sábado, 18 de julio de 2015

Llevamos mil vidas dentro. Palabras que decimos, y otras que no llegamos a pronunciar. Caminos que se nos presentan, prometiéndonos muchos horizontes, pero obligándonos a escoger uno de ellos. Escenarios imaginados, pidiéndonos que los habitemos. Logros, transgresiones, ejércitos interiores que nos proponen luchar todas las batallas del mundo. Más preguntas de las que nunca llegaremos a plantear. Y muchas versiones de uno mismo. Llevamos dentro al aventurero y al cobarde, al profeta, al héroe, al mediocre y al sabio; el más generoso de los espíritus y el más egoísta de los hombres; al sacerdote y al apóstata; al artesano; al torpe; al genio. Llevamos mil vidas dentro. Pero solo una se hace real.
José María Rodríguez Olaizola sj

viernes, 17 de julio de 2015


El amor de Dios, que es el origen de nuestra vida, no puede ni ganarse ni perderse; es incondicional; su dimensión la asume desde sí mismo, no desde nosotros, y menos aun desde nuestra productividad.
Piet van Breemen S.J.

jueves, 16 de julio de 2015

16 DE JULIO DÍA DE LA VIRGEN DEL CARMEN
Es fácil surcar los mares de la desesperanza
porque TÚ pones al fondo horizontes sin farsa
Es posible creer en un más allá
porque, tu imagen, nos empuja a la divinidad
y la fe, aún con dudas e interrogantes,
se convierte en un “SÍ” como el tuyo en Nazaret
CONTIGO, VIRGEN DEL CARMEN
La barca de la Iglesia avanza y no se detiene
los pies caminan a pesar de los tropiezos
Los ojos miran aún a riesgo de no ver nada
y el corazón ama sin esperar recompensa alguna
CONTIGO, VIRGEN DEL CARMEN
La oscuridad es iluminada por tu presencia
una compañía que, en obediencia,
es maternal, cercana, comprometida y afable
Sabemos, Virgen del mar,
que tú empujas nuestra débil navegación
que tú colocas en nuestras manos
los remos de la alegría, la esperanza o la caridad.
Sabemos, Estrella del mar,
que cuando creemos hundirnos en mil miserias
tú, de nuevo, nos sostienes
porque, tú, eres salvavidas de los que en Ti confían
¡Cómo no darte gracias,
faro en el alta mar de nuestra vida!
Tú, en medio de la tormenta, eres voz que calma
Tú, en medio de la oscuridad, eres luz
Tú, en medio de la incertidumbre, eres verdad
Tú, en medio del caos, eres respuesta
Tú, en medio de las olas, eres mano tendida
CONTIGO, VIRGEN DEL CARMEN
Nos sentimos marineros de Cristo
bregando con los remos de la fe y de la esperanza
dirigiéndonos con la brújula del Evangelio
y alertándonos con la sirena de la eternidad.
Amén.
Javier Leoz

miércoles, 15 de julio de 2015

Nosotros los creyentes deberíamos examinar si no somos responsables de alguna manera del ateísmo que existe. Si los creyentes debemos dar testimonio de nuestra fe… que exista un ateísmo reinante es un llamado de atención para la iglesia.
P. Javier Rojas sj

¿Y con ellos qué hacemos?
¿ Miramos hacia otro lado y hacemos como que no existen?
¿ Nos lamentamos diciendo "pobrecitos" pero seguimos pendientes de nuestras vidas?
O emprendemos acciones concretas para que, al menos de lo que nosotros dependa, más personas puedan acceder a la comida?
En un mundo en donde los alimentos sobran por doquier, pero están mal distribuidos; donde son toneladas las que se desechan luego de fiestas o grandes recepciones ¿no es "un atentado contra el propio Dios" que haya millones que fallezcan de hambre?
En concreto ¿qué vas a hacer hoy para paliar, aunque sea mínimamente, el hambre de alguien?
Vamos...que el bien en el mundo depende de vos, de vos, de ese señor, de usted señora, de mí...
@Ale Vallina

lunes, 13 de julio de 2015

Cuando solemos reunirnos a conversar con un amigo, suceden varias cosas muy diferentes de las nos que ocurren cuando la conversación transcurre con una persona desconocida o apenas conocida.
En primer lugar, uno llega al lugar del encuentro con alegría, con deseos de un acercamiento fraterno e íntimo, con ansias de un  fuerte abrazo  y con interés de intercambiar un sinfín de historias, emociones, sentimientos y consejos…
Ante los amigos no necesitamos usar  máscaras. Podemos ser “nosotros mismos”, sin sentirnos  juzgados ni menoscabados. Podemos hablar con total sinceridad y expresarnos con sencillez, naturalidad y franqueza. Con un amigo somos espontáneos y naturales. No hay nada que temer ante ese querido compañero incondicional.
Sucede, a veces, que en medio de la conversación, que puede ser animada o nostálgica, se imponen silencios. Son como instancias de sosiego en medio del frenesí de las palabras. Y también eso es muy bueno y sano que suceda. Los silencios entre amigos queridos son verdaderos “abrazos de corazón a corazón”.
En sus Ejercicios Espirituales, Ignacio propone un coloquio con Cristo en el que se le hable “como un amigo habla a otro amigo” [EE 54].
Aquí nuestro maestro espiritual nos está diciendo que seamos naturales y sinceros, que hablemos con total confianza y con el corazón abierto con Jesús. Nos recuerda que no seremos abandonados en el medio de la charla porque su interés en nosotros es absoluto. Luego de que hablamos, es sumamente importante hacer silencio y escuchar lo que el Señor nos quiere decir. Si todo el tiempo habláramos sin parar ¿cómo lo vamos a escuchar?
Elbert Hubbard decía que: “un amigo es el que lo sabe todo sobre ti y a pesar de ello te quiere”. Si para el amor humano esta afirmación nos anima y nos emociona hasta las lágrimas…cuánto más nos sucede cuando la charla se da con nuestro “mejor amigo”. Ese, que siendo Dios se encarnó por amor a nosotros, y llegó a dar la vida para que la nuestra sea plena y eterna.

@Ale Vallina
La disciplina de la oración, implica tres cosas importantes:
1. Un tiempo concreto.
2. Un lugar especial.
3. Un único centro de atención: estar con Jesús.
Y luego: no prestar atención a las distracciones, que irán desapareciendo paulatinamente, y ser fiel a una disciplina oracional, perseverancia.
Henri Nouwen

Blogroll