sábado, 31 de diciembre de 2016

Tiempo al tiempo



Sábado 31

Con Jesús por la mañana. Hay un tiempo para todo y la vida tienes el suyo. Un tiempo para comenzar y otro para finalizar. Un tiempo para abrir y otro para cerrar. Llegamos al final del año y es tiempo de culminar, para abrir un nuevo año. Es tiempo para revisar lo vivido, para agradecer y proponer enmiendas para no repetir lo que no fue bueno. En la medida que aprendes a reconocer los logros y aciertos, los errores y equivocaciones vas construyendo un corazón más sabio.  Cerramos este año 2016 con esperanza en el corazón. Rezamos juntos, como hermanos, en la Red Mundial de Oración del Papa.  ¡Nuevos desafíos nos esperan y te esperan! Agradece al Señor este recorrido y ofrece todo lo que hoy vivas por las intenciones del Papa y para que seamos miles de hermanos rezando en esta red. ¡Feliz año nuevo!  

Con Jesús por la tarde. «De su plenitud hemos recibido todos gracia tras gracia.» (Jn 1, 16). Tómate un tiempo para repasar este año. Aprende a cerrar ciclos. Repasa el tiempo vivido, los lugares recorridos y las personas con quienes has compartidos. Recuerda los acontecimientos más importantes, los que te han ayudado a crecer y agradece estar vivo. Repite al ritmo de la respiración «Gracias, Señor, por tanto amor…» mientras continúas poniendo en práctica el propósito del día.

Con Jesús por la noche. Agradece y entrega el día. Busca un lugar tranquilo, respira hondo y hazte consciente que estás en presencia de Jesús. Da gracias por el año vivido. ¿Cómo te sientes en este momento? ¿Qué hecho quedó resonando en tí? Tómate un momento. ¿Qué quieres entregar a Jesús en el año que empieza?  


viernes, 30 de diciembre de 2016

La Sagrada Familia



Viernes 30

Con Jesús por la mañana. «El amor vivido en las familias es una fuerza constante para la vida de la Iglesia. El fin unitivo del matrimonio es una llamada constante a acrecentar y profundizar este amor… En este amor los esposos celebran sus momentos felices y se apoyan en los episodios difíciles de su historia… La belleza del don recíproco y gratuito, la alegría por la vida que nace, el cuidado amoroso de todos sus miembros… son sólo algunos de los frutos que hacen única e insustituible la respuesta a la vocación de la familia, tanto para la Iglesia como para la sociedad entera.» (Papa Francisco). Ofrece tu día por la intención del Para para éste mes. Disfruta de tu familia, demuéstrales cuánto los quieres. Atiende sus necesidades, escuchas sus palabras, acoge sus pedidos.  

Con Jesús por la tarde. «Se levantó, tomó al niño y a su madre y se volvió a Israel. Y avisado en sueños, se retiró a la provincia de Galilea y se estableció en una población llamada Nazareth, para que se cumpliera lo anunciado por los profetas: será llamado Nazareno.» (Mt 2, 21-23). Repite al ritmo de la respiración «Señor, haz mi corazón semejante al tuyo…» mientras continúas poniendo en práctica el propósito del día.

Con Jesús por la noche. Haz memoria del día. Tu vida diaria tiene un comienzo, un proceso y un final. Es importante recordar cómo iniciaste el día y cómo estás terminando. ¿Con qué sentimientos y pensamientos iniciaste el día? ¿Qué te afectó durante el día? ¿Cómo describirías los que sientes “aquí y ahora”?  

jueves, 29 de diciembre de 2016

Ofrecidos a Dios



Jueves 29
  
Con Jesús por la mañana. Aunque Dios nazca mil veces en Belén, quiere nacer en tu corazón. El nacimiento de Jesús es esperanza para la humanidad. Dios nació para ti, para vivir contigo la aventura humana. Recíbelo en tu corazón, hazle un lugar, cobíjalo. Su nacimiento no es sólo un acontecimiento ocurrido hace dos mil años, es una invitación que te hace hoy. ¡Déjalo nacer en ti! Despójate del hombre viejo y renueva tu vida. Haz en ti un lugar, como lo fue Belén. Deja que Jesús haga fecunda tu vida. Ofrécete para ser el pesebre en el que Jesús nazca hoy. Reza por las intenciones del Papa, «Para que en ninguna parte del mundo existan niños soldados.»  

Con Jesús por la tarde. «Y cuando llegó el día de su purificación, de acuerdo con la ley de Moisés, lo llevaron a Jerusalén para presentárselo al Señor, como manda la ley: Todo primogénito varón será consagrado al Señor» (Lc 2, 23). ¿Qué pensamientos y sentimientos hay en ti? Mantén tu corazón en Jesús. Repite al ritmo de la respiración «Crea en mí, Señor, un corazón puro…» mientras continúas poniendo en práctica el propósito del día.

Con Jesús por la noche. Da gracias y pide luz. Dios estuvo hoy contigo, la riqueza y la sabiduría interior crecerán, si reconoces el paso de Dios por los acontecimientos que vives. Agradece las vivencias, experiencias, encuentros, lugares, personas de hoy. Pide luz… ¿Alguien necesita que le pidas perdón? ¿Hay necesidad de enmendar algo?  


miércoles, 28 de diciembre de 2016

Escuchar el clamor



Miércoles 28

Santos Inocentes

Con Jesús por la mañana. «Tal vez ese niño llora. Llora porque tiene hambre, porque tiene frío, porque quiere estar en brazos… También hoy lloran los niños, lloran mucho, y su llanto nos cuestiona. En un mundo que desecha cada día toneladas de alimento y de medicinas, hay niños que lloran en vano por el hambre y por enfermedades fácilmente curables. En una época que proclama la tutela de los menores, se venden armas que terminan en las manos de niños soldados; se comercian productos confeccionados por pequeños trabajadores esclavos. Su llanto es acallado. ¡El llanto de estos niños es callado! Deben combatir, deben trabajar, no pueden llorar.» (Papa Francisco). Rezamos especialmente por los niños y nos unimos al Papa ofreciendo todo nuestro día por la intención mensual: Para que en ninguna parte del mundo existan niños soldados.

