miércoles, 1 de octubre de 2014

Creer en un Dios, Amigo incondicional, puede ser la experiencia más liberadora que se pueda imaginar... Por el contrario, vivir ante un Dios justiciero y amenazador puede convertirse en la neurosis más peligrosa y destructora de la persona.
José Antonio Pagola

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Blogroll