sábado, 3 de agosto de 2013

Por qué el mal, si Dios es bueno?

http://videos.religionenlibertad.com/video/sliWcaBcoQ/Por qué el mal, si Dios es bueno

Muchas relaciones humanas son como los dedos entrelazados de dos manos. Nuestra soledad nos hace adherirnos unos a otros. Este mutuo aferramiento nos hace sufrir mucho, porque no nos quita la soledad. Cuanto más fuerte sea el intento, mayor será nuestra desesperación en el fracaso. Muchas de estas relaciones 'entrelazadas' terminan rompiéndose porque suelen convertirse en relaciones sofocantes y opresoras. Las relaciones humanas deberían ser como dos manos unidas en oración. Podemos apartarnos sin dejar de tocarnos con las puntas de los dedos. Pueden crear un espacio entre ellas, una pequeña carpa, un hogar, un lugar donde estar seguros. Las relaciones fieles entre las personas señalan hacia Dios. Son como oraciones en el mundo. A veces las manos que rezan están unidas, a veces el roce no es total, las separa una cierta distancia. Se mueven, separándose o acercándose, pero nunca pierden el contacto. Siguen rezando a Aquel  que nos ha reunido.

Henri Nouwen
Un amigo es más que un terapeuta o un confesor, 
aun cuando un amigo pueda a veces curarnos 
y ofrecernos el perdón de Dios.
Un amigo es esa otra persona con la cual podemos compartir nuestra soledad,
nuestro silencio y nuestra oración.
Un amigo es esa otra persona con quien podemos mirar un árbol y decir: 'Mira, ¡qué hermoso es!', o sentarnos en la playa y mirar como cae el sol.
Con un amigo no tenemos que decir ni hacer nada especial.
Con un amigo podemos permanecer en silencio y saber que Dios está allí, con los dos.
Henri Nouwen
Ser rico ante Dios significa, entre otras cosas, preocuparse del bienestar material de los que carecen de lo necesario...



Cada lágrima es una letra del alfabeto del alma. Atiende su sabio mensaje que siempre habla de tres cosas: algo que aceptar, algo que transformar y algo que hacer. Si aspiras las lágrimas, borras el mensaje del alma que no tiene otro fin que el de cambiar tu vida…

viernes, 2 de agosto de 2013


El Papa Francisco les mandó un saludo a los musulmanes por el Ramadán y les pidió: "respetémonos mutuamente"

Se dio a conocer el mensaje del Papa Francisco a los musulmanes: “Es para mí un gran placer daros mis felicitaciones con motivo de la celebración del 'Id al-Fitr, que concluye el mes del Ramadán, dedicado principalmente al ayuno, la oración y la limosna”.
Un mensaje que siempre realiza el Consejo Pontificio para el Diálogo Interreligioso, pero que en esta ocasión el Pontífice ha querido firmar: “Este año, el primero de mi Pontificado, decidí firmar yo mismo este tradicional mensaje y enviároslo, queridos amigos, como expresión de aprecio y amistad para todos los musulmanes, especialmente aquellos que son líderes religiosos”.
“Soy consciente de que, en este período, las dimensiones familiar y social son especialmente importantes para los musulmanes, y vale la pena subrayar que hay ciertos paralelos en cada una de estas áreas con la fe y la práctica cristiana”, explica el Papa Francisco, en un mensaje marcado por el “respeto mutuo”: Respeto como “actitud de amabilidad hacia las personas para las que nutrimos consideración y estima” y Mutuo, puesto que “no se trata de un proceso unidireccional, sino de algo que es compartido por ambas partes”.
El Papa Francisco muestra el respeto que se le debe dar a toda persona ante su vida, su integridad física, su dignidad y los derechos que de ella emanan y expresa que “estamos llamados a pensar, hablar y escribir del otro en un modo respetuoso, no sólo en su presencia, sino siempre y en todas partes, evitando críticas injustas o la difamación”.
En cuanto a las relaciones interreligosas, el Santo Padre reclama un respeto especial a “los líderes religiosos y los lugares de culto. ¡Cuánto dolor causan los ataques a uno u otro de ellos!” y muestra la necesidad de una educación en la que tantos los jóvenes musulmanes y cristianos deben “pensar y hablar de un modo respetuoso de otras religiones y de sus seguidores, evitando ponerlos en ridículo o denigrar sus creencias y prácticas”
“Todos sabemos que el respeto mutuo es esencial en cualquier relación humana, sobre todo entre las personas que profesan una creencia religiosa”, explica el obispo de Roma: “Es así como puede crecer una amistad sincera y duradera”
Finaliza la misiva mostrando la esperanza de que “todos los cristianos y musulmanes sean auténticos promotores del respeto mutuo y la amistad, especialmente a través de la educación” y pide oraciones para que “vuestras vidas puedan glorificar al Altísimo y dar alegría a los que os circundan”.
AMEN
Una extraña enfermedad ha sido detectada, se le ha llamado "Acardio", personas que tienen corazón pero que no sienten. La indiferencia, el egoísmo, soledad, son los principales síntomas. ...
En este Mes de la Solidaridad 2013 te proponemos una cura para que tu corazón vuelva a sentir: "Ayudar al prójimo".

