiza una vida llena de deliciosos momentos presentes libres y personales.
 Wayne W. Dyer

Ahora quédate en silencio. Permite que Quien crea las palabras hable. Él hizo la puerta. Él hizo la cerradura. Él también hizo la llave.
Rumi 
Cuando pierdes contacto con la quietud interior, pierdes contacto contigo mismo. Cuando pierdes contacto contigo mismo, te pierdes en el mundo.
Echkart Tolle.

martes, 4 de diciembre de 2012

¡Marana tha! ¡Ven, Señor, Jesús!

Yo soy la Raíz y el Hijo de David,
la Estrella radiante de la mañana.

El Espíritu y la Esposa dicen: "¡Ven, Señor!"
Quien lo oiga, diga: "¡Ven, Señor!"

Quien tenga sed, que venga; quien lo desee,
que tome el don del agua de la vida.

Sí, yo vengo pronto.
¡Amén! ¡Ven, Señor, Jesús!

Himno de la Liturgia Romana

La cuestión no es: ¿Cómo puedo encontrar a Dios? Sino ¿Cómo puedo dejar que Dios me encuentre? La cuestión no es ¿Cómo puedo conocer a Dios? Sino: ¿Cómo puedo dejar a Dios que me conozca? Y finalmente, la cuestión no es: ¿Cómo voy a amar a Dios? Sino ¿Cómo voy a dejarme amar por Dios?
Henri J. M. Nouwen

lunes, 3 de diciembre de 2012


¿No sentimos la necesidad de despertar e intensificar nuestra relación con Jesús? ¿Quién como Él puede despertar nuestro cristianismo de la inmovilidad, de la inercia, del peso del pasado, de la falta de creatividad? ¿Quién podrá contagiarnos su alegría? ¿Quién nos dará su fuerza creadora y su vitalidad?
José Antonio Pagola
San Francisco Javier

¿Un atleta para Dios? El estudiante estrella de la universidad de París que descubre el evangelio ayudado por Ignacio. El misionero que, desde su llegada a Goa, recorre la India deseando anunciar el evangelio de Jesús, y en Japón pone las bases para las misiones posteriores. El navarro de Javier que, en 1552 muere a las puertas de una China entonces desconocida. El viajero que escribía cartas llenas de pasión por su misión a sus compañeros de Europa. Sigue siendo hoy una figura cautivadora por su radicalidad, su impulso y su entrega.
Pastoral sj
Hoy celebramos a San Francisco Javier, patrono de las misiones.
Nació en el castillo de Javier (Navarra) el año 1506. Cuando estudiaba en París, se unió al grupo de Ignacio de Loyola y a la Compañía de Jesús. Fue ordenado sacerdote en Roma el año 1537, y se dedicó a obras de caridad. El año 1541 marchó al Oriente. Evangelizó incansablemente la India y el Japón durante diez años, y convirtió muchos a la fe. Murió el año 1552 en la isla de Sanchón Sancián, a las puertas de China.
En una de sus cartas a Ignacio, le decía: ¡Ay de mí, si no anuncio el Evangelio!
Que San Francisco Javier nos contagie ese ardor por anunciar la Buena Nueva...Que así sea.

domingo, 2 de diciembre de 2012

«Nuestra fe, una gran afirmación: “¡Si!”»


En el anuncio de la Buena noticia siempre encontraremos la vida y la muerte. La vida, que significa apertura a Dios, y la muerte, será siempre ese lento y a veces doloroso, despojo de todo aquello limita nuestra capacidad de amar. 
De esta manera la vida y la muerte se convierten para el cristiano en dos realidades que nos permiten zambullirnos en el misterio de la presencia de Dios entre los hombres: Jesús
Muchos cristianos, aun sab

iendo que Jesús es portador de vida nueva, no terminan por apostar por Él. Estas personas no viven con amplitud de corazón sino que gravitan en el aire. Van por la vida con el “freno de mano puesto”. Caminan temerosos del error y del fracaso.
Estos hombres y mujeres edifican su vida sobre la negación, la prohibición y la censura. Edifican su existencia sobre el “no pruebes”, “no toques”, “no mires”, “no agarres”, “no te ensucies”, etc. Una vida cimentada sobre la censura y la prohibición acabando con la frescura y la alegría. El miedo a la condena y al infierno los mata mucho antes de morir, y cuando llega la muerte ya encuentra el trabajo hecho.
El mensaje que Jesucristo nos ha dejado es un llamado a la libertad de amar. Sin duda que podemos equivocarnos y errar en el camino, extraviarnos e incluso dañar al prójimo. Pero también es verdad que sólo renunciando a vivir es como podemos evitar los errores. Equivocarse, errar, elegir mal, es parte de nuestra vida y del ejercicio de una libertad que vamos aprendiendo a usar.
La fe en Dios y en su reino, es una gran afirmación, un gran ¡si! a la vida. La buena noticia de Jesús no son las 
prohibiciones o la censura sino una gran afirmación; “¡Si!, ¡adelante y con ánimo!”. El Espíritu de Dios nos impulsa a vivir, nos empuja hacia la madurez y al ejercicio sabio de la libertad. ¡Anímate!, no temas vivir. Los errores no tienen la última palabra. Levántate de tus equivocaciones y aprende de ellos. Es fundamental construir nuestra fe en el “Si” de María, que es disposición total a la aventura de vivir según el Espíritu de Dios. Abiertos a aprender. 
Vivir con fe nuestra libertad significa estar dispuestos a aprender de los errores. 
No podemos negar que el “¡si!” a la vida infunde vértigo. 
Hay personas que se sienten más seguras viviendo bajo la amenaza del castigo, pero en realidad jamás han vivido… Tal vez encuentren motivos para jactarse de no haber cometido pecados graves, pero también ≪es seguro que jamás han usado su alma, ni siquiera una milésima parte de ella ha conocido el perdón y la misericordia de Dios. ≫ 
El comienzo del adviento es una nueva invitación de Dios, que se repite año a año, a vivir el “¡si!”, la gran afirmación… Este es el tiempo propicio para que frente a la vida nueva que nos traerá este niño, tomemos nuestra propia vida en serio y nos animemos a aventurarnos a amar “hasta que el alma resista”. 
Pidamos a Dios tener la valentía de vivir libres de todo aquello que aprisiona el alma, estrecha el corazón y paraliza el espíritu y dispongámonos a recibir al autor de la vida en nuestra propia vida.

P. Javier Rojas sj
Adviento: tiempo de crear caminos hacia un mundo más justo y solidario.
Evangelio de hoy
Habrá señales en el sol, en la luna y en las estrellas; y en la tierra, los pueblos serán presa de la angustia ante el rugido del mar y la violencia de las olas. 
Los hombres desfallecerán de miedo por lo que sobrevendrá al mundo, porque los astros se conmoverán. 
Entonces se verá al Hijo del hombre venir sobre una nube, lleno de poder y de gloria. 
Cuando comience a suceder esto, tengan ánimo y levanten la cabeza, porque está por llegarles la liberación". 
Tengan cuidado de no dejarse aturdir por los excesos, la embriaguez y las preocupaciones de la vida, para que ese día no caiga de improviso sobre ustedes
como una trampa, porque sobrevendrá a todos los hombres en toda la tierra.
Estén prevenidos y oren incesantemente, para quedar a salvo de todo lo que ha de ocurrir. Así podrán comparecer seguros ante el Hijo del hombre.

Lucas 21,25-28.34-36.

Blogroll