miércoles, 27 de marzo de 2013


"Salió el Maestro, rodeado de los suyos, a las proximidades de Efraín. Quería dedicar un día completo al adoctrinamiento de sus discípulos. Se dirigieron a un cerro vecino, y en el camino, Juan exteriorizó así su preocupación:
- Maestro, no lo podemos evitar: una marejada de tristeza nos ha inundado al enterarnos de sentencia del Sanhedrín contra ti. Estamos confundidos: ¿qué será de tu misión en este mundo?
- Breve, como un día de invierno, y simple, como una caña recta, será mi vida: sembrar y morir. Como el destino de los meteoros es perderse en los espacios oscuros, mi peregrinación acabará en el santuario de la muerte. No veré germinar ni crecer el trigal. Después de lanzar la semilla, sólo me resta prepararme para morir. He sembrado sin fatiga, he derramado a mi paso salud y bondad; no tendré, sin embargo, la satisfacción de comprobar los resultados.
- Pero, Maestro, con tu muerte todo acabará -insistió Juan -.
- Todo comenzará -respondió el Pobre -. La condición que el Padre me pide es mi sacrificio. Una vez consumada mi inmersión en las aguas de la muerte, en el mismo instante, la planta levantará cabeza y comenzará a escalar alturas. ¿Recuerdan cuántas veces les hablé del grano de trigo? Si no cae en tierra, permanece estéril; si muere, da mucho fruto. Mi vida como sembrador ha sido precaria. La siembra ha terminado, ahora me corresponde desparecer.
- Maestro -protestó Pedro-, bien podrías haber evitado entrar en conflicto con las autoridades.
- En la hora de mayor peligro -agregó- Juan - pudiste haber salido del círculo de fuego, y haberte alejado a las alturas de Golán o perderte en los montes Gelboé.
Una vez que los indicadores del Padre -respondió Jesús- me advirtieron que el centro de gravedad de mi misión sería mi propio martirio, y una vez que la advertencia se convirtió en convicción, mi impaciencia pone alas a mis pies. ¡Con un bautismo tengo que ser bautizado! Y como me siento impaciente y cuánto ansío que se precipite el desenlace final. Dentro de pocos días subiremos a Jerusalén, y en el momento señalado se encenderá la pira del martirio. Ya está sembrada la semilla, ¿para qué esperar más?
- Y acabó diciendo el Pobre: -Tengo ganas de depositar mi vida en las manos del Padre, como una ofrenda máxima de amor y como precio de rescate. A veces me parece no entender nada, pero aún así sólo sé una cosa: mi Padre guía la nave, y en sus manos me dejaré llevar a donde quiera, como quiera, cuando quiera. Con los ojos cerrados, y abandonado, entraré en el túnel oscuro y misterioso, aunque no vea ninguna luz hasta el final. Será la obra de mi vida. El drama lo he de cumplir hasta su consumación. El resto lo hará el Padre".
Ignacio Larrañaga. El Pobre De Nazaret. Sembrar y Morir

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Blogroll