jueves, 28 de marzo de 2013


No podemos separar el sacramento del pan y del vino  del sacramento  del amor al prójimo. Jesús  lavó  los pies de sus discípulos la noche antes de su muerte, y de este modo nos enseñó a mantenernos siempre unidos entre hermanos sirviéndonos los unos a los otros.
No siempre lo hacemos (de hecho el mundo sería otro si nos amáramos los unos a los otros), y así le fallamos infinidad de veces a Él y a su mandato de amor. Cómo nos cuesta entender que no podemos amar a Dios a quién no vemos si no amamos al prójimo al que sí vemos!
Señor que en este Jueves Santo tus enseñanzas se impriman con fuerzas en nuestros corazones, y estemos dispuestos en todo a “Amar y Servir”.
@Ale.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Blogroll