domingo, 18 de enero de 2015

«¿Cómo vivir?»



« 35 Al día siguiente Juan estaba otra vez allí con dos de sus discípulos,  36 y vio a Jesús que pasaba, y dijo: “Ahí está el Cordero de Dios."  37 Y los dos discípulos le oyeron hablar, y siguieron a Jesús.  38 Jesús se volvió, y viendo que Lo seguían, les dijo:``¿Qué buscan?" Y ellos Le dijeron: “Rabí (que traducido quiere decir Maestro), ¿dónde Te hospedas?"  39 ``Vengan y verán," les dijo Jesús. Entonces fueron y vieron dónde se hospedaba; y se quedaron con El aquel día, porque eran como las cuatro de la tarde (la hora décima).  40 Uno de los dos que oyeron a Juan y siguieron a Jesús, era Andrés, hermano de Simón Pedro.  41 El encontró primero a su hermano Simón, y le dijo: “Hemos hallado al Mesías" (que traducido quiere decir, Cristo).  42 Entonces lo trajo a Jesús. Jesús mirándolo, dijo: “Tú eres Simón, hijo de Juan; tú serás llamado Cefas," que quiere decir Pedro (Piedra).»

Jn 1, 35-42 


Cada vez más personas sienten la necesidad de dar un nuevo rumbo o rehacer sus vidas. Algunos creen que la mejor manera es borrar u olvidar los hechos dolorosos del pasado. Otros piensan que deben revolver una y otra vez sus heridas para poder sanarlas. Pero hay un grupo de gente que cree que simplemente hay que seguir adelante, que las experiencias por más dolorosas que sean pueden enseñarnos mucho y que en definitiva forman parte de la peculiar condición de estar vivos.
El deseo de comenzar algo nuevo, o de vivir de otra manera, surge en algún momento de nuestra vida. A veces nos resulta difícil entender lo que nos pasa, incluso nos cuesta ponerlo en palabras, pero sentimos internamente ganas de que nuestra vida tome un nuevo rumbo.
El anhelo de cambiar se manifiesta a veces por medio de cierta sensación de hastío o de aburrimiento. Solemos experimentar que no vamos a ninguna parte, como si estuviéramos nadando en aceite. Sentimos que nos falta paz, que hemos perdido el gusto por las cosas,  e incluso todo llega a molestarnos.
La mayoría de las personas resuelven este estado saliendo a divertirse un poco, otros buscan desesperadamente algo que los anime, buscan un hobbie, se anotan al gimnasio, salen de compras o buscan algún taller interesante que realizar. El objetivo no es siempre encontrar serenidad para examinar luego lo que estamos viviendo sino intentar olvidar la sensación desagradable de tener la vida estancada.
Para otros el cuestionamiento comienza por un sinfín de preguntas sin respuestas. ¿Qué estoy haciendo? ¿Soy feliz? ¿A dónde voy? ¿Por qué me siento así?, ¡no sé si lo que estoy haciendo es lo que me gusta! ¿Es realmente lo que elegí? etc. Esta situación  que es afectiva, psicológica y espiritual exige que hagamos un alto en el camino.
¿Cómo resolver los cuestionamientos internos sobre mi propia vida? ¿Cómo hacerme responsable de la sensación de estancamiento?
En el Evangelio de hoy Juan el bautista está acompañado de sus discípulos Andrés y Juan. Escuchan a su maestro decir: «Éste es el cordero de Dios» y deciden seguir a Jesús. Para ellos Jesús es un desconocido total. Han oído decir a Juan que viene uno que tiene más autoridad que él y a quién no es digno de desatar la correa de sus sandalias (Cfr. Lc 3, 16).
Van detrás de Jesús, y cuando se detiene para preguntarles «¿Qué buscan?» responden, «¿Dónde vives?».
Resulta extraño que luego de escuchar la pregunta de Jesús, los discípulos sólo respondan «¿Dónde vives?». ¿No hubiera sido mejor que le preguntaran sobre su doctrina y enseñanzas antes que por el lugar donde vive? ¡Después de todo era un maestro!
Tal vez no resulte tan extraña la pregunta de estos hombres si consideramos que no estaban buscando algo, sino a alguien. No era teoría lo que buscaban sino experiencia. Querían hacer la experiencia de vivir con Jesús y como Él. El mesías comprendió el deseo de aquellos hombres por eso respondió «Vengan y lo verán».
Al igual que estos discípulos también nosotros necesitamos experimentar el evangelio. Lo que sabemos sobre las cosas, sobre las personas, incluso sobre la religión ya no nos llena. Necesitamos tener experiencia de Dios y de su evangelio.
Lo que necesitamos es aprender a vivir lo que sabemos. Volcar en actos concretos lo que profesamos en la fe. Darle acción, actitud, decisión a nuestra creencia, a nuestra fe. La vida del cristiano necesita mirar la vida como lo mira Jesús, tratar a las personas como él lo hacía, interesarse por las cosas como él lo hacía. Confiar en Dios como él, rezar como él, contagiar amor, alegría, bondad como lo hacía Jesús.
No son talleres de biblia lo que necesitamos sino valor, coraje, determinación para vivir conforme a lo que creemos.
Necesitamos aprender a vivir como Jesús, y según las bienaventuranzas. Este es el cambio o rumbo que necesitamos en nuestra vida.
Pidamos a Dios el valor para vivir lo que creemos y practicar lo que profesamos.

                                  

P. Javier  Rojas sj

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Blogroll