sábado, 19 de julio de 2014

Una amistad en la cual hay comunicación de corazón a corazón es un regalo de Dios, y ningún regalo que venga de Dios es ocasional o temporal.
Henri J. M. Nouwen
Haznos abiertos y acogedores 
para que aceptemos tu Reino 
como el niño acepta el pan
de manos de su padre.
Haz que podamos permanecer en tu paz,
como hijos tuyos, en tu casa, 
durante toda nuestra vida.

H. Oosterhuis

viernes, 18 de julio de 2014

La conciencia del propio valor, viene de lo alto, de arriba, de Dios. Es teniendo la certeza y la vivencia de sentirme amado por alguien, a quien jamás podré igualar y que no necesita de mis logros para amarme, como adquiero la sana conciencia de ser valioso.
Si pretendo obtener ese valor de los hombres, entro en una corriente de competencia por ser el primero en todo, que nada tiene que ver con la conciencia de la propia valía.
Cuando nuestras expectativas de vida pasan por sobresalir, por resaltar o por ocupar los primeros puestos, lamentablemente hemos optado por buscar el propio valor en donde no lograremos conseguirlo. Siempre habrá alguien que te supere a ti en algo, y alguien a quien tú superes en otras cosas. Pero no es éste el esquema de vida al que está llamado a vivir el cristiano.
P. Javier Rojas sj
A algunas personas puedo acercarme ahora mismo y darles un fuerte abrazo. Otras están lejos...pero puedo cerrar mis ojos y sentir de qué manera nuestros cuerpos se funden en un abrazo...
También están aquellos que ya partieron de este mundo, pero a los cuales desearíamos abrazar en este instante. De nuevo podemos cerrar los ojos, imaginar a esa o esas personas y extender los brazos hasta "abrazarlos por completo".
Más difícil, pero no imposible, es intentar dar un abrazo a los que nos dañaron o lastimaron. Si no podemos no nos obliguemos a hacerlo....Todo tiene su tiempo, también el perdón.
Por último, el abrazo a uno mismo. Que por último, no es menos importante. Por el contrario es sustento de todos los demás abrazos. Rodéate con un suave estrujón cariñoso. Abrázate con amor y misericordia...tal como te abraza el mismo Dios.

@Ale Vallina.

jueves, 17 de julio de 2014


No hay día de nuestras vidas en el que el Señor no salga a nuestro encuentro...
Nuestro apuro, nuestras distracciones cotidianas, esa vorágine en la que vivimos impiden, en ocasiones, que lo reconozcamos...Pero Él está siempre, más cerca de nosotros que nuestra propia piel. Nos alivia, nos auxilia con nuestras cargas y nos arranca una sonrisa aún en medio de las dificultades.
Recuerdo en este momento, el penoso terremoto que azotó a México en el año 1985...Muerte, destrucción, caos...10.000 personas fallecidas.Dolor. Mucho dolor. Sin embargo semanas después del mismo, y cuando todavía no se habían removido todos los escombros, se encontraron tres bebés vivos, conocidos como "los bebés del milagro".¡ Qué sosrisas habrán poblado el rostro y el alma de los rescatistas!
Meditemos un momento sobre esto...Acudirán a nuestra mente miles de situaciones similares en las que vimos al Señor, aún entre los escombros.
@ Ale Vallina.

miércoles, 16 de julio de 2014

A veces lo que creíamos que iba por un lado, termina yendo por otro…
Lo que pensábamos que era un final se convierte en un nuevo comienzo…
Lo que mirábamos con indiferencia se convierte en un atractivo…
Lo que nos desvelaba ayer, hoy no nos mueve ni un pelo…. 
La vida nos sorprende a cada instante. Gracias a Dios que todo es así…
Lo rígido se quiebra. Lo que es flexible se adapta…
@Ale Vallina

lunes, 14 de julio de 2014

9.


Nadie es total o suficientemente coherente en su vida. Todos de algún modo contradecimos lo que decimos con lo que hacemos. Pero debemos tener cuidado de no confundir la hipocresía con la limitación humana. Ehipócrita engaña a los demás simulando ser quien no es, mientas que el hombre que quiere ser sincero consigo mismo y con los demás, cuando se da cuenta del error, busca la manera de enmendar la actitud. La diferencia cualitativa estriba en que mientras el hipócrita no tiene intención de cambiar,  porque le basta con engañar, el que es sincero consigo mismo no se oculta a sí mismo sus equivocaciones, sino que por el contrario se alegra de reconocer sus errores y cambiar para vivir en la verdad. Jesús fue sumamente misericordioso con los pecadores porque veía en ellos intención de cambiar de actitud, pero fue tremendamente duro con el hipócrita que justificaba sus acciones con la ley y el servicio a Dios.


P. Javier Rojas, sj

domingo, 13 de julio de 2014


En un taller al que asistí en días pasados, una de las personas del equipo, un jesuita argentino- al que no he pedido permiso para nombrar, por lo cual no lo haré aquí- nos compartió la siguiente afirmación: "Dios perdona. Dios perdona siempre. Dios perdona con ganas". Desde que la escuché deseé compartirla con ustedes. Es muy probable que muchos alberguen dudas sobre lo antes dicho. ¿Será cierto que nos perdona siempre? ¿ Y con ganas?.A mí no me cabe duda de que esto es así. Si no lo que nos vino a enseñar Jesús de su "Abba" serían puras fantasías bonitas pero irreales...
Lo que ocurre es que muchas personas para sentir en sus corazones esta afirmación deben limpiar antes su imagen de Dios.... Dios nos perdona no porque seamos buenos nosotros, sino porque Él es bueno. Porque Él es el mismo Amor donándose cada día y en cada segundo...
No necesita ni de nuestros sacrificios, ni de que nos flagelemos o humillemos ante Él para amarnos más. Nos ama porque sí, porque Él no sabe hacer otra cosa que amar...Lo único que espera es nuestra respuesta de amor. Respuesta que, como humana, será limitada y en ocasiones tristemente repartida con cuentagotas...pero que hemos de perseverar en darla por nuestro bien y el de todos. Respuesta que hemos de poner más en obras que en palabras...
Cuesta entender con la razón un amor tan grande como el del Padre...Ante la inmensidad de su amor sólo nos resta aceptarlo, agradecerlo e imitarlo dentro de la finitud e imperfección de nuestra humanidad. Lejos de "relajarnos porque Dios siempre perdonará todos nuestros pecados y faltas", tanto Amor nos invita a amar como Él, a perdonar como Él, a sumarnos a los planes que Él tiene para la felicidad de la humanidad...
Que las semillas que ha sembrado en nuestros corazones puedan dar buenos frutos. Abonemos nuestra tierra, persistamos en sacar las piedras y las malas hierbas, reguemos adecuadamente, cuidemos esas semillitas del sol excesivo y de los vientos fuertes....para que la cosecha sea abundante y puesta al servicio del Reino.
Que nuestro ruego de hoy sea este: "Ya que nos amas y perdonas siempre queremos donarte nuestros corazones Padre Bueno para que allí anide tu Palabra y se manifiesten tus maravillas"
Que así sea.
@Ale Vallina.

Blogroll