Quieres leer más sobre el Padre Alberto Hurtado y su obra? El santo alegre, que nos regaló Chile...
http://www.santuariopadrehurtado.cl/


En unos tiempos que conceden una primacía casi absoluta al «yo» en cada una de sus dimensiones (corporal, psicológica, social, anímico-espiritual), el Beato Pedro Fabro nos ayuda a redimensionar cada una de ellas, desvelando su contenido y significado últimos, apuntando hacia el Amor de Dios como plenitud para el ser humano. Como explorador y constructor de la subjetividad religiosa, Fabro desvela el interior del ser humano como lugar privilegiado para la revelación de Dios y posibilidad de encuentro con El. Fabro se tomó muy en serio su propio sentir y su propia sensibilidad, porque, ante todo, no era solo suya: era la manera que tenía Dios de encontrarse con él. Escuchar e interpretar su mundo interno implicaba mucho más que la búsqueda de un equilibrado bienestar propio que busca compulsivamente compensar ansiedades, inquietudes o cansancios propios de un «estrés incipiente»; escucharse e interpretarse es un modo de escuchar-Lo e interpretar-Lo, un modo de acceder a Dios. El ser humano es razón y sujeto de respeto, y también de admiración y reverencia... porque lleva consigo el sello de lo Divino, el rostro de Cristo. Dios nos habita, quiere habitarnos y no puede dejar de quererlo. La Cuarta Dimensión del Ser humano, el lugar invisible y evidente donde se intuye y a veces se toca la plenitud de Ser, no es físico, temporal o espacial; es crístico, teológico... místico. (La Cuarta Dimensión - José García de Castro, SJ)


Es la fiesta del Beato Pedro Fabro.
Pedro Fabro fue el primer sacerdote de la Compañía de Jesús y presidió la Eucaristía del primer vínculo común, los votos de Montmatre en la capilla de los Mártires el 15 de agosto de 1534.

"Vivíamos juntos, teníamos la misma mesa, la misma bolsa e [Ignacio] se convirtió en mi maestro espiritual. Me enseñó el camino para conocer la divina voluntad y la propia. Al fin, llegamos a ser una misma cosa en deseos, voluntad y en el decidido propósito de elegir esta vida, que ahora llevamos todos los que somos y seremos de esta Compañía, de la que no soy digno."

Fuente: Compañía de Jesús en España.

jueves, 1 de agosto de 2013


No permitas que nadie diga que eres incapaz de hacer algo, ni siquiera yo.
Si tienes un sueño, debes conservarlo.

