lunes, 31 de marzo de 2014

Dios mío tómame de la mano. Te seguiré de manera resuelta. No me sustraeré a ninguna tormenta que caiga sobre mí en esta vida, con tal que me lleves de la mano. Mientras estamos en tus brazos, no estaremos en las garras de nadie.

Etty Hillesum

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Blogroll