sábado, 11 de octubre de 2014

Cuando vivimos por el reloj no tenemos tiempo para los demás: siempre estamos de camino para nuestro próximo compromiso y no nos enteramos de la persona que necesita auxilio al costado de la ruta; estamos cada vez más preocupados por perder algo importante y percibimos el sufrimiento humano como una interrupción perturbadora de nuestros planes; estamos constantemente preocupados por nuestra tarde libre, nuestro fin de semana libre o mes libre, y perdemos la capacidad de alegrarnos con la gente con quien vivimos y trabajamos día a día.
Henri Nouwen
Cuando Jesús terminó de hablar, una mujer levantó la voz en medio de la multitud y le dijo: "¡Feliz el seno que te llevó y los pechos que te amamantaron!". 
Jesús le respondió: "Felices más bien los que escuchan la Palabra de Dios y la practican"
Lucas 11,27-28. 

viernes, 10 de octubre de 2014

Cuando afirmo haber tenido una experiencia inmediata de Dios, no hablo de las visiones, símbolos y audiciones; no siento la necesidad de apoyar esta afirmación en una disertación teológica. Lo único que digo es que experimenté a Dios, al insondable, al silencioso y, sin embargo, cercano. Experimenté, más allá de toda imaginación, a Dios que, cuando por su propia iniciativa se aproxima por la gracia, no puede ser confundido con ninguna otra cosa.
Puede sonar como algo muy ingenuo, pero en el fondo se trata de algo tremendo. Era Dios mismo, vivo y verdadero, a quien yo experimenté; no palabras humanas sobre Él.
¿Es algo obvio o resulta sorprendente? Dios puede y quiere tratar de modo directo con su criatura. El verdadero precio que hay que pagar por la experiencia a la que me refiero es el precio del corazón que se entrega con creyente esperanza al amor del prójimo.

Karl  Rahner SJ
Para estar más cerca de la Verdad y lo Correcto, necesitamos un corazón hermoso y suave. Cada ser humano aprende un día u otro a volverse más suave. Algunos accidentalmente, algunos debido a la enfermedad, algunos sufren la pérdida de vidas humanas, algunos otros de pérdidas materiales ... Todos nos enfrentamos a tales situaciones, pero podemos ya sea ver lo bueno en ella y abrir nuestros corazones, o por desgracia ver otra ocasión para cerrarlos para siempre.
Shams Tabrizi
Habiendo Jesús expulsado un demonio, algunos de entre la muchedumbre decían: "Este expulsa a los demonios por el poder de Belzebul, el Príncipe de los demonios". 
Otros, para ponerlo a prueba, exigían de él un signo que viniera del cielo. 
Jesús, que conocía sus pensamientos, les dijo: "Un reino donde hay luchas internas va a la ruina y sus casas caen una sobre otra.
Si Satanás lucha contra sí mismo, ¿cómo podrá subsistir su reino? Porque -como ustedes dicen- yo expulso a los demonios con el poder de Belzebul.
Si yo expulso a los demonios con el poder de Belzebul, ¿con qué poder los expulsan los discípulos de ustedes? Por eso, ustedes los tendrán a ellos como jueces.
Pero si yo expulso a los demonios con la fuerza del dedo de Dios, quiere decir que el Reino de Dios ha llegado a ustedes.
Cuando un hombre fuerte y bien armado hace guardia en su palacio, todas sus posesiones están seguras,
pero si viene otro más fuerte que él y lo domina, le quita el arma en la que confiaba y reparte sus bienes.
El que no está conmigo, está contra mí; y el que no recoge conmigo, desparrama.
Cuando el espíritu impuro sale de un hombre, vaga por lugares desiertos en busca de reposo, y al no encontrarlo, piensa: 'Volveré a mi casa, de donde salí'.
Cuando llega, la encuentra barrida y ordenada.
Entonces va a buscar a otros siete espíritus peores que él; entran y se instalan allí. Y al final, ese hombre se encuentra peor que al principio".
Lc 11, 15-26

jueves, 9 de octubre de 2014

¿Sabías que rezar el rosario colabora en la prevención del Alzheimer? Prof. Miguel A. Espino -Universidad de Panamá- 

