viernes, 20 de febrero de 2015

Usted y yo necesitamos “nacer de nuevo”. Mil cosas nos encadenan al hombre y a la mujer viejos. Pero también Dios nos da más de mil posibilidades para que podamos trascender a ese hombre viejo y con su perdón inagotable, y con su gracia, brotar como semilla sana y bien abonada. 
Aunque hoy peinemos canas o creamos que ya no hay posibilidad de cambio positivo en nuestro corazón... para Dios no hay nada imposible.
Dios cree en nuestra conversión... 
Y usted: ¿cree que estos 40 días pueden ser fecundos para nacer de nuevo?
@Ale Vallina

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Blogroll