lunes, 3 de junio de 2013

“A veces debemos cerrar puertas y ventanas para no llenar nuestros ojos de tierra. Y no es que odiemos la tierra, sino que no es adecuada para la salud de nuestros ojos.”

En ocasiones hay personas, situaciones o relaciones que son dañinas porque atentan contra nuestra propia sanidad física y mental. Conviene, pues, tomar prudencial distancia. Desearle el bien a la otra persona: bendecirlo. Y seguir camino…
@Ale Vallina.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Blogroll