Si quieres algo, sal a buscarlo, y punto.
¿Sabes?, la gente que no logra conseguir sus sueños suele decirles a los demás que tampoco cumplirán los suyos.

Pelicula: "En Busca de la Felicidad"


Pienso que todos los que rehúsan convertirse a Dios, lo ignoran. Lo rechazan más que porque lo imaginan grave y severo, a Él que es Bondad ; duro e implacable, a Él que es Misericordia ; terrible, a Él que es Amor. Su mala conciencia les dicta este error y les edifica este ídolo. ¿Qué temen pues, hombres de poca fe? ¿Qué no borre sus  pecados? Pero si Él los ha fijado a la cruz con sus manos... Son débiles, pero Él conoce su naturaleza. Están atados por la costumbre del pecado, pero Él rompe las cadenas de los cautivos. Creen quizás que, irritado por la enormidad y número de sus pecados, se tardará en ayudarlos… Más  donde el pecado abunda, su gracia sobreabunda. Siempre.

San Bernardo

Recordar cómo he ido encontrando a Jesús, cómo lo he ido conociendo, qué camino he seguido en mi encuentro con Él, en mi conversión. Hacer una lectura de mi historia como historia de Salvación, valorando los sucesos como buenos o malos según me han acercado o alejado de Él. Pensar en mi vocación. Dios cuenta conmigo: ¿para qué? Dios me llama: ¿cómo? Buscar la Palabra de Dios en mi vida, reconocer su llamamiento. Presentar ante Dios mi resistencia, mi miedo, mi apego, mi servicio a dos señores. Sencillamente, confiadamente, como el enfermo enseña al médico su enfermedad. Y pedir luz, ayuda...

José Enrique Ruiz de Galarreta sj

miércoles, 31 de julio de 2013


Las palabras del Papa Francisco hoy a los jesuitas...

"El lema de nosotros, los jesuitas, “Iesus Hominum Salvator” nos recuerda constantemente una realidad que no debemos olvidar nunca: la centralidad de Cristo para cada uno de nosotros y para toda la Compañía que San Ignacio quiso que se llamase “de Jesús” para indicar el punto de referencia... Y esto nos lleva a nosotros, los jesuitas y a toda la Compañía a ser “descentrados”, a tener siempre delante a “Cristo siempre mayor”...Cristo es nuestra vida. A la centralidad de Cristo corresponde también ña centralidad de la Iglesia: son dos fuegos que no pueden separarse: yo no puedo seguir a Cristo si no en la Iglesia y con la Iglesia. Y también en este caso, nosotros los jesuitas y toda la Compañía, estamos por decirlo así “desplazados”, estamos al servicio de Cristo y de la Iglesia... Ser hombres radicados y fundados en la Iglesia: así nos quiere Jesús. No puede haber caminos paralelos o aislados. Sí, caminos de búsqueda, caminos creativos, sí, es importante; ir hacia las periferias...pero siempre en comunidad con la Iglesia, con esta pertenencia que nos da valor para ir hacia adelante"
Esta mañana vengo a discernir como lo hizo Ignacio, las señales de Dios en mi vida para más servirlo y alabarlo.
Feliz día de San Ignacio para todos...

martes, 30 de julio de 2013


 
Los estudiosos de San Ignacio coinciden en afirmar que "buscar la mayor gloria de Dios en todo" fue el objetivo último que gobernó la vida del santo y el único fin hacia el cual todas sus acciones se ordenaron. A manera de confirmación, su compañero Pedro de Ribadeneira escribe: "éste fue su blasón siempre, y como el ánima y vida de todas sus obras: a mayor gloria divina". Sin embargo, cuando uno se acerca a San Ignacio a través de sus escritos y del testimonio de los que lo conocieron, no puede dejar de notar otro objetivo que parece tan importante como la mayor gloria de Dios; a veces, incluso, aparece como el único objetivo a buscar en la vida. Se trata de "la salvación del alma".