Además de acercarnos al Señor por medio de la Virgen María, el rezo del rosario nos regala grandes beneficios de salud para el cerebro. Se sabe esto por el resultado de investigaciones científicas en el campo de la neurociencia, utilizados aquellos por los doctores Lawrence Katz y Manning Robin, quienes, en el año 2000, idearon un conjunto de ejercicios dirigidos a fortalecer el cerebro de las personas con síntomas de Alzheimer, un mal que afecta a millares de personas, sobre todo entre los adultos mayores.
La meditación del Rosario es verdadero ejercicio de concentración mental, y pueden acompañarse con oraciones voceadas o silenciosas, mientras se camina o se está sentado; solo o en grupos.
Además de los méritos espirituales propios, la oración del rosario, tan completa, beneficiará a las víctimas del incurable Alzheimer con una retardo de sus situaciones. Y a los libres de eta enfermedad, les evita caer en la rutina que aparta de la concentración y daña el espíritu y la mente. Una vez más, la Fe y la razón, se dan la mano.
LA ORACIÓN DEL ROSARIO 
Emilio Garrido Landívar (Especialista en Psicología de la salud)
"Rezar y meditar, y el rosario es un rezo que te hace entrar en los misterios -meditación- aumentan las endocrinas y son muy útiles y necesarias para tener un ánimo alto y estar más fuertes frente al estrés... Pero esto está más que comprobado y científicamente demostrado, no es una broma o ciencia ficción. Rezar y meditar además de muchas cosas, mejora nuestra salud
Cuando uno reza el rosario, en la repetición continua se produce una especie de "mantra" (del sánscrito: mente) y esa repetición -con significado y sin ella-, pero mucho más con significado, nos "ilumina", nos aporta paz y tranquilidad y eso es bueno para todo, sobre todo para la salud física y mental."

miércoles, 8 de octubre de 2014

Entrevista con el padre Adolfo Nicolás, superior general de los jesuitas, sobre el Sínodo de la familia

Entrevista con el padre Adolfo Nicolás, superior general de los jesuitas, sobre el Sínodo de la familia

GIACOMO GALEAZZICIUDAD DEL VATICANO

«Puede haber más amor cristiano en una unión canónicamente irregular que en una pareja casada por la Iglesia». El padre Adolfo Nicolás, superior general de los jesuitas, atraviesa a pie la entrada vaticana del “Petriano” con un portafolio negro en la mano. Se lee el lema de los jesuitas escrito en árabe: “Para mayor gloria de Dios”. El llamado “papa negro”, que guía a 18 mil religiosos de 112 naciones, cree que «el Sínodo está completando el Concilio».

¿Será actualizada la moral familiar?

La discusión, libre y franca, se está dirigiendo hacia un cambio, la adecuación pastoral a la realidad de los tiempos de hoy. Es un signo histórico, porque en estos años ha habido fuerzas que han tratado de hacer retroceder a la Iglesia con respecto a la gran estación conciliar.


Y, ¿en cuanto a la comunión a los divorciados que se han vuelto a casar?

No se puede impedir que el Sínodo discuta al respecto, como habrían querido algunos. Los obispos no fueron convocados para insistir en ideas abstractas a golpes de doctrina, sino para buscar soluciones a cuestiones concretas. Es muy significativo que el Papa y muchos padres sinodales hayan hecho referencia en sus intervenciones a los textos del Concilio. También el cardenal Martini, hasta el final de sus días, esperaba que la que se expresara fuera esa Iglesia que escucha.


Los “conservadores” dicen que la doctrina está en peligro…

No es correcto absolutizar. Por ejemplo, el caso de las uniones de hecho. No quiere decir que si existe un defecto todo esté mal. Es más, hay algo bueno en donde no se daña al prójimo. Francisco ha insistido al respecto: “Todos somos pecadores”. Hay que alimentar la vida en todos los ámbitos. Nuestra tarea es acercar a la gente a la gracia, y no rechazarla con preceptos. Para nosotros, los jesuitas, es una práctica cotidiana. Lo sabe muy bien la Inquisición.


¿Cómo?

Nuestro fundador, San Ignacio de Loyola, fue sometido ocho veces al examen de la Inquisición después de haber hablado de escuchar al Espíritu. Entonces, como ahora, para nosotros cuenta más el Espíritu, porque viene de Dios con respecto a las reglas y a las normas, que, en cambio, vienen de los hombres. Lo que necesitan la moral familiar y sexual es dulzura y fraternidad. No se trata de dividir, sino de armonizar. No se puede evangelizar a las personas a golpe de Evangelio. Solo la decisión de concentrarse en Cristo nos salva de estériles disputas, de las controversias ideológicas abstractas. Las lagunas y las imperfecciones no invalidan la entereza de la evolución de la familia en la sociedad de las últimas décadas. Si hay algo negativo, no significa necesariamente que todo sea negativo.


