martes, 10 de marzo de 2015


2 comentarios:

  1. Esa enorme paciencia solo la tenía El, nosotros ya no digo siete, ni siquiera dos.
    Saludos cordiales

    ResponderEliminar

Blogroll