jueves, 6 de junio de 2013


Yo comprendo que es duro perdonar después de tantos atropellos; y sin embargo, esta es la palabra del Evangelio: "Amen a sus enemigos, hagan el bien a los que los odian y persiguen, sean perfectos como el Padre Celestial, que hace llover su lluvia e iluminar con su sol a los campos de los buenos y los malos". Que no haya resentimiento en el corazón.

Mons. Romero, homilía del 19 de junio de 1977

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Blogroll