miércoles, 6 de noviembre de 2013


Eva volvió su mirada sobre sí misma, se perdió en discusiones sobre las palabras de Dios, y se distanció de Dios. María no conoce este género de insinceridad. Permanece auténtica ante Dios: se considera a sí misma, y con toda verdad, como la obra de su amor. Perfecto espejo que se presenta ante la luz para dejar que en él se refleje; así vive ella del reconocimiento de los dones de Dios. Inmaculada la llamamos, y es ella la mujer que desbarata los esfuerzos de Satanás por conseguir que volvamos la vista hacia nosotros mismos y nos despreocupemos de Dios.

Jean Laplace sj

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Blogroll