sábado, 27 de diciembre de 2014

No lo hemos de olvidar. Solo Jesús nos ha contado cómo es Dios. Solo él es la fuente para acercarnos a su Misterio. ¡Cuántas ideas raquíticas y poco humanas de Dios hemos de desaprender y olvidar para dejarnos atraer y seducir por ese Dios que se nos revela en Jesús!
Cómo cambia todo cuando uno capta por fin que Jesús es el rostro humano de Dios. Todo se hace más simple y más claro. Ahora sabemos cómo nos mira Dios cuando sufrimos, cómo nos busca cuando nos perdemos, cómo nos entiende y perdona cuando lo negamos. En él se nos revela «la gracia y la verdad» de Dios.
José Antonio Pagola
«La Palabra de Dios se ha hecho carne». Dios no es mudo. No ha permanecido callado, encerrado para siempre en su Misterio. Dios se nos ha querido comunicar. Ha querido hablarnos, decirnos su amor, explicarnos su proyecto. Jesús es sencillamente el Proyecto de Dios hecho carne.
Dios no se nos ha comunicado por medio de conceptos y doctrinas sublimes que solo pueden entender los doctos. Su Palabra se ha encarnado en la vida entrañable de Jesús, para que lo puedan entender hasta los más sencillos, los que saben conmoverse ante la bondad, el amor y la verdad que se encierra en su vida.
Esta Palabra de Dios «ha acampado entre nosotros». Han desaparecido las distancias. Dios se ha hecho «carne». Habita entre nosotros. Para encontrarnos con él, no tenemos que salir fuera del mundo, sino acercarnos a Jesús. Para conocerlo, no hay que estudiar teología, sino sintonizar con Jesús, comulgar con él.
José Antonio Pagola

viernes, 26 de diciembre de 2014



¿ A cuántas personas harás sonreír hoy?

«A veces perdemos de vista la conciencia de que perder la sonrisa no es otra cosa que haber perdido la suspensión de nuestra columna, de nuestro cuerpo, de nuestra vida. La negación y disolución de la sonrisa no es sino la afirmación de un desplome y de un "venirnos abajo". La sonrisa no es sino expresión de un estado de suspensión. Y la alegría siempre hace florecer en nuestra cara los pétalos de la sonrisa.
La sonrisa interior provoca una onda de energía que fluye hacia arriba, iluminando la cara y encendiendo los ojos. En la persona que sonríe los ojos se encienden y brillan como expresión de que alguien está dentro y habita en el interior.» (J.M. Toro)

martes, 23 de diciembre de 2014


Ven, Señor Jesús, y quédate conmigo donde me siento más pobre. Confío en que éste es el lugar donde encontrarás tu pesebre y traerás tu luz. Ven, Señor Jesús, ven.

¡Les deseamos una bendecida Navidad!

lunes, 22 de diciembre de 2014



«Nuestro destino no es nunca un lugar, sino una nueva forma de percibir las cosas. La risa es la luz que ilumina las oscuridades del rostro humano. No hay ascensor para la felicidad, has de llegar subiendo las escaleras. La conciencia de la Presencia de lo Divino en el ser humano.»


José María Toro

Blogroll