viernes, 13 de diciembre de 2013


La locura de un Dios que nos ama como ni lo imaginamos es tan grandiosa que cada año, con María y con José, llega hasta las puertas de nuestras vidas para pedir albergue.
Nada en Él es azar. Con precisión y puntualidad vuelve a venir, como si de la primera vez se tratara, a acomodar su cuerpecito pequeño en el pesebre que le preparemos.
Por eso llega cada diciembre, porque cada año necesitamos hacerle un lugar nuevo para sanar nuestras vidas, apuradas y desorientadas…Porque cada año lo necesitamos de un modo distinto…Él insiste en volver.
¡Qué locura de amor tan grande es esta de un Dios que se hace pequeño y golpea en nuestros corazones pidiéndonos albergue! ¡No es razonable! Y sin embargo, Uno que ama así, infinitamente, persiste en pedirnos “un lugarcito” donde nacer y crecer.
Prestemos atención y hagamos silencio. Ya viene el Niño Dios…Él no sabe hacer otra cosa que amar.
@Ale Vallina


Cuatro semanas de Adviento,
precursoras de un gran día.
La tristeza y la alegría
pugnan en choque violento,
pues se acerca el gran momento.
Nos llega la Navidad,
un soplo de eternidad,
y en el cielo se adivina
una celeste neblina
nimbada de claridad.
José María Zandueta

jueves, 12 de diciembre de 2013

Alégrense, el Señor que ya se acerca 
y enamora en el perfume de su paso 
es príncipe de Paz y con su abrazo 
reconstruye en su bondad el alma muerta. 


"Sabe Juan Diego que yo soy la siempre Virgen Santa María, Madre del verdadero Dios por quien se vive. Mucho quiero que se me construya una casita para mostrar a mi hijo y para darlo a todos los hombres que me invoquen. Porque yo en verdad soy vuestra madre compasiva. Para cumplir mi deseo ve al palacio del Obispo de México y dile cómo yo personalmente, yo que soy la Madre de Dios te envío".
María, Madre de Jesús, 
dame un corazón como el tuyo,
tan hermoso, tan puro, tan inmaculado,
tan lleno de amor y humildad,
para que yo pueda recibir a Jesús en el Pan de la Vida,
amarle como tú le amaste 
y servirle en las horas de aflicción
de los más pobres entre los pobres.
Anónimo, Oración recitada frecuentemente por la Madre Teresa de Calcuta y las Misioneras de la Caridad

martes, 10 de diciembre de 2013

No nos enfrentemos a la presión del poder colectivo con otro poder, no nos confrotemos con la confrontación, sino con un espíritu capaz de comprender nuestra creatividad en cada momento. Así ejercemos la sutil influencia, aunque quizás no veamos siempre sus resultados ni sepamos cómo hemos contribuido al cuidado y la mejora del conjunto.
Lo que parece imposible se hace posible por medio de pequeños gestos...El mundo en que hemos ido creciendo se nos ha hecho muy rígido: estamos enjaulados en las dinámicas del poder, de la acumulación y del protagonismo-

 X Quinzá Lleó sj


lunes, 9 de diciembre de 2013

Que sea “un rugido capaz de sacudir al mundo”, afirma Papa Francisco en el lanzamiento de la campaña de Caritas Internacional contra el hambre.

Que sea “un rugido capaz de sacudir al mundo”, afirma Papa Francisco en el lanzamiento de la campaña de Caritas Internacional contra el hambre.
Serena Luz,
brillando en el centro de mi ser
atráeme hacia Ti,
atráeme más allá de los sentidos,
fuera de los enredos de la mente,
líbrame de los símbolos,
de las palabras
para que yo pueda descubrir
lo Significado,
la Palabra no hablada
en la oscuridad
que vela el centro de mi ser.
Amén.
Oración bizantina anónima


