domingo, 20 de octubre de 2013

Qué sería de nosotros sin la Buena Nueva?
Cómo podríamos vivir sin las promesas de Jesús? Sin el encuentro con Él en la Eucaristía? Sin la certeza de una vida eterna?
Cómo podríamos atravesar oscuras quebradas sin su mano presta para asirnos?
Es que acaso podemos caminar sin la seguridad de que Dios es Padre y de que nos ama a cada uno de nosotros con un amor inconmensurable?
Qué sería de nosotros sin la convicción de que estará con nosotros hasta el final de los tiempos y de que con Él nada hay que temer? Y sin su Madre, donación preciosa a la que encomendamos cada día?
No podemos vivir sin la alegría del Evangelio. Son las "Buenas Noticias" las que nos invitan a convertir nuestras vidas cansadas, descuidadas y dormidas en vida que brota de un Manantial sin fin, desde el cual mana la esperanza y  desde donde surge la mudanza del hombre viejo en un ser nuevo...
@Ale Vallina


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Blogroll