jueves, 31 de octubre de 2013

San Pablo nos dice que no debemos “extinguir el Espíritu” que es la presencia viva de Dios en nosotros y esa presencia de Espíritu está dada por la capacidad  de “alegría” que podemos albergar en nuestra alma, alegría que en definitiva es la que se contagia a los demás.

P. Javier Rojas sj

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Blogroll