Me agrada la expresión “ser caminante”, “peregrina”,  “viajera”. Nada nos define mejor a los seres humanos que estas expresiones.
No estamos hechos de un día y para siempre. Nos vamos haciendo de la mano de nuestras contrariedades, sombras, luces y anhelos. Ir en camino nos regala el sano hábito de recorrer el sendero con la mirada puesta en el horizonte y percatándonos de que cada paso es  una victoria pequeña. Claro está que de lo que aquí hablamos es del horizonte eterno con ese Dios que da sentido a nuestro caminar. Y las pequeñas conquistas son esas que están lejos de la gloria y de los podios con trofeo. Son huellas, no grandes zancadas. Menudas y humildes que nos van acercando a las huellas de Aquél al que deseamos seguir y servir…
Pidamos a Dios  estar siempre en movimiento…Él valora nuestros pasos menudos.
@Ale Vallina


San Juan Diego, ruega por nosotros
Señor, que hoy pueda ver el hambre, el dolor, las adicciones. A los "invisibles" de siempre, a los olvidados del sistema. Esos hijos tuyos que no tienen qué comer, que padecen desdichas, que están marginados...Esos que tanto necesitan del amor, de la ayuda y de la comprensión de nuestros corazones...
Dame la gracia, en este día de poder ver lo que muchos prefieren no ver. Dame la gracia de dar de lo mío, no lo que "sobra" sino lo que es justo que entregue. Porque nadie puede ser feliz mirándose únicamente a sí mismo...porque no podemos caminar solos. 
Tomados de las manos...avanzamos mejor.
@AleVallina

domingo, 8 de diciembre de 2013


«La promesa de la navidad»

«El ángel Gabriel fue enviado por Dios a una ciudad de Galilea, llamada Nazaret, a una virgen que estaba comprometida con un hombre perteneciente a la familia de David, llamado José. El nombre de la virgen era María. El ángel entró en su casa y la saludó, diciendo: “¡Alégrate!, llena de gracia, el Señor está contigo”. Al oír estas palabras, ella quedó desconcertada y se preguntaba qué podía significar ese saludo. Pero el ángel le dijo: “No temas, María, porque Dios te ha favorecido. Concebirás y darás a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús; él será grande y será llamado Hijo del Altísimo. El Señor Dios le dará el trono de David, su padre, reinará sobre la casa de Jacob para siempre y su reino no tendrá fin”. María dijo al ángel: “¿Cómo puede ser eso, si yo no tengo relación con ningún hombre?”. El ángel le respondió: “El Espíritu Santo descenderá sobre ti y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra. Por eso el niño será Santo y será llamado Hijo de Dios. También tu parienta Isabel concibió un hijo a pesar de su vejez, y la que era considerada estéril, ya se encuentra en su sexto mes, porque no hay nada imposible para Dios”. María dijo entonces: “Yo soy la servidora del Señor, que se haga en mí según tu Palabra”. Y el ángel se alejó.».
                Lc 1, 26-38
               

            

