viernes, 22 de mayo de 2015

El martirio es una gracia de Dios que no creo merecer. Pero si Dios acepta el sacrificio de mi vida, que mi sangre sea la semilla de libertad y la señal de que la esperanza será pronto una realidad.
Monseñor Romero

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Blogroll