miércoles, 7 de enero de 2015

¿Eres buen amigo de tus amigos? ¿ Los acompañas en sus malos momentos y te regocijas con ellos en los buenos?
¿Sabes disfrutar del regalo de la amistad? ¿Comprendes que tener amigos es poseer un tesoro incalculable?
¿No crees que la palabra "amigo" está muy mal usada en estos días? ¿Reconoces bien la diferencia entra amigo y conocido, o llamas "amigo" a todo el que te cae bien?
¿Sabes guardar los secretos que tus amigos te confían?
¿Sabes que compartir la vida con amigos/as aumenta tu alegría, te regala renovadas fuerzas y te ayuda a tener una vida mucho más plena y feliz?
¿Reconoces que ser buen amigo implica, en ocasiones, decir la verdad, aunque duela o moleste?
¿Sabes quiénes eran los amigos de Jesús, esos en los que Él descansaba, con los que compartía y pasaba sus momentos libres?
No hay nada más bello que un amigo...esos, que aunque no veas por largas temporadas, siempre te esperan con un abrazo amplio y sincero.
No llames amigo a cualquiera. Es una gran responsabilidad dar a las palabras su verdadera dimensión. Los indios guaraníes dicen que la palabra tiene una fuerza tan poderosa como la selva misma, por eso las usaban con tanta precaución, porque al decirlas daban poder y trascendencia a algo que necesitaban expresar...
En ocasiones creímos que algunas personas eran nuestros amigos, y sin embargo, nos han defraudado. Pero nunca te arrepientas del afecto y de las horas que les brindaste, aunque la traición haya sido grande... El amor que uno da a manos llenas nunca cae en saco roto.
Quienes hemos despedido amigos, sabemos que junto al Padre, interceden por nosotros y guardan nuestros sueños.
Gracias Señor por los amigos que me has regalado, gracias porque me aman aún con mis miserias y me ayudan a ser mejor persona. Gracias porque cada amigo es una bendición para mi vida...
@Ale Vallina

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Blogroll