martes, 22 de octubre de 2013

Al materialista o avaro le gusta acumular y ensanchar sus “graneros” para ser admirados por todos, mientras que al hombre y a la mujer que se saben amados por Dios les urge “achicar” espacios, fronteras, límites para estar cerca del prójimo.
P. Javier Rojas sj

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Blogroll