miércoles, 23 de abril de 2014

Leí por estos días una frase de Marco Tulio Cicerón que decía: "Mi conciencia tiene para mí más peso que la opinión de todo el mundo". Podemos agregar, dado que Cicerón no conoció a Cristo, que la conciencia es la voz por la que Dios habla a cada uno de sus hijos. Dicho de uno u otro modo, lo cierto es que intentar congraciarse con el mundo a costa de guardarnos en los bolsillos nuestros valores, suele perdernos en un remolino de mentiras e iniquidades.
Al único que debemos estar atentos de rendirle cuenta de nuestros actos es a Dios. Sólo a Él. Lo que piensen los demás corre por cuenta de ellos.
Seamos libres. No dejemos que otros nos impongan criterios alejados de nuestra esencia o de nuestros valores.
Pidamos al Señor la gracia de hacer siempre su voluntad aunque el mundo se oponga…

@Ale Vallina

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Blogroll