sábado, 25 de octubre de 2014


En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu,
salimos de la noche y estrenamos la aurora;
saludamos el gozo de la luz que nos llega
resucitada y resucitadora.

Tu mano acerca el fuego a la tierra sombría,
y el rostro de las cosas se alegra en tu presencia;
silabeas el alba igual que una palabra,
tu pronuncias el mar como sentencia.

Regresa, desde el sueño, el hombre a su memoria,
acude a su trabajo, madruga a sus dolores;
le confías la tierra, y a la tarde la encuentras
rica de pan y amarga de sudores.

Y tú te regocijas, oh Dios, y tu prolongas
en sus pequeñas manos tus manos poderosas,
y estáis de cuerpo entero los dos así creando,
los dos así velando por las cosas.

¡Bendita la mañana que trae la noticia
de tu presencia joven, en gloria y poderío,
la serena certeza con que el día proclama
que el sepulcro de Cristo está vacío! Amén

viernes, 24 de octubre de 2014

“Buon Appetito”: Guardia Suizo revela recetas favoritas de Francisco, Benedicto y San Juan Pablo II - Blog de ACI Prensa

“Buon Appetito”: Guardia Suizo revela recetas favoritas de Francisco, Benedicto y San Juan Pablo II - Blog de ACI Prensa
Cada vez que intentamos leer en la realidad actual los signos de los tiempos, es conveniente escuchar a los jóvenes y a los ancianos. Ambos son la esperanza de los pueblos. Los ancianos aportan la memoria y la sabiduría de la experiencia, que invita a no repetir tontamente los mismos errores del pasado. Los jóvenes nos llaman a despertar y acrecentar la esperanza, porque llevan en sí las nuevas tendencias de la humanidad y nos abren al futuro, de manera que no nos quedemos anclados en la nostalgia de estructuras y costumbres que ya no son cauces de vida en el mundo actual.
Los desafíos están para superarlos. Seamos realistas, pero sin perder la alegría, la audacia y la entrega esperanzada. ¡No nos dejemos robar la fuerza misionera!
Papa Francisco- Exhortación apostólica “Evangelii Gaudium.

miércoles, 22 de octubre de 2014

Hoy es un buen día para mirar con mayor detenimiento lo que nos rodea. Para desmantelar nuestras murallas y adentrarnos en nuevos territorios. Para bucear en nuestras profundidades sin temor de hundirnos.
Hoy es un buen día para evocar nuestra humanidad y abrazarla con afecto. Con todo lo bello y sombrío que poseemos. Que sea un abrazo enorme que nos recuerde que no somos ángeles ni demonios. Sino hijos…
Cada día es un regalo bendito.
@Ale Vallina
Pobreza evangélica
No tener nada. 
No llevar nada. 
No poder nada. 
No pedir nada. 
Y, de pasada, 
no matar nada;
no callar nada.
Solamente el Evangelio, como una daga afilada.
Y el llanto y la risa en la mirada.
Y la mano extendida y apretada.
Y la vida, a caballo dada.
Y este sol y estos ríos y esta tierra comprada,
para testigos de la Revolución ya estallada.
¡Y mas nada!
Pedro Casaldáliga

martes, 21 de octubre de 2014


Jesús dijo a sus discípulos: "Estén preparados, ceñidos y con las lámparas encendidas. 
Sean como los hombres que esperan el regreso de su señor, que fue a una boda, para abrirle apenas llegue y llame a la puerta. 
¡Felices los servidores a quienes el señor encuentra velando a su llegada! Les aseguro que él mismo recogerá su túnica, los hará sentar a la mesa y se pondrá a servirlo. 
¡Felices ellos, si el señor llega a medianoche o antes del alba y los encuentra así!" 
Lc 12,35-38. 

lunes, 20 de octubre de 2014


Una persona amiga me hacía notar días pasados, que suelo referirme mucho a la necesidad de vivir en el presente. Como que se trata de un tema realmente interesante e importante para mí. Y, de verdad, es así.
El famoso “Carpe Diem” latino,  que traducido quiere decir “aprovecha el día” o “ aprovecha el momento” es, a la vez una necesidad, y también un aprendizaje. Necesidad, porque nadie que desee vivir plena y sanamente, puede hacerlo en un tiempo y en lugar que no sean el aquí y el ahora. Y un aprendizaje, porque nuestros pensamientos suelen llevarnos a un pasado que ya murió, volviéndonos amargados y nostálgicos; o trasladarnos a un tiempo futuro, que no ha llegado todavía, lo que nos provoca ansiedad y preocupación constantes. De allí, la necesidad de re-situarnos continuamente en el momento actual. Con la práctica, se logra reducir al mínimo, y lo estrictamente necesario, los pensamientos que nos llevan a otros momentos diferentes del ahora.
El anhelo de poseer lo que no poseemos, o de estar en el sitio o en el tiempo en el que no vivimos, nos colma de zozobra. Nos impide estar en el “hoy” que es el tiempo en el que Dios nos habla, nos interroga y nos acompaña.
Si no logramos vivir en el presente, nos perdemos un regalo maravilloso y nos posicionamos en lo que “no existe”. Y ninguna vida puede vivirse en un tiempo y en un espacio irreal o inexistente. Al menos una vida plena…
Jesús nos reiteró que no tengamos miedo. Nos recordó que Él estará con nosotros siempre, hasta el fin de los tiempos. Nos manifestó que Dios nos proveerá de lo que necesitemos, ya sean fuerzas, alimentos, vestido, esperanzas…
No está mal recordar el ayer o planificar algunos aspectos del mañana, pero lo que no debemos es dejar de vivir el momento presente.
Les deseo que vivan un hermoso día lunes disfrutando cada segundo con plenitud.

@Ale Vallina

[VIDEO] El Papa Francisco beatificó a Pablo VI

[VIDEO] El Papa Francisco beatificó a Pablo VI

Blogroll