jueves, 6 de noviembre de 2014


No me dejes anhelar la salvación lleno de miedo e inquietud, sino desear la paciencia necesaria para conquistar mi libertad. Concédeme no ser un cobarde, experimentar Tu misericordia sólo en mi éxito; pero déjame sentir que Tu mano me sostiene en mi fracaso.

Rabindranath Tagore

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Blogroll