viernes, 8 de febrero de 2013


Con Dios no hay que ser ni filósofo ni sabio; sino niño, esclavo, colegial y, como máximo, poeta.
J. Joubert

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Blogroll