Gerardo Aste, S. J

Nosotros rezamos con Jesús, que experimentó la belleza de los lirios del campo, tuvo experiencia místicas en el desierto y en las montañas, oró en el huerto y lugares tranquilos, y usó el suelo de la Tierra para curar al ciego.
Hedwig Lewis, S.J.

lunes, 29 de julio de 2013


La Contemplación para Alcanzar Amor es la conclusión de la espiritualidad ignaciana, y deja espacio para una reflexión más amplia en la centralidad única de Cristo en nuestra fe y en la redención de la creación. La grandeza y belleza del mundo y el poder de la resurrección de todos en Cristo son fundamentales para sostener la vida cotidiana a largo plazo frente a nuestro medioambiente urbano, el hambre en las zonas rurales, la explotación de los recursos naturales o la pérdida de biodiversidad.
Hedwig Lewis, S.J.

En la Tercera Regla de Discernimiento, de nuevo Ignacio afirma que no podemos tener conocimiento de Dios separados del mundo creado. Dice que la consolación es: “un movimiento interior… que se instala en el alma, por el cual ésta se inflama de amor a su Creador y Señor, y como consecuencia, no puede amar las cosas creadas por ellas en sí, sino al Creador de todas ellas".
Hedwig Lewis, S.J.
Muchos sentimos la presencia de Dios, especialmente fuerte, a través de la naturaleza. Tal vez nos sentamos bajo un árbol para orar, o damos un paseo para reflexionar sobre un problema, tal vez contemplamos un atardecer para inspirarnos, o vamos a pasear junto al mar en momentos de angustia. Para los directores espirituales, comprender la capacidad que tiene un ejercitante de relacionarse con la creación puede dar útiles indicaciones para sugerir nuevas formas de dinámica espiritual.
Dios nos recuerda, una y otra vez, en el Génesis, que al mismo tiempo que Él daba forma a la creación, veía que era buena. Nuestro oikos, nuestra casa, es buena desde la creación: no porque es útil, no porque es donde se escenifica la vida humana, sino simplemente porque Dios la hizo.
Ignacio reconoció, y nos invita a reconocer, cómo Dios nos ama profundamente a través de su creación, de la que aprendemos y que nos sostiene. Esta comprensión se amplía el primer día de la Segunda Semana, cuando se nos invita a contemplar ‘la gran redondez de la tierra, en la que hay tantas y tan diversas personas’ y esa diversidad de personas: primero aquellas que están sobre la superficie de la tierra, en gran variedad, tanto en el vestido como en sus acciones: unos blancos y otros negros, unos en paz y otros en guerra, unos llorando y otros riendo; unos sanos, otros enfermos; unos naciendo y otros muriendo.
En la Primera Semana, Ignacio nos llamó a “traer a la memoria todos los pecados de nuestra vida, mirando de año en año, o un tiempo determinado. Para esto tres cosas son determinantes: primero, mirar el lugar y la casa en que he vivido; segundo, las relaciones que he tenido con otros; tercero, las ocupaciones en las que he vivido.
Más adelante en los Ejercicios Espirituales, Ignacio pone mucho énfasis en considerar atentamente la elección con las comidas. A través de nuestra relación con los alimentos se hace más evidente lo que nos conecta con la creación, y lo que nos conecta con los otros a través de la creación.

Hedwig Lewis, S.J.
Él ( Ignacio) comenzó a buscar a Dios según su capacidad y voluntad pero también con el corazón. Permanecerá bien entrada la noche contemplando las estrellas, dejando a sus ojos vagar por entre las formas brillantes, el trabajo de Dios… Sumirada irá pasando de estrella a estrella, de una brillante constelación a otra todavía más brillante, sumergiéndose así en la profundidad del cosmos se emocionaba contemplando las líneas que un día la mano de Dios había trazado en el cielo. Por primera vez el firmamento se le presentaba como un inmenso acto de amor, y pensaba en el divino sembrador que había repartido esos misteriosos puntos de luz en el cielo como la mano del hombre expande las semillas sobre el campo. La idea de Dios creador y fuente de consuelo debió ser una gran fuente de consolación para él, comprometido como estaba en una dolorosa y complicada transformación de sí mismo.
Hedwig Lewis, S.J.
Francisco y periodistas mano a mano.