Con Jesús por la tarde. «Se levantó todavía de noche, tomó al niño y a su madre y partió hacia Egipto, donde residió hasta la muerte de Herodes» (Mt 2, 14). Acércate a algún niño necesitado y ayúdalo.  Repite al ritmo de la respiración «Señor, dame un corazón compasivo…» mientras continúas poniendo en práctica el propósito del día.

Con Jesús por la noche. Agradece los encuentros. Trae a la memoria las personas que hoy encontraste. ¿Recuerdas algún encuentro de manera especial? ¿Qué te ha hecho sentir? ¿Qué conversación recuerdas especialmente? ¿Por quiénes quieres agradecer?  


martes, 27 de diciembre de 2016

El amor corre



Martes 27

San Juan Apóstol

Con Jesús por la mañana. El amor ha de ponerse en obras más que en las palabras, y no ha de hacerse esperar. Tu día frecuentemente transita entre apuros, rutinas, trabajos y obligaciones y parece que quedan pendientes aquellas actividades más distendidas que con amor podrías compartir con los que amas. Pues no pospongas esos encuentros, esa llamada, esa visita, ese tiempo que brindas a los demás; comparte tu tiempo con esas personas que amas. No dejes para mañana el amor que puedes dar hoy. Ofrece todo lo que vivas en este día, por las intenciones del Papa. Ve al encuentro de las personas que más lo necesiten y dales de tu amor.

Con Jesús por la tarde. «Salió Pedro con el otro discípulo y se dirigieron al sepulcro. Corrían los dos juntos; pero el otro discípulo corría más que Pedro y llegó primero al sepulcro. Inclinándose vio las sábanas en el suelo, pero no entró» (Jn 20, 3-5). Navidad es un tiempo para celebrar el amor. Ve al encuentro de los que amas. Repite al ritmo de la respiración «Señor, dame la gracia de amarte y amar a los demás…» mientras continúas poniendo en práctica el propósito del día.

Con Jesús por la noche. Pon un nombre a tu día. Busca aquietarte. Repasa el día vivido. ¿Hubo algún acontecimiento que te afectó en especial durante el día? ¿Cómo te sientes ahora? ¿Qué ha sido lo más significativo de tu día? Mirando lo vivido, ¿Qué nombre pondrías a tu día? ¿Por qué?  

lunes, 26 de diciembre de 2016

Sin miedo



Lunes 26

San Esteban

Con Jesús por la mañana. Es tiempo de Navidad, de vida, de esperanza. Puedes aprovechar para pensar acerca de aquellos miedos que aún hoy paralizan algunas dimensiones de tu vida. Dios ha venido también a liberarnos de esos miedos que nos impiden avanzar, tomar decisiones, para sentirnos seguros frente a las adversidades. Jesús está contigo y te asistirá en las dificultades. Aunque encuentres obstáculos en el camino, Dios está a tu lado; no te preocupes, camina sin miedo. ¿A qué temes? Ofrece tu día por las intenciones del Papa. Entrega tus temores a Jesús.  

Con Jesús por la tarde. «Cuando los entreguen, no se preocupen por lo que van a decir; pues no serán ustedes los que hablen, sino el Espíritu de su Padre hablará por ustedes» (Mt 10, 19). ¿Qué temes? Da un paso y mira de frente aquel miedo que te impide avanzar. Pide ayuda a Dios y camina seguro. Repite al ritmo de la respiración «Nada temo, Señor, porque estás conmigo…» mientras continúas poniendo en práctica el propósito del día.

Con Jesús por la noche. Agradece lo vivido hoy. Haz la señal de la cruz. Respira hondo. Pide cuentas a tu corazón de lo que has vivido desde la hora en que te levantaste. ¿Qué lugares has recorrido? ¿Qué momento te ha llenado de felicidad? ¿En qué momento has sentido agobio? ¿Qué quieres agradecer a Dios?  

domingo, 25 de diciembre de 2016

Navidad



Domingo 25

Con Jesús por la mañana. Dios es mucho más de lo que podemos imaginar. Está mucho más cerca de lo que creemos, más presente en nuestra vida de lo que podemos darnos cuenta, y por supuesto, es mucho, mucho más comprensivo, alegre y tierno de lo que podemos sospechar. Nos resulta difícil creer en la bondad y la ternura de Dios. Necesitamos considerar lo que significa que Dios quiere revelársenos en la navidad como niño débil, vulnerable, indefenso. El rostro de ese niño en el pesebre de Belén es el reflejo del corazón de Dios. Contemplando esa pequeñez descubrimos la paz, la ternura y el amor que el Padre nos tiene. Tu vida es regalo de Dios, entrégala, compártela, haz que sea fecunda. Nútrela de amor. Ofrece este día por las intenciones del Papa Para que en ninguna parte del mundo existan niños soldados. Haz click y reza con miles de personas en esta Navidad.

