jueves, 7 de febrero de 2013


Dios nos salva haciéndose otro. No sólo en Jesús de Nazaret, al que nosotros podemos contemplar, amar y seguir. Nos sigue salvando haciéndose otro en toda persona que nos sale al camino.
Benjamín González Buelta, SJ

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Blogroll