Un día, Jesús estaba orando en cierto lugar, y cuando terminó, uno de sus discípulos le dijo: "Señor, enséñanos a orar, así como Juan enseñó a sus discípulos". 
El les dijo entonces: "Cuando oren, digan: Padre, santificado sea tu Nombre, que venga tu Reino; 
danos cada día nuestro pan cotidiano; 
perdona nuestros pecados, porque también nosotros perdonamos a aquellos que nos ofenden; y no nos dejes caer en la tentación". 
Lucas 11,1-4. 

martes, 7 de octubre de 2014




Hay días en los que parece que todo se nos escapa de las manos. Los tiempos nos corren, las relaciones se resquebrajan, el dinero no alcanza, el trabajo nos fatiga más de la cuenta  y nos sentimos demandados y cansados.
En esos días conviene respirar profundo, mirar al cielo y pedir la ayuda y el consuelo de Dios.
Son horas duras, muchas veces agobiantes. Sin embargo, también son días de mucha enseñanza si sabemos abrir los ojos y expandir el corazón.
Los seres humanos, vaya paradoja, podemos aprender mucho de los días malos. Cuando todo nos va de maravillas, es común que nos relajemos. Muchos sacerdotes cuentan que es en plena crisis cuando los seres humanos descubren las mejores sendas para sus vidas, se acercan a Dios y se abandonan a la Providencia Divina.
Es de sabios, no el haber leído completas todas las enciclopedias y compendios de pensadores  y estudiosos, sino el disfrutar de la vida cuando ella nos mece suavemente, y fortalecernos en la esperanza cuando llegan los vientos y las tormentas.
Agradecer lo bueno y pedir ayuda en lo malo. Pero sobre todo, aprender en todo momento. Eso es vivir.

@Ale Vallina

lunes, 6 de octubre de 2014

Padre,
haz que mis ojos vean lo que Tú ves.
Haz que mis oídos oigan el estruendo de tu voz
en las ondas de lo creado.
Haz que mi hablar sea un baño de palabras de néctar
que se viertan sobre gente que está presa de amargura.
Haz que mis labios sólo canten los cantos de tu amor y tu alegría.

Padre amado,
realiza por medio de mí la obra de la verdad.
Ten mis manos ocupadas en servir a todas las personas.
Haz que mi voz esparza de continuo
semillas de amor para Ti
en esta tierra en que la gente te busca.
Haz que mis pies avancen siempre
por el camino de la justicia.
Guíame de mi ignorancia a tu luz.

Padre, mueve mi corazón
y hazme sentir simpatía por todas las criaturas vivientes.
Que tu Palabra sea el Maestro de la mía.
Piensa con mis pensamientos,
porque mis pensamientos son tus pensamientos,
mi mano es tu mano,
mis pies son tus pies,
mi vida es tu fuerza
para luchar por la justicia, social y personal.
  • Paramahansa Yoganada
 Jesús le dijo: "Ve, y procede tú de la misma manera". 
Lc 10,37

domingo, 5 de octubre de 2014


Oración preparada por el Papa Francisco en ocasión del Sínodo sobre LA FAMILIA.
“Jesús, María y José,
en ustedes contemplamos
el esplendor del amor verdadero,
a ustedes nos dirigimos con confianza.
Sagrada Familia de Nazaret,
haz que también nuestras familias
sean lugares de comunión y cenáculos de oración,
auténticas escuelas del Evangelio
y pequeñas Iglesias domésticas.
Sagrada Familia de Nazaret,
que nunca más en las familias se vivan experiencias
de violencia, cerrazón y división:
que todo el que haya sido herido o escandalizado
conozca pronto el consuelo y la sanación.
Sagrada Familia de Nazaret,
que el próximo Sínodo de los Obispos
pueda despertar en todos la conciencia
del carácter sagrado e inviolable de la familia,
su belleza en el proyecto de Dios.
Jesús, María y José,
escuchen y atiendan nuestra súplica. Amén”.
FRANCISCO
Entre estímulo y respuesta hay un espacio. En ese espacio reside nuestra libertad y nuestra facultad para elegir la respuesta. En estas elecciones residen nuestro crecimiento y nuestra felicidad.
Viktor Frankl

Blogroll