Con Jesús por la tarde. «La Palabra se hizo carne y habitó entre nosotros. Y nosotros hemos contemplado su gloria, gloria que recibe del Padre como Hijo único, lleno de gracia y verdad» (Jn 1, 14). Belén, también es tu corazón. Allí ha nacido el Salvador. Repite al ritmo de la respiración «Jesús vive en mí…» mientras continúas poniendo en práctica el propósito del día.

Con Jesús por la noche. Repasa tu semana. Jesús te acompañó toda la semana, estuvo contigo y permanece en ti. Repasa la semana día por día, para reconocer a Dios en todas las cosas. ¿Qué sentimiento predominó? ¿En qué momentos te has sentido pleno? ¿Qué te hubiera gustado que fuera diferente?  

sábado, 24 de diciembre de 2016

Esperanza y amor



Sábado 24

Nochebuena

Día 9 

Con Jesús por la mañana. «Una fe viva, un amor sin límites y una esperanza firme, son el incienso, el oro y la mirra que nos dan ánimo para vivir y el coraje para no decaer. El amor y la esperanza son las alas que nos levantan cuando hemos tropezado. Si amamos a Dios, nos amamos a nosotros mismos y amamos a los demás. Y podemos lograr lo que sugiere San Pedro en su primera carta: “estad siempre dispuestos a dar razón de vuestra esperanza. Con dulzura, respeto y con una buena conciencia”. (1 Pe 3,16). Si encendemos la llama de la esperanza y el fuego del amor, su luz radiante brillará en el nuevo año después de que se apaguen las luces de la navidad.» (P.S.Donoso Brand) Ofrece esta vigilia de la navidad por las intenciones del Papa. Pide la gracia que quieres conseguir en esta novena. Pregúntate, ¿Qué ofreces tú al Niño Dios en esta Nochebuena?  

Con Jesús por la tarde. «Estando en Belén, le llegó la hora del parto y dio a luz a su hijo primogénito. Lo envolvió en pañales y lo acostó en un pesebre, porque no habían encontrado sitio en la posada» (Lc, 2, 6-7). Hoy es día especial. Estarás con mucho trabajo disponiendo todo para la cena, pero no olvides que es el niño Jesús quién nacerá en tu corazón. Repite al ritmo de la respiración «Señor, que mi corazón sea tu albergue hoy”

Con Jesús por la noche. Agradece y entrega el día. Busca un lugar tranquilo, respira hondo y hazte consciente que estás en presencia de Jesús. Da gracias por el día vivido. ¿Cómo te sientes en este momento? ¿Qué hecho quedó resonando en tí? Tómate un momento. ¿Qué quieres entregar a Jesús?  

viernes, 23 de diciembre de 2016

Fe



Viernes 23

Nacimiento de Juan Bautista

Día 8 

Con Jesús por la mañana. «Una fe es firme cuando nace de la relación amistosa con el Señor. Una fe que es auténtica se expresa en buenas obras. La religión cristiana no es catálogo de prohibiciones ni un conjunto de rezos, ritos y tradiciones. Nuestra religión católica es una gran afirmación: Amar. Necesitamos cultivar la fe de personas como Juan, el bautista, y poner en práctica con gestos concretos, la fe que profesamos.  Necesitamos una fe testimonio del amor que Dios hace nacer en nosotros.» (P.S.Donoso Brand) Ofrece todo lo que vivas por las intenciones del Papa. Pide la gracia que quieres conseguir en esta novena. Pregúntate, ¿Qué ofreces tú al Niño Dios en esta novena?  

Con Jesús por la tarde. «Todos los vecinos quedaron asombrados; lo sucedido se contó por toda la serranía de Judea y los que lo oían reflexionaban diciéndose: ¿Qué va a ser este niño? Porque la mano del Señor lo acompañaba.” (Lc 1, 65-66). Reflexiona en este octavo día de la novena, ¿en qué acontecimientos se te ha hecho presente Dios? ¿Qué novedad te ha traído el día?

Con Jesús por la noche. Haz memoria del día. Tu vida diaria tiene un comienzo, un proceso y un final. Es importante recordar cómo iniciaste el día y cómo estás terminando. ¿Con qué sentimientos y pensamientos iniciaste el día? ¿Qué te afectó durante el día? ¿Cómo describirías los que sientes “aquí y ahora”?  

jueves, 22 de diciembre de 2016

Generosidad



Jueves 22

Día 7

Con Jesús por la mañana. «Es en la capacidad de dar con desinterés donde el amor le gana al egoísmo. Es en la entrega generosa de nosotros mismos donde se muestra la profundidad de un amor que no se agota en las palabras. Y eso es lo que celebramos en la navidad: el gesto de un Dios que se da a sí mismo. Aprendimos qué es amar cuando sabemos compartir, cuando damos lo mejor de nosotros mismos en lugar de dar sólo cosas. Entrégate a ti mismo dando cariño, afecto, ternura y perdón; da de tu tiempo y llenarás el corazón de los demás de la verdadera alegría y esperanza. Te quieren y necesitan a ti, no lo que les puedes dar. Decía San Juan de la Cruz: donde no hay amor pon amor, y sacarás amor.» (P.S.Donoso Brand). Ofrece todo lo que vivas por las intenciones del Papa: Para que en ninguna parte del mundo existan niños soldados.  Pide la gracia que quieres conseguir en esta novena. Pregúntate, ¿Qué ofreces tú al Niño Dios en esta novena?  

