viernes, 1 de febrero de 2013

En la palabra "Padre"




Jesús no solo acoge en la oración todo lo que es humano, sino que al mismo tiempo le da una orientación nueva, poniéndolo directamente en relación con Dios... Él encuentra un acento nuevo para hablar de Dios. Para él, Dios no es la Majestad inaccesible, cuya Presencia llena al hombre de miedo o de incomprensión,; tampoco es el Absoluto, cuya lejanía y soledad deja al hombre completamente indiferente, sino que es el Dios cercano, es el Padre al que debemos acercarnos con la sencillez y la confianza de hijos. En la palabra "Padre" se encuentra todo el secreto de la vida y de la oración de Jesús"

Ignace de la Potterie

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Blogroll