viernes, 11 de septiembre de 2015


ORACIÓN DEL DÍA
De la vida nueva en mi vida
HOY PEDIMOS la gracia de reconocer la vida nueva que florece mi vida.

MEDITACIÓN
Sin las pérdidas del otoño, la poda y el frío invierno, la planta no tendría primavera. Nuestros momentos difíciles y dolorosos son fecundos cuando los vivimos con fe en Dios. El dolor nos enseña a relativizar nuestra perspectiva de la vida y nos reviste de un nuevo paisaje interior. Todo pasa, al igual que el invierno, pero lo fundamental permanece. La vida se fortalece, se enriquece, con cada ciclo que pasa. El árbol no siempre florece en los lugares podados, florece en ramas nuevas. «Padre, siento que así fecundas mi vida. Esperaba tus flores en otros lugares y con otras personas, pero me has enseñado que haces florecer donde antes no había nada. La poda ayuda a la floración, y ayuda que nazcan brotes nuevos.

PROPÓSITO DEL DÍA.
Hoy le pediré al Padre que me ayude a ver dónde florece mi vida, en qué contextos, en qué circunstancias, con qué personas, en qué tareas, en qué deseos. Y daré gracias por esta floración.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Blogroll