Con Jesús por la tarde. «Mi alma canta la grandeza del Señor, mi espíritu se regocija de gozo en Dios mi Salvador, porque miró con bondad la pequeñez de su servidora, en adelante me llamarán feliz» (Lc 1,46-48). Da gracias por tus amigos, por las personas que te quieren bien. Reza por esas personas que te enseñan qué significa ser generosa.

Con Jesús por la noche. Da gracias y pide luz. Dios estuvo hoy contigo, la riqueza y la sabiduría interior crecerán, si reconoces el paso de Dios por los acontecimientos que vives. Agradece las vivencias, experiencias, encuentros, lugares, personas de hoy. Pide luz… ¿De qué te hiciste consciente hoy? ¿Alguien necesita que le pidas perdón? ¿Hay necesidad de enmendar algo?  

miércoles, 21 de diciembre de 2016

Sencillez




Miércoles 21

Día 6

Con Jesús por la mañana. «El tiempo de preparación para el nacimiento de Jesús es una buena época para desterrar el orgullo y ser más conscientes de los males que acarrean la soberbia. Ninguna virtud nos hace mejores personas y nos acerca tanto a los demás como es la sencillez. Y ningún defecto es más despreciable que la arrogancia y altanería. El amor sólo reina en los corazones humildes, capaces de reconocer sus limitaciones y de perdonar su altivez. Gracias a la humildad es como actuamos con delicadeza, sin creernos más que nadie, imitando la sencillez de un Dios que “se despojó de sí mismo y tomó la condición de siervo” (Fil 2, 6.-1). Crecer en sencillez es un estupendo regalo para nuestras relaciones. Recordemos que en la pequeñez está la verdadera grandeza y que el orgullo acaba con el amor.» (P.S.Donoso Brand). Ofrece todo lo que vivas por las intenciones del Papa. Pide la gracia que quieres conseguir en esta novena. Pregúntate, ¿Qué ofreces tú al Niño Dios en esta novena?  

Con Jesús por la tarde. «Isabel exclamó con voz fuerte: “Bendita tú entre las mujeres y bendito el fruto de tu vientre. ¿Quién soy yo para que me visite la madre de mi Señor?» (Lc 1, 42-43). ¡Tu vida es un regalo para este mundo! Tu presencia hace más bello este mundo pues eres mensaje de Dios. Acércate a tus hermanos con sencillez de corazón.

Con Jesús por la noche. Agradece los encuentros. Trae a la memoria las personas que hoy encontraste. ¿Recuerdas algún encuentro de manera especial? ¿Qué te ha hecho sentir? ¿Qué conversación recuerdas especialmente? ¿Por quiénes quieres agradecer?  

martes, 20 de diciembre de 2016

Diálogo


Martes 20

Día 5. 

Con Jesús por la mañana. «El diálogo sereno, que brota de un sincero amor y de un alma en paz, es el mejor regalo que nos podemos dar en este tiempo de preparación a la Navidad. Si aprendes a dialogar sin gritar, ni acusar, tu casa será un lugar donde todos se sientan “en casa”. Los malos tratos o las ofensas convierten tu hogar en un lugar vacío de afecto, y hace que todos se sientan como extraños viviendo bajo un mismo techo. Dios nos concede a todos, el don de comunicarnos sin ofensas, sin juicios, sin altanerías. Dialoga con apertura de corazón y escucha con generosa acogida y aceptación. No te dejes llevar por el enojo, calma tu corazón antes de hablar.» (P.S.Donoso Brand) Ofrece todo lo que vivas por las intenciones del Papa. Pide la gracia que quieres conseguir en esta novena. Pregúntate, ¿Qué ofreces tú al Niño Dios en esta novena?  

Con Jesús por la tarde. «Entró el ángel a donde estaba María y le dijo: Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo» (Lc, 1, 28). Dialoga, conversa, comunícate con los demás sin quejarte. Anímate a compartir aquellas que cosas que alegran el corazón.


Con Jesús por la noche. Pon un nombre a tu día. Busca aquietarte. Repasa el día vivido. ¿Hubo algún acontecimiento que te afectó en especial durante el día? ¿Cómo te sientes ahora? ¿Qué ha sido lo más significativo de tu día? Mirando lo vivido, ¿Qué nombre pondrías a tu día? ¿Por qué?  


lunes, 19 de diciembre de 2016

Sinceridad



Lunes 19

Día 4. 

Con Jesús por la mañana. «Con la sinceridad ganamos la confianza, y sobre la confianza se edifica la unidad y entendimiento. El amor nos enseña a actuar de manera contraria a los egoístas y los soberbios que creen que su verdad es la Verdad. Si la Navidad nos hace personas sinceras que buscan la verdad es una buena Navidad. Nos preparamos para recibir a Jesús, luz verdadera, que viene a este mundo (Juan 1,9). Luz verdadera que nos aleja de las tinieblas de la mentira, del engaño y la falsedad para ponernos en camino hacia la verdad y la vida. ¡Que tu amor esté siempre encendido por la luz de la sinceridad y la verdad! Obrando así ganarás la confianza de los demás.» (P.S.Donoso Brand) Ofrece todo lo que vivas por las intenciones del Papa. Pide la gracia que quieres conseguir en esta novena. Pregúntate, ¿Qué ofreces tú al Niño Dios en esta novena?  

Con Jesús por la tarde. «Cuando Zacarías salió no podía hablar, y ellos adivinaron que había tenido una visión en el santuario. Él les hacía señas y seguía mudo» (Lc 1, 22). Habla con sinceridad sin faltar a la caridad. Exprésate sin imponer tu parecer. Actúa con ternura.

