viernes, 15 de mayo de 2015

Nada iguala a María.
Nada, si no es Dios, es más grande que María.
Y Dios dio a María.
a su mismo Hijo, igual que Él.
Así que es Hijo de Dios y de María.
La naturaleza entera fue creada por Dios,
y Dios nació de María.
Dios lo creó todo
y María engendró a Dios.
Aquel que pudo hacer todas las cosas de la nada
no quiso rehacer sin María
lo que fue deshonrado.
Dios engendró a Aquél por quien todo fue hecho,
y María dio a luz a Aquél
sin el cual absolutamente nada está bien.
Nada iguala a María.
San Anselmo de Canterbury

jueves, 14 de mayo de 2015

Ven a mí, Espíritu Santo, 
Espíritu de sabiduría: 
dame mirada y oído interior 
para que no me apegue a las cosas materiales, 
sino que busque siempre las realidades del Espíritu.
Ven a mí, Espíritu Santo, 
Espíritu de amor,
haz que mi corazón 
siempre sea capaz de más caridad.
Ven a mí, Espíritu Santo, 
Espíritu de verdad: 
concédeme llegar al conocimiento de la verdad 
en toda su plenitud.
Ven a mí, Espíritu Santo, 
agua viva que lanza a la vida eterna.
Concédeme la gracia de llegar 
a contemplar el rostro del Padre 
en la vida y en la alegría sin fin. 
Amén.
San Agustín


miércoles, 13 de mayo de 2015


Cuando Jesús dijo a los apóstoles« Denles ustedes de comer » no les preguntó si les sobraba comida… los invitó a que compartieran...
Este es el milagro de la multiplicación de los panes: que aquellos que tengan algo, puedan compartirlo con los demás.
No podemos esperar que las políticas del gobierno cambien. Es urgente que empecemos a compartir lo que tenemos. Ya mismo. ¡Ahora!
P. Javier Rojas sj
A veces en la vida es necesario cerrar algunas puertas. Ciclos que se terminan, personas que toman nuevos rumbos y se convierten en un recuerdo, decisiones que tras ser tomadas se transforman en un suspiro de alivio…
También, en otras ocasiones, hay puertas que conviene abrir. Personas que llegan, experiencias que comienzan, amor que se expresa en acciones…
Las puertas deben ser abiertas o cerradas luego de un buen discernimiento. No vaya a ser que por actuar a las apuradas o sin pensar las consecuencias, terminemos cerrando o abriendo las equivocadas.
Conviene no dejar la puerta entreabierta, obstaculizando el paso ya que no podrá salir lo que es necesario que salga,o entrar lo que es bueno que entre…
Tranquilidad y abandono en Dios auxilian en esos momentos decisivos.
@Ale Vallina
María de Fátima, linda Madre, ponemos a todos nuestros seres queridos bajo tu amparo...

martes, 12 de mayo de 2015


Aquel que dice amar a Dios y emprende grandes tareas en su nombre pero desprecia a los demás, no es bueno. La bondad de una persona no se deriva del  servicio a Dios solamente. No basta, según el evangelio, que alguien realice grandes sacrificios y ofrendas a Dios si no ama y respeta a su hermano.
¿Qué actitud tenemos frente a las personas que nos rodean? ¿Te sientes mejor que muchos cristianos simplemente porque no cometes pecados “públicos”?
En algunas comunidades, en ocasiones, se amontonan personas a las que les gusta ir con cuento al sacerdote de turno. Tratan por todos los medios de que se la considere indispensable y servicial, a costa de ventilar los defectos de todos los demás. Un sacerdote poco avispado o muy preocupado por otras cosas, fácilmente caerá en la trampa de creer que tan  “sublime” colaborador sólo está preocupado por ayudar en el servicio de Dios. 
Las actitudes que pide Jesús que vivamos no se logran simplemente hincándonos de rodillas en los templos. 
P. Javier Rojas sj

lunes, 11 de mayo de 2015


Existe una gran tentación, de la que todos los cristianos, debemos cuidarnos mucho. Se trata de la llamada “soberbia espiritual” que posee varias aristas pero que es siempre peligrosa y nos aleja del Señor.
Algunas personas que frecuentan asiduamente las iglesias, cooperan estrechamente con los sacerdotes y realizan algunas actividades pastorales, pueden sentirse tentadas de creerse “un poco más cerca de Dios” que el resto de los mortales. En cierto modo, se apropian de lossacerdotes, de las sacristías e incluso toman decisiones arbitrarias respecto de asuntos comunitarios argumentando su cercanía con el párroco o su asidua participación en las actividades diarias de los templos.
Creemos que esto no sólo es sumamente peligroso, sino que además nos aleja del mensaje evangélico. El Papa Francisco constantemente nos previene sobre este mal endémico y grave.
La prudencia, y en especial la humildad de sabernos instrumentos en manos del Amor, pueden reubicarnos y ayudarnos a no creer que somos propietarios de la iglesia... sino miembros de ella.
Esto a lo que nos referimos, no solamente afecta a los laicos. Muchos religiosos y religiosas también son susceptibles de esta terrible tentación.
Dios no es “posesión” de nadie en particular, y estaríamos muy lejos suyo si creyésemos poder dominarlo. Pidamos al buen Dios sabernos siempre instrumentos sencillos y limitados, y reconocer de corazón que la obra es del Creador.


@Ale Vallina

domingo, 10 de mayo de 2015

Danos tu Espíritu, Señor.
Donde no hay Espíritu, no puede brotar la vida.
Danos tu Espíritu, Señor.
Donde no hay Espíritu, lo único posible es el miedo.
Danos tu Espíritu, Señor. 
Donde no hay Espíritu, aparecen los fantasmas.
Danos tu Espíritu, Señor.
Donde no hay Espíritu, la rutina lo invade todo.
Danos tu Espíritu, Señor,
Donde no hay Espíritu, no podemos reunirnos en tu nombre.
Danos tu Espíritu, Señor.
Donde no hay Espíritu, se olvidan las cosas esenciales.
Danos tu Espíritu, Señor.
Donde no hay Espíritu, no puede haber esperanza.

Blogroll