martes, 10 de febrero de 2015


El poder necesita del amor para no convertirse en una compulsión opresora o una defensividad inabordable. Cuando el poder y el amor en sus diferentes lenguajes van juntos, la experiencia del poder no solo no deteriorará al ser humano, sino que encauzará sus diferentes desarrollo. José Antonio García-Monge, SJ

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Blogroll