martes, 13 de octubre de 2015


ORACIÓN DEL DÍA
Sea mi gozo en el llanto (Segunda Parte)

HOY PEDIMOS:   
Por intercesión de Sta. Teresa la gracia de aprender a ver y sentir la presencia de Dios en las dificultades y controversias de la vida.

MEDITACIÓN 
«En el hambre mi hartura, mi esperanza en el temor, mis regalos en pavor, mis gustos en amargura. En olvido mi memoria, mi alteza en humillación, en bajeza mi opinión, en afrenta mi victoria. Mi lauro esté en el desprecio, en las penas mi afición, mi dignidad sea el rincón y la soledad mi aprecio. En Cristo mi confianza, y de él solo mi asimiento, en sus cansancios mi aliento y en su imitación mi holganza. Aquí estriba mi firmeza, aquí mi seguridad, la prueba de mi verdad, la muestra de mi firmeza» (Santa Teresa de Ávila).

PROPÓSITO DEL DÍA. 
En las pequeñas o grandes dificultades del día, meditaré qué me está diciendo Dios, qué mensaje de amor tiene para mí en los momentos de dolor. Al terminar el día miraré cómo me he sentido.

ORACIÓN DEL DÍA
Sea mi gozo en el llanto (Primera Parte)

HOY PEDIMOS:   
Por intercesión de Sta. Teresa la gracia de aprender a ver y sentir la presencia de Dios en las dificultades y controversias de la vida.

MEDITACIÓN 

«Sea mi gozo en el llanto, sobresalto mi reposo, mi sosiego doloroso y mi bonanza el quebranto. Entre borrascas mi amor, y mi regalo en la herida, esté en la muerte mi vida y en desprecios mi favor. Mis tesoros en pobreza, y mi triunfo en pelear, mi descanso en trabajar y mi contento en tristeza. En la obscuridad mi luz, mi grandeza en puesto bajo. De mi camino el atajo y mi gloria sea la Cruz. Mi honra en el abatimiento, y mi palma en el padecer, en las menguas mi crecer, y en menoscabos mi aumento» (Santa Teresa de Ávila).

PROPÓSITO DEL DÍA

Si te encuentras con alguna dificultad  en el día, intenta serenarte. Aprovecha para observar tus reacciones. Te ayudará a descubrir lo que Dios quiere decirte. Al terminar el día miraré cómo me he sentido.

ORACIÓN DEL DÍA
En la Cruz está la Vida

HOY PEDIMOS:   
Por intercesión de Sta. Teresa la gracia de aprender a no desesperar frente a las tribulaciones de la vida.

MEDITACIÓN 
«En la Cruz está la vida y el consuelo, y ella sola es el camino para el cielo. En la cruz está el Señor de cielo y tierra, y el gozar de mucha paz, aunque haya guerra, todos los males destierra en este suelo, y ella sola es el camino para el cielo. Es la Cruz el árbol verde y deseado de la Esposa, que a su sombra se ha sentado para gozar de su Amado, el Rey del Cielo, y ella sola es el camino para el cielo. El alma que a Dios está toda rendida, y muy de veras del mundo desasida, la Cruz le es árbol de vida y de consuelo, y un camino deleitoso para el cielo» (Santa Teresa de Ávila).

PROPÓSITO DEL DÍA. 
Ante cada dificultad que me aparezca, buscaré sonreír y considerar que es una oportunidad para aprender a confiar y esperar en el Señor. Al terminar el día miraré cómo me he sentido.

ORACIÓN DEL DÍA
Hoy nos viene a redimir

HOY PEDIMOS

Por intercesión de Sta. Teresa la gracia de aceptar con humildad el regalo de la redención.

MEDITACIÓN

«Hoy nos viene a redimir un Zagal, nuestro pariente, Gil, que es Dios omnipotente. Pues si es Dios, ¿cómo es vendido y muere crucificado? – ¿No ves que mató el pecado, padeciendo el Inocente? Gil, que es Dios omnipotente. Mi fe, yo le ví nacido de una muy linda Zagala. – Pues si es Dios, ¿cómo ha querido estar con tan pobre gente? – ¿No ves que es omnipotente? Déjate de esas preguntas, muramos por le servir, y pues El viene a morir, muramos con El, Llorente, que es Dios omnipotente». (Santa Teresa de Ávila).