http://www.radiomaria.org.ar/content.aspx?con=13279
Ignacio fue, básicamente, un hombre solitario. La pasión que mostró una vez por la vida eremítica no fue una moda pasajera. Era una persona con capacidad para vivir solo. En lo más profundo de su alma buscaba la soledad, una soledad que brotaba de su naturaleza y por esas zonas profundas de nuestro ser en las que se acumula la tristeza. ¿De qué otra manera podría haber sido aquel niño que había nacido y crecido en un lugar aislado como es la casa-torre, separada cautelosamente de las dos poblaciones cercanas, Azpeitia y Azkoitia, y si no fuera suficiente, en una casa rodeada por un denso bosque? ‘Completamente rodeada de un bosque y de árboles frutales de distinto tipo, tan denso, que casi no se veía la casa hasta que no se estaba en la puerta…’ Iñigo nació y vivió en un mundo aislado de la cultura urbana: separado tanto por el espacio físico como por la distancia que sus antepasados había impuesto respecto al mundo exterior...
Hedwing Lewis sj

Los Ejercicios Espirituales de San Ignacio son como unos esquemas, unos simples apuntes sin apenas desarrollar, en los que el santo recogió un conjunto riquísimo y coherente de experiencias espirituales por las que él mismo pasó y que constituyen la clave de toda su espiritualidad. Los Ejercicios forman un todo enormemente estructurado y coherente. No son simples meditaciones o propuestas de meditaciones sueltas, sino un camino trazado y graduado con toda precisión para que cualquier hombre pueda «vencerse a sí mismo y ordenar su vida».
Este itinerario de experiencias espirituales, por las que ha de ir pasando el ejercitante, se articula en tres meditaciones fundamentales que son como los tres arcos de bóveda sobre los que descansa todo el edificio de los Ejercicios: el «Principio y Fundamento», o visión antropológica; la «Meditación del Reino», o visión cristológica; y la «Contemplación para alcanzar amor», o visión integral.
Estas tres meditaciones fundamentales se corresponden y completan entre sí, articulando de este modo los ocho grandes temas de los Ejercicios ignacianos: San Ignacio pone al ejercitante ante su verdad de creatura que tiene que servir y elegir (Principio y Fundamento) y ante el reverso de esta visión antropológica, que es la mentira («Pecado» y «Pecados propios»); le enseña el camino a seguir, que es Cristo (Meditación del Reino), estimulando su afectividad, y presenta el servir y el elegir del Principio y Fundamento, cualificados ahora por el servicio y las elecciones de Cristo (Meditaciones de las «Banderas», los «Binarios» y los «Grados de Humildad») y acrisolados y contrastados por el dolor y el gozo (Meditaciones de la Pasión y la Resurrección); finalmente, en la «Contemplación para alcanzar amor» el servicio de la creatura al Creador se convierte en comunicación de un amigo a otro amigo, y la elección se vuelve respuesta de amor por los beneficios recibidos: «Vos me lo disteis; a Vos, Señor, lo torno».

