miércoles, 19 de febrero de 2014

Verdaderamente, ella fue fuerte y tierna, dulce y firme a la vez, olvidada de sí misma y generosa con nosotros. A ella es a quien conviene amar y reverenciar por encima de todas las cosas, después de la Trinidad Suprema.
San Buenaventura

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Blogroll