viernes, 8 de febrero de 2013


Con Dios no hay que ser ni filósofo ni sabio; sino niño, esclavo, colegial y, como máximo, poeta.
J. Joubert

Siéntese en el borde del Alba, el Sol saldrá para usted. Siéntese en el borde de la noche, para que las estrellas le brillen a usted. Siéntese en el borde de la corriente, el ruiseñor cantará para usted. Siéntese en el borde del silencio, el Creador será usted...
Poema  al Creador ( indios Cheyenne)

Cuando alguien te ama, también es paciente contigo.
Cuando alguien te ama, toma las circunstancias de tu vida y las usa de una forma constructiva para tu crecimiento.
Cuando alguien te ama, está de tu parte; quiere verte madurar y desarrollarte en el amor.
Cuando alguien te ama, no derrama su ira contigo por todos los "errores" que cometes, aunque sean muchos.
Cuando alguien te ama, sufre profundamente cuando ve que te desvías del camino, pero espera confiadamente hasta que puede orientarte a que sigas la senda correcta.
Cuando alguien te ama, sigue confiando en ti cuando ni siquiera tú confías en ti mismo.
Cuando alguien te ama, nunca te dice que eres un caso perdido; más bien trabaja pacientemente contigo y te corrige de tal manera que es posible que te cueste entender la profundidad del cuidado que tiene por ti.
Cuando alguien te ama, nunca te abandona aunque muchos de tus amigos lo hagan.
Cuando alguien te ama, se queda a tu lado cuando llegas al fondo de la desesperación y se pone en evidencia lo que realmente eres. Pero no te juzga, sino que te sigue viendo como una persona hermosa, digna y llena de valor y significado.
“Cuando alguien te ama de esa manera, te está demostrando el mayor de todos los dones, el perfecto e incondicional amor de Dios”
Jose Luis Prieto

jueves, 7 de febrero de 2013


Dar las gracias me hace grande. Pues cuando doy las gracias tomo algo como regalo de otros. Me enriquece porque lo tomo. Al mismo tiempo, lo que tomo agradecidamente se hace imperdible para mí. Las gracias me permiten guardarlo y multiplicarlo. Actúan como el sol y la lluvia caliente sobre una joven planta. La hacen madurar.
El agradecimiento une. Hace prosperar nuestras relaciones. Y, a la inversa, quien toma agradecidamente, se ensancha en su interior y no puede menos que dar y regalar por su parte lo que ha tomado como regalo. Por tanto, el agradecimiento no sólo me hace feliz y rico a mí mismo, sino también a otros.
Bert Hellinger.

Puede parecer raro que un relato comience por el final, pero todos los finales son también comienzos, lo que pasa es que no lo sabemos en su momento.
No lo crees?


El amor de Dios sin expansionarse en el prójimo es una tragedia…
F. Domenech.

Dios nos salva haciéndose otro. No sólo en Jesús de Nazaret, al que nosotros podemos contemplar, amar y seguir. Nos sigue salvando haciéndose otro en toda persona que nos sale al camino.
Benjamín González Buelta, SJ
La ayuda al prójimo no puede convertirse en una instancia para tranquilizar la conciencia ni para alimentar al narciso que vive en nosotros. No sirve la ayuda que se da para verme como mejor cristiano. 
Jesús no ayudó a los pobres para tranquilizar su conciencia ni para demostrar a los demás su poder, sino que los ayudo porque se compadeció del hambre, de la sed, de la desnudez, y de la esclavitud en la que se encontraban.
Dios se ha compadecido de nosotros, ha volcado sobre nosotros un amor tal que no renuncio a entregar su vida para rescatar la nuestra.
P. Javier Rojas SJ

El Espíritu puede soplar donde quiera, pero uno tiene que ubicarse en un lugar para recibirlo, así como uno tiene que abrir una ventana o ir afuera para sentir la brisa.
O, dicho de otro modo, Saulo nunca hubiera tenido la experiencia de conversión que tuvo en el camino a Damasco si no hubiese estado, en principio, en el camino.
Así pues, debemos encontrar caminos espirituales y recorrerlos.
Chris Glaser

miércoles, 6 de febrero de 2013


Para Jesús, la mejor metáfora de Dios es la compasión hacia un herido (cfr. Lucas 10, 25 - 37)
José Antonio Pagola.