Florencio Segura, SJ
Estamos en los días previos a la fiesta de SAN IGNACIO y comenzamos la semana con esta hermosa foto. María, Madre de la Iglesia y el Vicario de Cristo... 
Los textos de estos días hasta el 31 de julio, festividad de Iñigo de Loyola, serán sobre la vida, el pensamiento y el sentir de nuestro santo...

domingo, 28 de julio de 2013

Marcho con el alma llena de recuerdos felices; y éstos
se convertirán en oración. En este momento comienzo a sentir un inicio de saudade. Saudade de Brasil, este
pueblo tan grande y de gran corazón. Tengo la certeza de
que Cristo vive y est
á realmente presente en el quehacer de innumerables jóvenes y de tantas personas con las que me he
encontrado en esta semana inolvidable. 
Doy gracias a todas las personas que de un modo
u otro han sabido responder a las exigencias de la acogida y organización de una inmensa multitud de jóvenes.
Que Dios recompense a todos, como sólo Él sabe
hacer.
Dios los bendiga por este testimonio tan bello de participación viva, profunda y festiva en estos días. Muchos de ustedes han
venido a esta peregrinación como discípulos; no tengo ninguna duda de que todos marchan como misioneros. Con su
testimonio de alegría y de servicio, ustedes hacen florecer la civilización del amor. Demuestran con la vida que vale la pena
gastarse por grandes ideales, valorar la dignidad de cada ser humano, y apostar por Cristo y su Evangelio.
Yo seguiré alimentando una esperanza inmensa en los jóvenes de Brasil y del mundo entero. Mi último pensamiento, mi última expresión de saudade, se dirige a Nuestra Señora de Aparecida.
El Papa se va, les dice “hasta pronto”, un “pronto” ya muy nostálgico (saudadoso) y les pide, por favor, que no se
olviden de rezar por él. El Papa necesita la oración de todos ustedes. Un abrazo a todos. 
Que Dios les bendiga.
Papa Francisco.


Emocionante...

http://www.aciprensa.com/noticias/video-bebe-con-anencefalia-es-recibida-por-el-papa-francisco-en-misa-de-la-jmj-rio-2013-49458/#.UfUwrdJdBsl

No tengan miedo de ir y llevar a Cristo a cualquier ambiente, hasta las periferias existenciales, también a quien parece más lejano, más indiferente. El Señor busca a todos, quiere que todos sientan el calor de su misericordia y de su amor.
Francisco

Misa de clausura de la JMJ

Para ver en directo la misa de envío:
http://www.news.va/es 
"No viven a Francisco. Viven a Jesús"...nos dice nuestro Papa, verdadero pastor que nos educa...
Cuántas personas quieren ser "vivadas" olvidándose de que el verdadero Rey es el Señor!
VIVA JESÚS!!

Gracias querido Francisco!

Cambio de estado


« Un día estaba Jesús orando en cierto lugar. Al terminar su oración, uno de sus discípulos le dijo: «Señor, enséñanos a orar, como Juan enseñó a sus discípulos.»  Les dijo: «Cuando recen, digan: Padre, santificado sea tu Nombre,  venga tu Reino. Danos cada día el pan que nos corresponde. Perdónanos nuestros pecados,  porque también nosotros perdonamos  a todo el que nos debe. Y no nos dejes caer en la tentación.»  Les dijo también: «Supongan que uno de ustedes tiene un amigo y va a medianoche a su casa a decirle: “Amigo, préstame tres panes,  porque un amigo mío ha llegado de viaje y no tengo nada que ofrecerle”.  Y el otro le responde a usted desde adentro: «No me molestes; la puerta está cerrada y mis hijos y yo estamos ya acostados; no puedo levantarme a dártelos». Yo les digo: aunque el hombre no se levante para dárselo porque usted es amigo suyo, si usted se pone pesado, al final le dará todo lo que necesita.  Pues bien, yo les digo: Pidan y se les dará, busquen y hallarán, llamen a la puerta y les abrirán.  Porque todo el que pide recibe, el que busca halla y al que llame a la puerta se le abrirá. ¿Habrá un padre entre todos ustedes que dé a su hijo una serpiente cuando le pide pan? Y si le pide un huevo, ¿le dará un escorpión? Si ustedes, que son malos, saben dar cosas buenas a sus hijos, ¡cuánto más el Padre del Cielo dará espíritu santo a los que se lo pidan!»