Si hemos escuchado bien; el que está por nacer es el “HIJO de DIOS”. Y tal vez, porque para muchos todavía es algo un tanto “incomprensible” y para otros forma parte de las “fabulas” que decoran el final de un año, el corazón no termina de disponerse para vivirlo.
A veces me pregunto ¿Cuántos son los cristianos que en la noche de navidad comprenden qué es lo que está aconteciendo? ¿Cuántos frente al pesebre sienten que en ese Niño se les regala “algo”? ¿Cuántos llegan a comprender que en el Niño que nace hay un mensaje personal para cada uno?
En ocasiones tendemos a “ignorar” lo que no podemos comprender. Preferimos decirnos a nosotros mismos “eso no tiene tanta importancia”, cuando no tenemos el valor de luchar por lo que es verdaderamente valioso. Cuando estamos ante lo que nos duele o entristece nos repetimos «eso no es para tanto» para no tener que hacer frente al sufrimiento.  Pero lo que impresiona es que en ocasiones optemos por llenar la vida de “cosas” para esconder la propia pobreza, el vacío y la soledad que anida en el alma.
Frente al pesebre puede sucedernos lo mismo. Porque nos cuesta “creer” en lo que acontece, terminamos ignorando lo que sucede.
El texto del evangelio, a mi parecer, da tres claves para comprender el acontecimiento de la encarnación del Hijo de Dios y de su nacimiento.
1.- El cumplimiento de una promesa: La palabra de Dios, desde el Antiguo al Nuevo testamento, es un compendio de promesas cumplidas. Tal vez podríamos definir así a la biblia: El libro de las promesas cumplidas.
Dios no ha dejado nunca de responder a ninguna de sus promesas, pero es cierto también que cada vez que Dios promete algo, el hombre entra en crisis. ¿Por qué? Porque las promesas de Dios se ven desmentidas por la realidad. Sólo a modo de ejemplo podemos decir que prometió a Abraham una «gran descendencia como las estrellas del cielo y la arena del mar» (Gn 22, 17) cuando su mujer era estéril y de avanzada edad. Dios prometió al pueblo de Israel, tierra, templo y una dinastía que duraría para siempre, y acabaron en Babilonia, exiliados, con el templo destruido y sin rey...
Entonces, ¿se puede creer en las promesas de Dios? Si, Dios es digno de confianza. Su promesa se cumple y la fe consiste en creer que así será, pero tal vez no como lo “imagino” ni como “sueño”, sino cómo Él lo quiere. Creer en Dios es creer en su palabra.
María, luego de preguntar «¿Cómo puede ser eso, si yo no tengo relación con ningún hombre?», dijo « que se haga en mí según tu Palabra». ¿Terminó de comprender María lo que el ángel le acababa de decir? Lo  que sabemos, es que esta mujer confió en la palabra del ángel de que «para Dios nada es imposible». ¿Crees tú en la palabra de Dios cuando la realidad te dice todo lo contrario?
2.- Disponibilidad a la promesa; La disponibilidad de María a cumplir en ella la promesa de Dios hecha a su pueblo es admirable. Dios no los dejaría sin rey, sin tierra y sin templo. Aquello que prometió lo llevó a cumplimiento. El nuevo rey es Jesucristo, quien ha venido a anunciar la llegada del Reino de su Padre. Ese reino se establece en la nueva tierra que es el corazón del hombre. Es allí donde Dios quiere reinar, en el corazón del hombre. Y es bajo la protección del Espíritu donde somos congregados los hijos de Dios.
¿Estás disponible para llevar adelante la promesa de Dios en tu vida?
 Cada vez que tu presencia, tus palabras, tus acciones, son expresiones de amor, de paz, de esperanza, de reconciliación, de solidaridad, estás haciéndote disponible a que Dios extienda su reino por mediación tuya. Dios Padre, quiere un reino de hijos y de hermanos, y cada vez que en tu corazón haces lugar al Niño que nace, te haces hijo en el Hijo y aceptas al prójimo como tu hermano. ¿Estás dispuesto a recibir al niño Jesús en tu corazón?
3.- Aceptación de su voluntad; Aquellas palabras de San Pablo en la carta a los Gálatas «ya no vivo yo, es Cristo que vive en mí» (Gál 2, 20) siempre me han parecido un eco de las palabras de la Virgen María, «hágase en mí según su voluntad».
¿Por qué? Porque aceptar a Dios en la propia vida, es de alguna manera “renunciar” a la propia voluntad. ¿En qué sentido? En el sentido de confiar que más allá de lo que puedo comprender o entender, hay una Voluntad Divina que me guía y cuida de mí. Es “renunciar” a creer que en mi parecer y mi entender se acaba la realidad. Que sólo yo puedo encontrar la salida y que no existe nada más allá de mí entender.
Aceptar la voluntad de Dios es, de alguna manera, “cerrar los ojos” y “abrir los oídos” para escuchar. Es tender la mano en la tempestad y confiar ciegamente en Aquel que me guía. Es abandonarme a otra voluntad, entregar el timón a otro capitán, soltar las riendas para que Dios me conduzca.
Es muy difícil estar frente al pesebre sin entrar en crisis de fe. Es violento para el hombre actual contemplar la promesa de Dios cumplida en el pesebre. Porque pone en evidencia que Él sigue siendo dueño de la historia y que el hombre es criatura y no creador.
El pesebre nos ubica. Nos dice, “no te has dado el ser a ti mismo”, tu vida pertenece a otro, y para aceptar esto hace falta un corazón como el de María que pueda exclamar a viva voz “Mi alma alaba al Señor y mi espíritu se alegra en Dios mi Salvador” (Lc 1, 46)
Dispongamos el corazón para recibir a Dios.

P. Javier  Rojas sj

                

Blogroll