lunes, 25 de marzo de 2013

Escucho que me invitas. Es tan claro tu llamado. Insistente y firme, pero dulce y repetuoso. 
Tantos años mirándome el ombligo...Cuánta necedad en mi alma!
Hoy escucho muy claro tu mensaje. Retumba en mi corazón y con potencia. Me llamas al servicio sin excusas…Y ya no quiero hacerme la distraída y argumentar sorderas...
Cuándo comienzo, Señor?, te pregunto. “En este momento” me respondes.
Entonces abro mis manos y las alzo al cielo. “ Y ahora ponlas al servicio de tus hermanos”, me soplas despacio al oído.
Con tu ayuda mi Señor. Con tu ayuda…
@Ale Vallina

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Blogroll