jueves, 3 de abril de 2014

Si hay algo que poseen los niños y que, lamentablemente, los adultos vamos perdiendo con el correr del tiempo es la capacidad de asombro. Los niños se sorprenden de todo lo que les acontece. Desde la mañana hasta que se duermen por la noche no hay nada que no los movilice ni  maraville.
La brisa, la luz, los animales, los alimentos, el sol, las flores, la oscuridad, los otros niños, las pompas de jabón, el sonido de los instrumentos musicales, los colores, los olores, las texturas…
Es inútil tratar de vivir satisfechos y jubilosos si no nos producen asombro las pequeñas “cosas” cotidianas. Esas, que no poseen siempre un valor monetario, pero que nos arrebatan sonrisas, nos admiran, nos conmocionan, nos causan estupor o fascinación.
A medida que nos volvemos adultos, nos vamos poniendo serios y lo maravilloso que posee la vida deja de causarnos admiración y agradecimiento. También, dolorosamente, hay niños-adultos a los que se les ha arrebatado el candor de la niñez y a los que ya poco los maravilla…
Si fuera posible, hoy prestemos mayor atención a todo aquello que nos rodea. Sonidos, colores, aromas. Cerremos los ojos y tratemos de percibir el mundo. Alegrémonos de los “sentidos”, puertas de conocimiento; admiremos la respiración, bendigamos las horas que nos traen aprendizajes…
Que nuestra oración de este día sea la de Miguel de  Unamuno que dice:
“Agranda la puerta, Padre, porque no puedo pasar;
la hiciste para los niños. Yo he crecido, a mi pesar.
Si no me agrandas la puerta, achícame, por piedad,
vuélveme a la edad bendita en que vivir es soñar.”
Que así sea.

@Ale Vallina

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Blogroll