miércoles, 29 de octubre de 2014

En la superficie, podemos sentir cansancio, ira, desgano o tristeza.
Pero en el santuario del alma, siempre habita la alegría de sabernos hijos de Dios.
Conéctate con esa alegría, y disfruta de este maravilloso día...
@Ale Vallina

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Blogroll