Con Jesús por la noche. Agradece lo vivido hoy. Haz la señal de la cruz. Respira hondo. Pide cuentas a tu corazón de lo que has vivido desde la hora en que te levantaste. ¿Qué lugares has recorrido? ¿Qué momento te ha llenado de felicidad? ¿En qué momento has sentido agobio? ¿Qué quieres agradecer a Dios?  

domingo, 18 de diciembre de 2016

Respeto



Domingo 18

Día 3. 

Con Jesús por la mañana. «El respeto hacia los demás es signo del reconocimiento de la dignidad de la persona hecha a imagen y semejanza de Dios, aunque esté equivocada. El respeto es lo que nos permite valorar las diferencias, como lo hace un pintor con los colores o un músico con las notas o ritmos. Amar respetuosamente es contrario a juzgar a los demás, a manipularlos o moldearlos a nuestra imagen y semejanza. Respeto, es lo que hace Jesús cuando conversa amablemente con la mujer samaritana. Es un diálogo sin reproches, sin condenas y en el que brilla la luz de una delicada tolerancia. Jesús no aprueba los actos de la mujer, pero en lugar de juzgarla la felicita por su sinceridad. Sé respetuoso si de verdad quieres entenderte con los demás.» (P.S.Donoso Brand) Ofrece todo lo que vivas por las intenciones del Papa. Para que en ninguna parte del mundo existan niños soldados. Pide la gracia que quieres conseguir en esta novena. Pregúntate, ¿Qué ofreces tú al Niño Dios en esta novena?

Con Jesús por la tarde. «Cuando José se despertó del sueño, hizo lo que el ángel del Señor le había ordenado y recibió a María como esposa. Y sin haber mantenido relaciones dio a luz un hijo, al cual llamó Jesús» (Mt, 1, 24-25). En este tercer día de la novena busca ser comprensivo y tolerante con los demás. No juzgues al que piensa distinto.

Con Jesús por la noche. Repasa tu semana. Jesús te acompañó toda la semana, estuvo contigo y permanece en ti. Repasa la semana día por día, para reconocer a Dios en todas las cosas. ¿Qué sentimiento predominó? ¿En qué momentos te has sentido pleno? ¿Qué te hubiera gustado que fuera diferente?  

sábado, 17 de diciembre de 2016

Comprensión



Sábado 17

Día 2. 

Con Jesús por la mañana. «En la encarnación del Hijo podemos ver el gran valor que tiene para el Padre la comprensión. Es un Dios que se pone en nuestro lugar, que rompe las distancias y comparte nuestros afanes y nuestras alegrías. Gracias a ese amor comprensivo de Dios Padre, somos sus hijos y hermanos entre nosotros. Como afirma San Juan, Dios nos muestra la grandeza de su amor y nos llama a vivir como hijos suyos. Con un amor comprensivo somos capaces de valorar a los demás, de entenderlos y ser tolerantes con sus fallas. Si la navidad nos torna comprensivos es una excelente Navidad. Feliz Navidad es aprender a ponernos en el lugar de los demás». (P.S.Donoso Brand) Pon tu corazón y tus pensamientos en los miembros de tu familia, ¿comprendes lo que les sucede? Ofrece tu día por las intenciones del Papa. Pide la gracia que quieres conseguir en esta novena. Pregúntate, ¿Qué ofreces tú al Niño Dios en esta novena?

Con Jesús por la tarde. «Jacob engendró a José, esposo de María, de la que nació Jesús, llamado el Mesías. De este modo, todas las generaciones de Abrahán a David son catorce, de David hasta el destierro a Babilonia, catorce; del destierro de Babilonia hasta el Mesías, catorce» (Mt 1, 16-17). Acércate a un integrante de tu familia a quien no frecuentes habitualmente y comparte un tiempo con él.

Con Jesús por la noche. Agradece y entrega el día. Busca un lugar tranquilo, respira hondo y hazte consiente que estás en presencia de Jesús. Da gracias por el día vivido. ¿Cómo te sientes en este momento? ¿Qué hecho quedó resonando en ti? Tómate un momento. ¿Qué quieres entregar a Jesús?  



viernes, 16 de diciembre de 2016

Reconciliación



Viernes 16

Día 1 

Con Jesús por la mañana. Iniciamos la novena de Navidad y te invitamos a profundizar en los valores que deben estar presentes en nuestro corazón. «Vivir la navidad es cancelar los agravios si alguien nos ha ofendido, y es pedir perdón si hemos maltratado a los demás. Así, del perdón nace la armonía y construimos esa paz que los ángeles anuncian en Belén: paz en la tierra a los hombres que aman al Señor y se aman entre sí. Los seres humanos podemos hacernos daño con el odio o podemos ser felices en un amor que reconcilia. Y esa buena misión es para cada uno de nosotros: ser agentes de reconciliación y no de discordia, ser instrumento de paz y sembradores de hermandad». (P.S. Donoso Brand) Ofrece tu día por las intenciones del Papa Para que en ninguna parte del mundo existan niños soldados. Pide la gracia que quieres conseguir en esta novena. Pregúntate, ¿Qué ofreces tú al Niño Dios en esta novena?  

Con Jesús por la tarde. «Ustedes enviaron una delegación a Juan y él dio testimonio de la verdad» (Jn 5,33). Acércate a quien aún está alejado de ti, perdona al que te ofendió, da vuelta la página y empieza de nuevo. ¡Repara tus vínculos en este tiempo!