Jesús nos lo aseguró: “No tengan miedo” nos dijo. Y también nos prometió:  “Yo estaré con ustedes todos los días hasta el fin del mundo.”
Y a pesar de estas promesas genuinas del Dios encarnado vivimos con temores. Reales algunos, y frutos de nuestras inseguridades y dudas la gran mayoría…
Y así transitamos la vida, con turbaciones y pánicos, que nos impiden crecer y vivir confiados. Tememos lo cotidiano,  tememos el futuro,  nos llenan de pavor los desenlaces de los caminos que vamos andando Tememos los encuentros con los demás y los desencuentros. Que si  nos alcanzará el dinero, que si recuperaremos la salud, que  si tal o cual me quiere o ha dejado de quererme,  que si mañana lloverá o granizará… Tememos a las guerras ( con razón), pero evitamos pensar que las provocamos nosotros mismos, ambiciosos, deseosos de cuotas de poder y dominación…Tememos a las crisis sin apreciarlas como catapultas de crecimientos personales y comunitarios. Tememos que un amor se termine, o que me despidan del trabajo, de si podré hacer tal cual cosa, que sí, que no, que tal vez…
Así medios adormilados, sobresaltados y con pesadillas oscuras ( de las cuales casi ninguna llegará a cumplirse) vamos andando, con la energía en baja, cansados de tantos fantasmas…
Una cuota de miedo “preventivo” es sano, cuando nos estropea la vida ya es patológico…
No hay engaños en las palabras de Jesús…Jesús es transparente, y sus palabras provienen de la sabiduría del  Padre. “No teman” nos repite para que lo internalicemos…
En  un minuto que hoy tengas libre, te propongo que confecciones un listado de tus miedos. Te sorprenderás al encontrar que muchos de ellos son ilusorios e irreales.
Cierra los ojos y observa tus temores cara a cara, aunque la tarea sea dura y transpires la fatiga de observarlos…Al hacerlo, muchos perderán consistencia y se evaporarán prontamente. Y aquellos más densos y reales perderán poder, y podrán ser enfrentados…
Qué harías si no tuvieras miedo?
@Ale Vallina


martes, 5 de febrero de 2013

El 5 de febrero de 1991 partía el Padre Pedro Arrupe a la casa del Padre. Lo recordamos con éstas, sus palabras.

“Si en alguna parte del mundo existe el hambre, nuestra celebración eucarística en todas partes del mundo es de alguna manera incompleta. En la Eucaristía recibimos a Cristo que tiene hambre en el mundo. Él nos sale al encuentro no solo, sino junto con los pobres, los oprimidos, los hambrientos de la tierra, que a través de él nos miran en espera de ayuda, de justicia, de amor expresado en acción. No podemos recibir plenamente el pan de la vida, si no damos al mismo tiempo pan para la vida de aquéllos que se encuentran en necesidad dondequiera que esté.”
Pedro Arrupe sj. Congreso Eucarístico Filadelfia, 1976

lunes, 4 de febrero de 2013

La prueba más grande de sabiduría es una alegría continua.
Montaigne
La felicidad consiste en aceptar y elegir la vida, no en padecerla con desgana. La felicidad nos llega cuando nosotros mismos elegimos ser lo que somos, ser nosotros mismos aquí y ahora; cuando elegimos la vida tal como es, con sus alegrías, sus sufrimientos y conflictos. La felicidad consiste en vivir y buscar la verdad con otros, en comunidad; consiste en ser responsables de nuestra vida y de la de los demás. Consiste en aceptar el hecho de que somos limitados, capaces sin embargo de entrar en una relación personal con lo Infinito, descubriendo así la verdad universal que trasciende toda cultura: cada persona es única y sagrada. 

Jean Vanier
A un sabio, le preguntaron adónde residía el amor. Él, mirando con una sonrisa, respondió: 
“Donde lo dejen entrar”…
Que hoy dejemos entrar al Amor de los Amores a nuestra vida. Abramos la puerta de par en par.

domingo, 3 de febrero de 2013


¿Qué cosa más grande que tener a alguien con quien te atrevas a hablar como contigo mismo?
 Marco Tulio Cicerón 
“Aunque yo hablara todas las lenguas de los hombres y de los ángeles, si no tengo amor, soy como una campana que resuena o un platillo que retiñe. 

Aunque tuviera el don de la profecía y conociera todos los misterios y toda la ciencia, aunque tuviera toda la fe, una fe capaz de trasladar montañas, si no tengo amor, no soy nada.

Aunque repartiera todos mis bienes para alimentar a los pobres y entregara mi cuerpo a las llamas, si no tengo amor, no me sirve para nada.
El amor es paciente, es servicial; el amor no es envidioso, no hace alarde, no se envanece, no procede con bajeza, no busca su propio interés, no se irrita, no tienen en cuenta el mal recibido, no se alegra de la injusticia, sino que se regocija con la verdad. 

El amor todo lo disculpa, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta. 
El amor no pasará jamás. Las profecías acabarán, el don de lenguas terminará, la ciencia desaparecerá; porque nuestra ciencia es imperfecta y nuestras profecías, limitadas.

Cuando llegue lo que es perfecto, cesará lo que es imperfecto.

Mientras yo era niño, hablaba como un niño, sentía como un niño, razonaba como un niño, pero cuando me hice hombre, dejé a un lado las cosas de niño. Ahora vemos como en un espejo, confusamente; después veremos cara a cara. Ahora conozco todo imperfectamente; después conoceré como Dios me conoce a mí. 

En una palabra, ahora existen tres cosas: la fe, la esperanza y el amor, pero la más grande todas es el amor”.

Carta de San Pablo a los Corintios 13, 1-13
 

Solo le pido a Dios,
que el dolor no me sea indiferente,
que la resaca muerte no me encuentre,
vacío y solo sin haber hecho lo suficiente......
León Gieco

Blogroll