PROPÓSITO DEL DÍA. 

Al realizar mis tareas diarias, buscaré facilitar las tareas a las personas que están cerca. Es una manera de imitar el regalo que Dios me hace. Al terminar el día miraré cómo me he sentido.

ORACIÓN DEL DÍA
El llamado

HOY PEDIMOS:  

Por intercesión de Sta. Teresa la gracia de saber responder al llamado personal que me hace nuestro Padre Dios.

MEDITACIÓN 

«Este niño viene llorando; Mírale, Gil, que te está llamando. Vino del cielo a la tierra para quitar nuestra guerra. Ya comienza la pelea, su sangre está derramando…. Fue tan grande el amorío que no es mucho estar llorando. Que comienza a tener brío, habiendo de estar manando... No viniera él a morir, pues podía estarse en su nido, ¿no ves, Gil, que si ha venido es como león bramando? Dime, Pascual, ¿qué quieres que tantos gritos me das? – Que le ames, pues te quiere y por ti está tiritando. Mírale, Gil, que te está llamando». (Santa Teresa de Ávila).

PROPÓSITO DEL DÍA. 
Al trabajar meditaré en el Dios niño que me llama, y buscaré sentir cómo respondería al llamado personal de un niño. Al terminar la jornada, revisaré qué he sentido.

ORACIÓN DEL DÍA
Yo toda me entregué y di

HOY PEDIMOS:   
Por intercesión de Sta. Teresa la gracia de perseverar en la entrega de mi vida a Dios nuestro Señor.

MEDITACIÓN

«Yo toda me entregué y di, y de tal suerte he trocado, que mi Amado para mí y yo soy para mi amado. Cuando el cazador me tiró y dejó rendida en los brazos del amor, mi alma quedó caída, y cobrando nueva vida de tal manera he trocado, que mi Amado para mí y yo para mi amado. Tiróme con una flecha enarbolada de amor, y mi alma quedó hecha una con su Criador; Ya yo no quiero otro amor, pues a mi Dios me he entregado, y mi amado para mí y yo para mi amado» (Santa Teresa de Ávila).

PROPÓSITO DEL DÍA

Comenzando el día me entrego a Dios como Él se entregó por mí. Realizo mis tareas como ofrendas que le presento a cada instante. Al terminar la jornada, revisaré qué he sentido.

ORACIÓN DEL DÍA
Dichoso el corazón enamorado

HOY PEDIMOS:  
Por intercesión de Sta. Teresa la gracia de, sabiéndome amado por Dios, enamorarme de Él.

MEDITACIÓN
«Dichoso el corazón enamorado que en sólo Dios ha puesto el pensamiento, por Él renuncia todo lo criado, y en Él halla su gloria y su contento. Aún de sí mismo vive descuidado, porque en su Dios está todo su intento, y así alegre pasa y muy gozoso las ondas de este mar tempestuoso. Un alma en Dios escondida, ¿qué tiene que desear si no amar y más amar, y en amor toda encendida tornarte de nuevo a amar?» (Santa Teresa de Ávila).

PROPÓSITO DEL DÍA.

Ten a Dios presente en tus pensamientos todo el día. ¡Acaso no atrapan tu mente los pensamientos que te angustian! ¿Por qué no elegir dónde dirigir tus pensamientos?. Al terminar la jornada, revisa cómo te has sentido haciendo éste ejercicio.

ORACIÓN DEL DÍA
Vivo sin vivir en mí

HOY PEDIMOS:   
Por intercesión de Sta. Teresa, la gracia de sentir en mí la presencia del amor infinito de Dios.

MEDITACIÓN 

«Vivo sin vivir en mí, y de tal manera espero, que muero porque no muero. Vivo ya fuera de mí, después que muero de amor; porque vivo en el Señor, que me quiso para sí. Cuando el corazón le dí, puso en él este letrero: que muero porque no muero. Del amor con que yo vivo ha hecho a Dios mi cautivo, y libre mi corazón; y causa en mí tal pasión ver a Dios mi prisionero, que muero porque no muero» (Santa Teresa de Ávila).

PROPÓSITO DEL DÍA. 

Buscaré estar consciente de las emociones y sentimientos que me surgen al hacer mis tareas cotidianas, pues a través de ellos se manifiesta el Amor de Dios. Al terminar el día repaso las sensaciones y emociones más fuertes del día.

Blogroll