miércoles, 20 de febrero de 2013




Como Iglesia, somos un cuerpo que nos arraiga en una experiencia espiritual común. Y desde ese cuerpo nos sabemos deudores unos de otros, unas de otras. El cuidado fraterno, la atención respetuosa a los demás, nos hacen sabernos convocados a una familia que nos vincula y nos hace sabernos hijos e hijas, hermanos y hermanas queridos y cuidados. Perseguimos cultivar el amor atento, el que permanece, el que no se cansa...

Xavier Quinzà Lleó, sj

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Blogroll