                         Lc 11,  1-13


¿Recibimos del Padre todo lo que queremos... o lo que necesitamos?
La oración que nos enseña Jesús, ¿es un instrumento para “doblar la muñeca” de Dios a nuestro favor y conseguir siempre lo que deseamos? ¿Está enseñando Jesús que a fuerza de insistencia se consigue siempre lo que se desea?
Me resulta difícil creerlo. Pero, sin embargo, en más de una ocasión podemos situarnos frente a Dios rezando, suplicando, implorando para que se cumpla lo que pedimos y se haga la propia voluntad, y no la suya.
Si leemos atentamente, pero más aún, si rezamos atentamente la oración que enseña Jesús, nos daremos cuenta que la súplica pretende conseguir una transformación interior en aquel que la pronuncia.
Cuando rezamos el Padre Nuestro, dejando que cada una de las palabras penetren hondamente en el propio ser, se genera un cambio en nuestro estado de conciencia. Se produce una transformación tal que podemos percibir la misma realidad desde otro ángulo totalmente distinto.
 El mundo, la realidad que vivimos, las situaciones por las que atravesamos son perciben desde una perspectiva totalmente distinta. ¿Cuál es esa mirada particular desde el cual se percibe la realidad de manera “distinta”? ¿Cuál es ese “estado de conciencia” que se adquiere por medio de la oración?
Las palabras del Padre Nuestro son un canto a la relación entre Padre e Hijo. Son palabras que repetidas con insistencias, como recomienda Jesús, surten un efecto sanador, terapéutico, curativo. Logran devolvernos nuestra verdadera identidad y permiten que nos ubiquemos, ante el mundo y ante las situaciones que nos tocan vivir, en el lugar en el que Dios quiere tenernos siempre…como hijos que confían en su Padre.
La oración del Padre Nuestro –o cualquier otra oración- no es una súplica para coaccionar la voluntad divina.  Jesús no enseña como revelarnos ante la voluntad de su Padre ni pretende que adquiramos modos alternativos para conseguir hacer siempre nuestra “santa voluntad”.
La oración que comienza pronunciando la palabra “Padre” son sitúa a nosotros en la posición de “hijos” y éste es el estado de conciencia que nos hace percibir la realidad desde otra perspectiva. ¿Acaso puede descuidar un Padre la vida de su hijo? ¿Puede olvidar un Padre las necesidades de su hijo? ¿Es posible que un Padre ofrezca a su hijo algo que pueda dañarlo?
El Padre Nuestro es una oración que nos sitúa ante Dios como la fuente de nuestra vida y nos hace gustar de la confianza que se desprende de la relación que existe entre Él y nosotros. Nos ayuda a comprender que las situaciones difíciles o dolorosas que vivimos no le son desconocidas ni ajenas. Y que aun cuando no recibimos, a pesar de la insistencia, lo que le pedimos no significa que nos haya olvidado o que haya desoído nuestras súplicas. De la misma manera que un hijo desea la confianza de su padre, así también Dios espera que confiemos en Él.
Este es el sentido de la oración del Padre Nuestro; una súplica que refuerza la confianza en nuestro Padre. Dios cuida de nosotros, y aunque por momentos su presencia no sea tan evidente, está siempre. ¿Confías en Él?
Pidamos a Dios Padre que ante la tentación de la desconfianza no nos deje caer. Que sepamos mantenernos firmes en la esperanza y arraigados en la fe para permitirnos mirar la realidad que vivimos desde un estado de conciencia distinto. El estado de conciencia que nos da el sabernos sus hijos amados. Porque…¿qué hijo que se sabe amado por su Padre desconfía de él.
P. Javier  Rojas sj


¡Dios hace todo, pero ustedes déjenlo hacer! Dejen que Él trabaje en ese crecimiento.
Francisco

Peregrinos: JMJ: Imágenes del encuentro del Papa en el Teatro ...

Peregrinos: JMJ: Imágenes del encuentro del Papa en el Teatro ...

Blogroll