Con Jesús por la noche. Haz memoria del día. Tu vida diaria tiene un comienzo, un proceso y un final. Es importante recordar cómo iniciaste el día y cómo estás terminando. ¿Con qué sentimientos y pensamientos iniciaste el día? ¿Qué te afectó durante el día? ¿Cómo describirías lo que sientes “aquí y ahora”?  

miércoles, 14 de diciembre de 2016

Allanar el camino



Jueves 15

Con Jesús por la mañana. Habrá momentos en los que no tengas un papel protagónico en las cosas que vivas y serás sólo quien prepara o allana el camino a otros. Recuerda que no se trata de cuán importante sea lo que hagas sino de cuánto amor y fidelidad pones en lo que haces. La vida no es una carrera para alcanzar reconocimientos. ¡Presta atención! A veces para que las grandes obras crezcan tú tienes que disminuir. Allí está tu amor y tu valor, en disminuir para que Él crezca en ti y en los otros. Allana el camino de los demás. ¿Ayudas a que tu prójimo crezca o les pones algún impedimento? Ofrece todo lo que hoy vivas por las intenciones del Papa. Colabora con los demás, ayúdalos a crecer.   

Con Jesús por la tarde. «A este se refiere lo que está escrito: Mira yo envío delante a mi mensajero para que te prepare el camino» (Lc 7, 27). Sé hoy mensajero de la Buena Noticia. Facilita la labor de los demás. Libérate de la envidia. Cuida tu pureza de corazón. Repite al ritmo de la respiración «Dame, Señor, un corazón puro…» mientras continúas poniendo en práctica el propósito del día.

Con Jesús por la noche. Da gracias y pide luz. Dios estuvo hoy contigo, la riqueza y la sabiduría interior crecerán, si reconoces el paso de Dios por los acontecimientos que vives. Agradece las vivencias, experiencias, encuentros, lugares, personas de hoy. Pide luz… ¿De qué te hiciste consciente hoy? ¿Alguien necesita que le pidas perdón? ¿Hay necesidad de enmendar algo?  

Expectativas




Miércoles 14

Con Jesús por la mañana. A veces las respuestas que recibimos de los demás frustran nuestras expectativas. Esperábamos algo y recibimos una respuesta no deseada y nos confunde. Juan, el bautista, envió a sus discípulos a Jesús para ver si era Él el que debía venir, o debían esperar a otro. Jesús no responde a las expectativas que tenían puestas sobre Él. ¿Qué pretendes de los demás? Recuerda, los que están a tu lado no han venido a este mundo a cubrir tus aspiraciones, ni tú las suyas. No esperes de los demás lo que no pueden darte, deja libre a los otros y libérate tú. Deja que cada quien sea lo que es y cumpla en este mundo su misión. ¡Y tú haz lo mismo! Ofrece tu día por las intenciones del Papa, haz click y comparte en las redes.  

Con Jesús por la tarde. «Juan el Bautista, los envió al Señor a preguntarle: ¿Eres tú el que había de venir o tenemos que esperar a otro?» (Lc 7, 19). Las falsas expectativas pueden destruir nuestros vínculos. Anímate a construir relaciones sanas con Jesús y con tu prójimo. Repite al ritmo de la respiración «Señor, que te conozca y me conozca…» mientras continúas poniendo en práctica el propósito del día.

Con Jesús por la noche. Agradece los encuentros. Trae a la memoria las personas que hoy encontraste. ¿Recuerdas algún encuentro de manera especial? ¿Qué te ha hecho sentir? ¿Qué conversación recuerdas especialmente? ¿Por quiénes quieres agradecer?  


martes, 13 de diciembre de 2016

Obras más que palabras



Martes 13

Con Jesús por la mañana. El amor a Jesús y a los hermanos ha de ponerse en obras más que en palabras. De nada ayudan las grandes prédicas, ni los discursos sobre el amor a Dios, a la familia y los hermanos si los gestos no acompañan el sentido de las palabras. Las personas que tienes cerca no necesitan discursos, ni sermones sino gestos amorosos, comprensión, alivio y aliento. En el camino a Dios y en el proyecto de humanizar este mundo, hacen falta hombres y mujeres que hablen menos sobre el amor y amen más. Personas con sinceridad de corazón que diariamente den pasos concretos de conversión personal y de ayuda amorosa a sus hermanos. ¿Pones en obras tus palabras? Ofrece tu día por las intenciones del Papa, haz click y reza con miles de personas.    

Con Jesús por la tarde. «Y Jesús les contestó: Les aseguro que los recaudadores de impuestos y las prostitutas entrarán antes que ustedes al Reino de Dios» (Mt 21, 31). La verdadera conversión del corazón no está en las bellas palabras, sino en los gestos concretos de amor y perdón. ¿Has dicho a los que amas, con tus palabras u obras, cuántos los quieres? ¿Has pedido perdón si ofendiste? Repite al ritmo de la respiración «Señor, dame la gracia de amar …» mientras continúas poniendo en práctica el propósito del día.

Con Jesús por la noche. Pon un nombre a tu día. Busca aquietar tu corazón. Repasa el día vivido. ¿Hubo algún acontecimiento que te afectó en especial durante el día? ¿Cómo te sientes ahora? ¿Qué ha sido lo más significativo de tu día? Mirando lo vivido, ¿Qué nombre pondrías a tu día? ¿Por qué?  

lunes, 12 de diciembre de 2016

Pureza de corazón



Lunes 12

Con Jesús por la mañana. Los niños se maravillan ante la novedad. Se asombran al descubrir algo nuevo. Sonríen ante la sorpresa que los llena de emoción. La pureza de su corazón les permite disfrutar de las sorpresas y se dejan seducir por lo nuevo. Con la simplicidad del alma de un niño, María recibió la noticia de su embarazo. Y aún sin entender los planes de Dios dijo «Hágase en mí». María recibió el anuncio del ángel porque se fiaba de Dios. María canta la sorpresa de Dios. ¿Cómo vives las sorpresas? ¿Cómo vives los cambios de planes? Ofrece todo lo que hoy vivas por las intenciones del Papa. Ábrete a la novedad del día de hoy y vívelo como invitación de Dios a la confianza en Él.  

