lunes, 18 de marzo de 2013


El contemplativo trabaja, lee, pasea, viaja, hace compras, reza, visita a sus amigos, etc. Pero en el centro de todas sus actividades está siempre aquel sentimiento precioso de íntima unión con su Amado.
Pedro Finkler

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Blogroll