lunes, 3 de marzo de 2014

Tal como les habíamos propuesto, cada lunes, hasta la Pascua, vamos a reflexionar a partir de algunos personajes bíblicos de la mano del libro de Pier Giordano Cabra " Los personajes bíblicos de la Cuaresma y del tiempo de Pascua". España, Sal Terrae, 2013.
Dice el autor: “los hijos del viejo Adán para aceptar el ofrecimiento de rejuvenecerse con el nuevo Adán. Es el tiempo del hombre que siente la vanidad de todo, pero que al mismo tiempo advierte la lucha que debe entablar consigo mismo para dejar espacio a la acción transformadora de Dios. Es el tiempo del retorno a Dios por el camino estrecho, que invita a subir a Jerusalén para configurarse con Cristo…”
La Iglesia nos propone hacer el camino de la Cuaresma de la mano de numerosos “testigos”, nos dice Pier Giordano Cabra. Los cuales, siendo tan humanos como somos nosotros, y viviendo nuestras dificultades, pudieron elegir bien e insertarse en la historia de la salvación.
El Evangelio en Casa, a partir de esta propuesta tan concreta, va a ir subiendo material de este libro para la reflexión y meditación personal y comunitaria, siempre esperando poder colaborar con ustedes para que este tiempo sea fructífero para nuestro acercamiento a Dios.
Dice el autor: “los «personajes bíblicos» de la Cuaresma: Abrahám, Moisés, Naamán el Sirio, el anónimo Siervo del Señor, el profeta Jonás, la reina Ester y la casta Susana. Y más aún: es Jesús mismo que afronta las tentaciones en el desierto; son Pedro, Santiago y Juan en el monte de la transfiguración, la Samaritana, Marta y María, las hermanas de Lázaro y el ciego de nacimiento. Pero son también personajes de las parábolas de Jesús, como el fariseo y el publicano, el padre misericordioso con sus dos hijos, el hombre rico y el pobre Lázaro. Es un consuelo recorrer el camino cuaresmal en compañía de figuras como estas. Es un verdadero desafío tenerlas precisamente al lado, confrontarse con su testimonio, competir con sus dones de fe, hacer latir el propio corazón al unísono con su corazón y con el corazón de Dios.”

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Blogroll