jueves, 14 de febrero de 2013

Compasión




No hay verdadera compasión si no brota desde un auténtico deseo del corazón. Allí donde nos sabemos, a la vez, heridos y sanados, amados compasivamente, sin méritos, porque sí, porque alguien ha querido hacerse el Guardián de nuestra intimidad.

Xavier Quinzà Lleó, sj (El Dios que se esconde)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Blogroll