jueves, 24 de abril de 2014

Relaja mis nervios, sosiega mi espíritu, 
suelta mis tensiones, inunda mi ser de silencio y serenidad. 
Vela sobre mí Padre querido 
mientras me entrego confiado al sueño 
como un niño que duerme feliz en tus brazos. 
En tu nombre Señor, descansaré tranquilo.
Anónimo

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Blogroll