Con Jesús por la tarde. «María dijo: Mi alma canta la grandeza del Señor, mi espíritu festeja a Dios mi salvador, porque se ha fijado en la humillación de su esclava y en adelante me felicitarán todas las generaciones» (Lc 1, 46-48). Agradece a Dios lo que hace en ti. Repite al ritmo de la respiración «Mi alma canta tu grandeza Señor…» mientras continúas poniendo en práctica el propósito del día.

Con Jesús por la noche. Agradece lo vivido hoy. Haz la señal de la cruz. Respira hondo. Pide cuentas a tu corazón de lo que has vivido desde la hora en que te levantaste. ¿Qué lugares has recorrido? ¿Qué momento te ha llenado de felicidad? ¿En qué momento has sentido agobio? ¿Qué quieres agradecer a Dios?  

domingo, 11 de diciembre de 2016

Los gestos de Jesús



Domingo 11

Con Jesús por la mañana. Jesús es un hombre de gestos. En ellos descubrimos el gran amor que tiene por el ser humano.  Jesús alivia, sana, anima, perdona, libera… Cerca suyo los ciegos ven, los sordos oyen, los enfermos se curan, los sufridos se alivian. Imagina a Jesús que se acerca a los niños que sufren violencia, guerra, opresión, pobreza. Como en aquellos tiempos hoy Jesús quiere liberar a esos niños de sus padecimientos y para eso cuenta también contigo. ¿Cómo podrías sumarte en este tiempo de Adviento para aliviar con gestos concretos los dolores y heridas de algún niño cercano a ti? Ofrece lo que hoy vivas por las intenciones del Papa. Detente a ayudar a los niños que encuentres en la calle ¿Qué harás por ellos?  

Con Jesús por la tarde. «Jesús respondió: Vayan a contar a Juan lo que ustedes ven y oyen, los ciegos recobran la vista, los cojos caminan, los leprosos quedan limpios, los sordos oyen, los muertos resucitan, los pobres reciben la Buena Noticia» (Mt 11 4-5). Jesús cuenta contigo para aliviar el dolor de los que están cerca tuyo. Repite al ritmo de la respiración «Señor, donde haya dolor ponga yo esperanza…» mientras continúas poniendo en práctica el propósito del día.

Con Jesús por la noche. Repasa tu semana. Jesús te acompañó toda la semana, estuvo contigo y permanece en ti. Repasa la semana día por día, para reconocer a Dios en todas las cosas. ¿Qué sentimiento predominó? ¿En qué momentos te has sentido pleno? ¿Qué te hubiera gustado que fuera diferente?  

sábado, 10 de diciembre de 2016

Tiempo de espera



Sábado 10

Con Jesús por la mañana. El Adviento es esperanza en el Hijo de Dios que viene, ¿lo recibimos? Prepara tu corazón a su llegada. Es un tiempo para esperar y disponerse a recibir a Jesús con corazón humilde y manso como el suyo. Para Él no fue un valor negociable mantener su dignidad de Dios, sino que se despojó y decidió compartir nuestra condición humana, frágil y vulnerable. Jesús se propuso manifestar el amor de su Padre corriendo el riesgo de no ser recibido y de que no hubiera lugar para Él. La persona que ama se arriesga. Él se arriesgó por amor a ti. ¿Cómo te preparas para recibir a Jesús? Ofrece tu día por las intenciones del Papa: Para que en ninguna parte del mundo existan niños soldados. Anímate a manifestar el amor con sencillez. Haz click y reza con miles de personas.  

Con Jesús por la tarde. «Jesús respondió: Elías tiene que venir a poner en orden todas las cosas. Pero les aseguro que Elías ya vino, no lo reconocieron y lo maltrataron» (Mt 17, 11-12). ¿Cómo está tu vida de ordenada? ¿La vida que llevas te da respiro? Repite al ritmo de la respiración «Señor, ordena tú mi corazón…» mientras continúas poniendo en práctica el propósito del día.

Con Jesús por la noche. Agradece y entrega el día. Busca un lugar tranquilo, respira hondo y toma conciencia que estás en presencia de Jesús. Da gracias por el día vivido. ¿Cómo te sientes en este momento? ¿Qué hecho quedó resonando en ti? Tómate un momento. ¿Qué quieres entregar a Jesús?  

viernes, 9 de diciembre de 2016

Como niños



Viernes 9
  
Con Jesús por la mañana. El niño desde el seno materno vive la entrega total de su madre, que no sólo lo lleva en sí y le da vida, sino que también lo cuida. Ella es don para su hijo. El niño no tuvo que hacer nada para recibir ese amor. Así te ama Dios. Así nos ama a todos. Tu eres ese niño y Dios tu madre.  ¿Entiendes la gratuidad de Dios? El amor de Dios no se gana porque es don que se derrama desde antes de que nacieras. Ofrece tu día por las intenciones del Papa. Piensa en esto: “Dios te ama desde antes que nacieras”.  

