lunes, 3 de junio de 2013


Tenemos mucho por aprender los adultos de los niños si queremos comprender nuestra fe. Jesús hablaba a los niños esperando que los adultos entendieran. La sencillez de la mirada de un niño en este mundo “complicado” de adultos es lo único que nos puede ayudar a encontrar la verdad que se oculta a la mirada de los sabios e inteligentes.

P. Javier Rojas sj

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Blogroll