miércoles, 19 de marzo de 2014

José no era un fanático de la ley. Unía la justicia, la rectitud, con la bondad y la misericordia. Si sólo hubiera sido justo, si únicamente le hubiera interesado el cumplimiento de la ley tendría que haber entregado a su mujer a la muerte. Pero este hombre no quería ser justo frente a la ley sino ante su prometida. La justicia, tal como él la entendía, va dirigida al bien y la salvación de la persona. Sin duda que Jesús aprendió de José a interpretar las leyes de Dios con misericordia.
P. Javier Rojas sj

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Blogroll