Con Jesús por la tarde. «Pero la sabiduría se conoce por sus hijos» (Mt 11,19). Recibe el día y lo que él te ofrece, los encuentros, los lugares, con asombro y gratitud. ¡Que tu actitud refleje que recibes el amor que se te regala sin reclamos! Repite al ritmo de la respiración «la sabiduría se conoce por sus hijos…» mientras continúas poniendo en práctica el propósito del día.

Con Jesús por noche. Haz memoria del día. Tu vida diaria tiene un comienzo, un proceso y un final. Es importante recordar cómo iniciaste el día y cómo estás terminando. ¿Con qué sentimientos y pensamientos iniciaste el día? ¿Qué te afectó durante el día? ¿Cómo describirías los que sientes “aquí y ahora”?  


jueves, 8 de diciembre de 2016

Inmaculada Concepción



Jueves 8

Inmaculada Concepción.

María se preparaba así para lo imposible.

Con Jesús por la mañana. «¿Cómo se hará esto en mí? (Lc 1,34). La imposibilidad de María era la posibilidad de Dios. Toda Ella era virginal, pura acogida de la vida que el Señor de la historia quería inaugurar en la tierra. Cuando María dijo:
“Hágase en mí según tu palabra”, la palabra empezó a hacerse carne en sus entrañas, una existencia toda ella venida de lo alto. Y fue tan acogida que toda se hizo de la tierra» (Benjamín González Buelta). Ofrece tu día por las intenciones del Papa. Concurre a Misa para celebrar a María y agradece a Dios el regalo de su vida inmaculada.  

Con Jesús por la tarde. «Entró el ángel a donde estaba Ella y le dijo: Alégrate llena de gracia el Señor está contigo» (Lc 1, 28). Alégrate tú también pues estas palabras del ángel son dichas para ti. Repite al ritmo de la respiración «Alégrate…el Señor está contigo…» mientras continúas poniendo en práctica el propósito del día.

Con Jesús por la noche. Da gracias y pide luz. Dios estuvo hoy contigo, la riqueza y la sabiduría interior crecerán, si reconoces el paso de Dios por los acontecimientos que vives. Agradece las vivencias, experiencias, encuentros, lugares, personas de hoy. Pide luz… ¿De qué te hiciste consciente hoy? ¿Alguien necesita que le pidas perdón? ¿Hay necesidad de enmendar algo?  

miércoles, 7 de diciembre de 2016

El arte de descansar



Miércoles 7

Con Jesús por la mañana. Necesitamos aprender a descansar, a desacelerar nuestros ritmos, a encontrar serenidad y reposo en medio de nuestra vida agitada. Recuerda que una vida intensa no es una vida saturada y ruidosa, sino una vida vivida en profundidad. Descansar es aprender a hacer pausas en la vida cotidiana. Necesitamos redescubrir la naturaleza, tener tiempo para la oración, para los demás y para nosotros mismos. La plenitud y el sentido último de tu vida no se agotan en el trabajo, el esfuerzo y la lucha, sino en la celebración, la amistad y el gozo compartido. Ofrece todo tu día por las intenciones del Papa para este mes. Hazte un tiempo para compartir un café, una comida o una charla con alguien.  

Con Jesús por la tarde. «Vengan a mí, los que están cansados y agobiados y yo los aliviaré» (Mt 11, 28). Hay un descanso que sólo se encuentra en los brazos del Padre. Deja entrar a Jesús en tu corazón. Reposa tu corazón en el suyo. ¡Detente! Tu alma necesita recuperar el aliento. ¡Anda despacio, disfruta de los colores, los aromas y los sabores de hoy! Repite al ritmo de la respiración “voy a ti Señor” mientras continúas poniendo en práctica el propósito del día.

Con Jesús por la noche. Agradece lo encuentros. Trae a la memoria las personas que hoy encontraste. ¿Recuerdas algún encuentro de manera especial? ¿Qué te ha hecho sentir? ¿Qué conversación recuerdas especialmente? ¿Por quiénes quieres agradecer?  

martes, 6 de diciembre de 2016

Dios te busca



Martes 6

Con Jesús por la mañana. Dios es un Padre Bueno que ama a sus hijos y quiere reunirlos en su casa. Es Buen Pastor capaz de poner en riesgo todas sus ovejas por salvar a aquella que se ha extraviado del redil. La lógica de Dios es la lógica del “amor hasta la locura", que no mide y no es interesado, ama porque ama. Así nada de lo que hagas hará que Dios te ame menos, nunca. Pues Dios sólo sabe amar, buscar a quien ama e insistir en su amor. Jesús viene de camino para acompañarte en el camino de regreso a la casa del Padre y para que sientas que eres su locura de amor. Ofrece tu día por las intenciones del Papa y únete en oración a miles de personas en esta red. Diles a los que amas cuántos los quieres.  

Con Jesús durante el día. «¿Qué les parece? Supongamos que un hombre tiene cien ovejas y se le extravía una: ¿no dejará las noventa y nueve en el monte para ir a buscar la extraviada?» (Mt 18, 12). ¿Actúas con tu hermano como Jesús lo hace contigo? Tiende una mano al que está alejado de ti. Repite al ritmo de la respiración « ¿el Señor es mi Pastor que me ama...?» mientras continúas poniendo en práctica el propósito del día.

Con Jesús por la noche. Pon un nombre a tu día. Busca aquietarte. Repasa el día vivido. ¿Hubo algún acontecimiento que te afectó en especial durante el día? ¿Cómo te sientes ahora? ¿Qué ha sido lo más significativo de tu día? Mirando lo vivido, ¿Qué nombre pondrías a tu día? ¿Por qué?  

Blogroll